- Drugevijesti - http://drugevijesti.info -

La presencia (o ausencia) de mujeres en el Simposio de Análisis Económico

men

En Diciembre se celebrará de nuevo el anual de la Asociación Española de Economía, congreso científico de la profesión del que ya hemos hablado en años anteriores (ver aquí, aquí y aquí). El Comité sobre la Situación de la Mujer en la Economía () de la Asociación, del que soy vocal, prepara estos días su anual (de la anterior hablamos aquí), en la que , y yo incluiremos un informe con sobre la presencia de mujeres en el Simposio. Avanzo aquí algunos datos que me han parecido llamativos.

Me refiero en concreto a la presencia de mujeres en las sesiones invitadas del congreso. La mayor parte de las presentaciones en el Simposio son “contributed sessions”, es decir, los investigadores que lo desean envían sus trabajos al comité científico, que selecciona aquellos que considera más apropiados, siendo el criterio principal la calidad científica. Pero además, suele haber unas cuatro sesiones plenarias cada año, donde se invita a un investigador (o investigadora) reconocido. Una de estas sesiones se reserva siempre para el Presidente de la Asociación.

Pues bien, hemos recogido datos sobre la identidad de los ponentes invitados durante los últimos 14 años (entre 2001 y 2014). Excluyendo los Presidentes de la asociación, ha habido 52 ponentes invitados durante este periodo. ¿Cuántos creen que han sido mujeres? La respuesta es nueve, o el 17%. Sin embargo, resulta que desde 2008, COSME organiza en cada Simposio una sesión plenaria, en la que el ponente siempre ha sido mujer (dado que el objetivo explícito del comité es promocionar la presencia de mujeres en la profesión). Por tanto, si excluimos las sesiones COSME, estamos hablando de 2 mujeres invitadas sobre un total de 45, es decir, un 4%. Y este es el dato que me ha parecido interesante compartir.

¿Es sorprendente una presencia tan baja de mujeres? Según el INE, entre 1999 y 2011, el 51% de los Licenciados en Economía en España fueron mujeres (sin una tendencia clara al alza o a la baja). De entre los nuevos doctores en Economía, la fracción de mujeres aumentó del 32% en 1996 hasta el 44% en 2011 (ver ). Entre los profesores titulares de Economía, el aumento durante el mismo periodo fue del 29 al 38%. La fracción de mujeres catedráticas se ha mantenido más estable, en torno al 13-15%. Las cifras son similares en otros países desarrollados: por ejemplo, en EEUU el 22% de los profesores titulares de Economía, y el 13% de los catedráticos, eran mujeres en 2011.

Estos datos indican que ese 4% de mujeres entre los ponentes invitados sí parece sorprendentemente bajo.

¿Qué puede explicar esta ausencia de mujeres en el Simposio? Se me ocurren, al menos, tres posibles razones.

1) Aunque haya bastantes mujeres profesoras de Economía en España (y en el resto de Europa, y en EEUU), es posible que trabajen en departamentos menos prestigiosos o que su producción científica sea relativamente menos brillante, con lo que podría haber un 4% de mujeres entre el grupo de ponentes invitados “potenciales”, normalmente académicos de prestigio internacional.

2) También podría ser que, a pesar de haber una representación más alta de mujeres entre los economistas académicos de alto nivel, existiera algún tipo de “discriminación” (consciente o no) por parte de la organización del Simposio, que podría tender a invitar a hombres en mayor medida que a mujeres de calidad científica similar.

3) Una tercera posibilidad es que no exista discriminación en las invitaciones, pero que las mujeres tengan una probabilidad más alta de rechazar una invitación.

Distinguir entre estas tres explicaciones posibles requeriría un trabajo importante de recogida y análisis de datos. Aquí me limito a ofrecer alguna evidencia anecdótica. Respecto al primer punto, quizá lo más fácil sería comprobar la presencia de mujeres en los mejores departamentos de Economía de España. Como tengo acceso rápido a los datos de mi propio departamento, el de la Universidad Pompeu Fabra (que en mi no muy humilde opinión se encuentra entre los mejorcitos), presento estos. En el Departamento de Economía y Empresa de la UPF, según la de 2013, el 32% de los profesores titulares (o equivalente) son mujeres, así como el 12% de los catedráticos. Es cierto que estamos un poco por debajo de la media nacional, aunque no mucho.

No dispongo de información para poder aceptar o rechazar las otras dos explicaciones. Sin embargo, alguna evidencia indirecta me hace pensar que la tercera puede tener un cierto peso. Para la sesión invitada de COSME en el Simposio de este año, las tres primeras candidatas de nuestra lista rechazaron la invitación (por suerte, teníamos muchas candidatas fantásticas, y aceptó). Claro que no tenemos hombres en esta muestra para comparar con su tasa de rechazo. Pero COSME también organiza cada año un de investigación sobre Economía de Género. Para el de 2015 buscábamos dos ponentes invitados. Hicimos nuestra lista de favoritos, y lanzamos las invitaciones. Nuestros favoritos eran un hombre y una mujer: él aceptó, ella no.

Estos datos puntuales me hacen pensar que las explicaciones 1) y 3) son parte de la explicación, aunque no permiten descartar la segunda hipótesis (discriminación). En cualquier caso, parece claro que COSME con su sesión plenaria en el Simposio ha conseguido aumentar la visibilidad de economistas mujeres de alto nivel. También merece la pena mencionar que, de los 17 presidentes de la Asociación Española de Economía, 6 (el 35%) han sido mujeres, incluyendo 4 de los 8 últimos.

Un tema que me parece interesante es averiguar las razones de la (posible) baja tasa de aceptación de invitaciones entre mujeres economistas, así como sus consecuencias para la visibilidad de su trabajo (número de citas, etc).

Addendum: Debería hacer mencionado desde el principio que he sido miembro del comité científico del Simposio en 2008, 2009, 2010, 2013 y 2014.