¿Y si el resultado de las elecciones lo decide una papeleta mal diseñada?

La posible aplicación del 155 concede a las elecciones al Senado una relevancia política inédita. Sin embargo, muchos españoles cuando mañana voten al Senado votarán a un partido diferente al que pretenden votar y ni siquiera serán conscientes de su error. La causa de este desatino es el defectuoso diseño de las papeletas de algunas provincias. Como pueden observar en la imagen, las casillas están dispuestas de tal forma que un votante apresurado o corto de vista puede fácilmente errar su voto. Por ejemplo, un votante de Ourense que pretenda votar al PP puede acabar fácilmente dando su voto al PSOE, de la misma manera que algunos votos de Podemos acabarán yendo a Ciudadanos.

Papeleta senado Orense - 2019

El problema no es nuevo. El confuso diseño de la papeleta del Senado se remonta a los años 80 y ha recibido periódicamente la atención de los medios de comunicación incluido nadaesgratis. Como indicábamos en una entrada anterior, cabe estimar que cerca del 1% de los votantes asigna erróneamente su voto cuando se utilizan estas papeletas. En algunas ocasiones estos errores han dado lugar a situaciones surrealistas. Por ejemplo, en las elecciones de 2004 un "partido" fundado como actividad extraescolar de un módulo de Formación Profesional de un instituto de Madrid denominado “” tuvo la fortuna de aparecer justo a la derecha del PSOE en la papeleta, lo que le ayudó a obtener 65,000 votos y le pudo costar un senador al PSOE.

Después de treinta años de papeletas confusas y varios millones de votos erróneos, finalmente en 2014 el Ministerio del Interior decidió solucionar el problema introduciendo en el diseño oficial de la papeleta una línea que separa visualmente los distintos partidos ().

Fragmento de una papeleta con línea de separación en el medio (Asturias 2019)

Sin embargo, como sucede a menudo en nuestro país, no es suficiente con legislar para conseguir que las reformas se lleven a cabo. Aunque la mayoría de las juntas electorales ha adoptado el nuevo diseño, sigue habiendo provincias que mantienen el antiguo formato. Por ejemplo, en las elecciones de 2018, Salamanca, Málaga y Castellón hicieron caso omiso de la nueva regulación y utilizaron papeletas sin línea de separación. En las elecciones de mañana el problema se repetirá al menos en la provincia de Ourense.

Personalmente no creo que la resistencia de algunas juntas electorales a introducir la línea vertical en la papeleta se deba a cálculos interesados. Lo más probable es que se deba al descuido. Como decía Unamuno, “(e)l mal de España es la impunidad de que goza la inepcia; no nos pierden los pillos sino los tontos”. Pero los errores en el diseño de las papeletas pueden tener consecuencias graves. La famosa "" utilizada en Palm Beach (Florida) en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en el año 2000, contribuyó decisivamente a la victoria de George W. Bush sobre Al Gore (). Esperemos que no ocurra lo mismo en las elecciones de mañana.

Papeleta de Palm Beach County - Elecciones presidenciales EEUU 200
Hay 9 comentarios
  • Gracias, Manuel, interesante y necesaria llamada de atención sobre un problema más relevante de lo que parece.

    Dicho eso, permíteme que puntualice que el único nombre oficial, tanto en gallego como en castellano, de la provincia en la que centras tu post es Ourense, aprobado por leyes de los parlamentos español y gallego, y como puedes ver en la misma papeleta se usa en la rotulación en gallego y en la en castellano. Yo como ourensano te agradecería que usaras el topónimo correcto en vez del deturpado.

    • Hola Anxo,

      Mil gracias por la puntualizacion, no lo sabia, lo cambio inmediatamente con muchisimo gusto.

      Y cuidado al votar, no vaya a ser que te confundas! 😉

  • Me resulta curiosa esta obsesión por los topónimos. ¿Tan importante es como para pedir al autor de un artículo que cambie Orense por Ourense? Nunca dejará de sorprenderme la hipersensibilidad en algunos temas.

  • Y digo yo, una vez que se han decidido ha cambiar, ¿no sería mucho mejor desplazar a la izquierda todas las imágenes identificativas de los partidos que aparecen en la primera columna? La línea separadora introducida puede paliar algo la confusión pero no eliminarla.

  • Me sorprende que se haya variado "Orense" por "Ourense", cuando en castellano se dice "Orense". ¿Alguien dice "voy a London"? Porque London es como oficialmente se llama Londres...

    Espero que me publiquen este mensaje y no sea censurado. Si se censura, está claro que Nada es gratis ya no es lo que era.

    • Joaquín y Antón,

      Gracias por vuestros comentarios. Tengo que confesar que me sorprende la polémica. Si nuestros compatriotas y amigos gallegos prefieren mayoritariamente que utilicemos el término Ourense, refrendado además oficialmente por el parlamento, qué nos cuesta al resto utilizarlo? No crea ningún problema de comprensión y es un gesto de reconocimiento a la riqueza lingüística de nuestro país.

  • Insisto, cada uno puede llamarle a las cosas como quiera, pero topónimos oficiales, en el caso de las localidades de la Comunidad Autónoma de Galicia, sólo son los gallegos. Se aprobó por ley del Parlamento Gallego en una de las primeras legislaturas con la Ley de Normalización Lingüística, siempre con mayoría del PP por cierto, y luego fue ratificado en las Cortes Españolas en otra votación que ahora mismo no tengo a mano. No es cuestión de "hipersensibilidad" como dice Anton, es cuestión de legalidad, de respeto por las leyes pero también por las diferencias. Si no que se lo pregunten a Paco Vázquez, que se gastó el dinero de los coruñeses en intentar mantener el topónimo deturpado "La Coruña" llegando incluso dos veces al Supremo y perdiendo ambas. En cuanto a London, aquí me refiero a la ley española y a localidades españolas, que es lo que nos obliga.

    • La verdad es que no acabo de entender el problema que hay.

      La representación democrática de los gallegos y de los españoles ha decidido que esos son los topónimos oficiales, pero ninguna cámara tiene competencia para cambiar la lengua española. La misma RAE ha dicho que esos topónimos son obligatorios en los textos oficiales, pero que un Parlamento no tiene competencia para cambiar las palabras (parece algo evidente decir esto, y más en esta página...).

      Por otro lado, si hay que decir Ourense porque estamos en suelo español, ¿esto quiere decir que si viajo a Londres y hablo en español en suelo británico, tengo que decir "estoy en London" porque el topónimo oficial es London y me obligan las leyes inglesas? No lo acabo de entender.

      Y a modo de ejemplo, la televisión de Galicia se refiere a "Xirona" y no a "Girona", que es el topónimo oficial (). Evidentemente, la TVG lo hace correctamente. Lo que no entiendo es por qué se exige a los demás lo contrario de lo que se hace en gallego en Galicia.

      Insisto como en el anterior mensaje que espero que se me deje publicar esta réplica, porque en algunas ocasiones parece que el debate ya no es bienvenido en Drugevijesti.

      Saludos.

Los comentarios están cerrados.