Houston, tenemos un problema... de comunicación

Con Marina Della Giusta

El 2018 ha sido denominado el año de la post-verdad, en la que prevalecen las apelaciones a las emociones sobre la información basada en hechos y evidencias. Dichas apelaciones han demostrado mucha eficacia a la hora de modificar las construcciones mentales y la interpretación de los hechos del público en general. Esto ha sido acompañado por movimientos políticos populistas y noticias falsas. Esta retórica se ha diseminado a través de nuevas herramientas como Twitter. En este contexto pueden explicarse algunos fenómenos inesperados como la elección de Trump como presidente del gobierno de Estados Unidos y el resultado de la votación a favor de Brexit en el Reino Unido.

Por otro lado, los Economistas que se habían unido (salvo contadas excepciones) para desaconsejar la elección de Trump y Brexit (ver aquí  y aquí), se preguntan por qué su mensaje no ha llegado a la población. La coautora de este post,  y otras dos investigadoras de la Universidad de Reading (Sylvia Jaworska y Danica Vukadinovic Greetham) usan una gran base de datos que incluye todos los Tweets enviados por una serie de personas influyentes durante casi una década para realizar un sobre cómo los economistas usan Twitter. Para tener en cuenta el hecho de que los argumentos económicos son más complejos y por tanto, difíciles de comunicar que otros argumentos más cotidianos, las autoras usan como punto de comparación un grupo similar de científicos de otra serie de disciplinas. En la práctica, ellas analizan el contenido de las cuentas de Twitter de los mejores 25 economistas y los mejores 25 científicos según el ranking de IDEAS y sciencemag. Los tres mejores economistas son Paul Krugman, Joseph Stiglitz y Erik Brynjolfsson y los tres mejores científicos son Neil deGrasse Tyson, Brian Cox y Richard Dawkins. En total sus datos cuentan con 64,212 Tweets de los economistas y 63,472 Tweets de los científicos (los Tweets de los economistas van desde 2/11/2009 a 6/4/2017 y los de los científicos van de 9/12/2008 a 13/4/2017). De estos seleccionan los últimos 3,240 Tweets de cada persona en la lista  De estos Tweets las autoras del estudio analizan tanto las conexiones de los autores a través de la red social como el lenguaje utilizado en estas comunicaciones.

Los resultados de la investigación muestran que aunque el número medio de links en Twitter sea el mismo para los economistas que para los científicos, los economistas mencionan a otros usuarios con menos frecuencia y mencionan un conjunto más restringido de usuarios, lo que en la práctica implica que “los economistas hablan entre economistas”. El análisis de diferencias en el registro utilizado revela que los economistas usan un número más elevado de palabras complejas, términos específicos y abreviaciones que los científicos. Otros niveles de análisis del lenguaje evidencian que los economistas son menos capaces de comunicarse con el público de las redes sociales que un grupo comparable de expertos (ver la tabla 6 de su articulo abajo). También se ve que los economistas usan la tercera persona mucho más de lo que ocurre en el uso común y más que los científicos, lo que crea más distancia con la audiencia (ver su tabla 7 abajo).

Es posible que los tres científicos del estudio sean más divulgadores que científicos académicos mientras que los economistas son en su mayoría académicos. En ese caso el estudio nos indicaría que necesitamos mas economistas divulgativos o darles más protagonismo a los que ya hay.  En cualquier caso, los economistas no sólo estamos fallando en comunicar  los consejos derivados de nuestras investigaciones a individuos e / o instituciones. También estamos fallando en algo mucho más básico, comunicar cuáles son nuestras competencias, es decir, de qué nos ocupamos. Della Giusta, Sarah Jewell y Danica Vukadinovi Greetham analizan un muestra de adolescentes del Reino Unido en un momento de sus vidas académicas en el que tienen que tomar una decisión crucial para su carrera académica (el equivalente a nuestra selectividad).  Usando datos procedentes de redes sociales demuestran que los jóvenes británicos tienen una visión muy sesgada de las diferentes disciplinas. Además, en una encuesta de realizada a través de internet a 1,700 habitantes del Reino Unido aparece que la Economía viene asociada a aspectos como las predicciones, las finanzas y los negocios, ignorando otros tan intrínsecos a esta disciplina como el intentar racionalizar las elecciones individuales en presencia de diferentes incentivos, grados de aversión al riesgo, preocupación por el futuro, etc. (ver gráfico abajo). Aspectos estos últimos que suelen ser asociados por los jóvenes en la muestra de Della Giusta y sus coautoras a campos como la psicología. Quizás ligado a estas creencias sesgadas, la Economía aparece como una disciplina asociada al género masculino (ver grafico abajo) y la licenciatura en Economía se perfila como unos estudios preferidos en mayor medida por hombres. Además, esta diferencia de género se está acentuando con el tiempo. De hecho la Economía es la única licenciatura en la que la proporción de mujeres ha caído en los últimos 4 años en Reino Unido.

En este sentido la American Economic Association hace un intento muy interesante para divulgar en qué consiste la labor de los economistas ().

No es casualidad que el tema de los problemas de comunicación de los economistas haya interesado a estas economistas radicadas en el Reino Unido. Este país es pionero en enfatizar la importancia de que los académicos se comuniquen con la prensa:

  • 1. En la conferencia anual de la  inglesa los ponentes son animados a escribir una corta recensión de su trabajo para la prensa. A continuación la prensa selecciona los trabajos más interesantes y entrevista a sus autores durante el evento.
  • 2. El impacto de la investigación en términos de consejos para el diseño de políticas públicas pero también diseminación a través de la prensa divulgativa es uno de los criterios que están aumentando en importancia en la evaluación que realiza el gobierno del Reino Unido de sus universidades y que determina la asignación de recursos (la Research Excellence Framework).
  • 3. Algunos departamentos de Economía incluyendo la prestigiosa London School of Economics ya están contratando personal especializado en trasladar los resultados de la investigación a la prensa.
  • 4. Fuera del Reino Unido, "el impacto" es cada vez más valorado en la asignación de becas y la financiación de proyectos. La beca Marie Curie de la Union Europea requiere la elaboración de un plan de difusión de la investigación.

En el mundo de las publicaciones científicas, algunos journals como Review of Economics of the Household han comenzado a publicitar sus artículos con Tweets.

En España este blog ha sido mencionado  como una de las mejores maneras de dar a conocer la investigación económica al público en general. Esperemos que esta práctica se difunda mucho más. De momento, la se podría plantear adoptar algunas prácticas de su homóloga inglesa.

Hay 31 comentarios
  • Muchas gracias por el artículo Ainhoa, es muy interesante. Yo también pienso que es crucial mejorar la divulgación económica en España. De hecho, no hace falta decir nombres, pero los economistas que frecuentan la televisión, en el ámbuto académico no tienen prestigio, alguno incluso con predicciones económicas basadas en futurología o astrología.

    • Gracias Pablo. Supongo que otra asignatura pendiente es transmitir a la prensa la importancia de que la información económica provenga de investigadores y estudiosos rigurosos y ayudarles a identificarlos. Aunque también supongo que vende más "lo otro".

  • Ainhoa, es muy importante lo que planteas. Los economistas necesitamos transmitir más y mejor a la sociedad los resultados de nuestra investigación y nuestras ideas, para poder aumentar nuestro impacto y nuestra valoración social. Cabe reconocer que hay unos cuantos economistas académicos españoles (entre los más activistas están varios asociados a Drugevijesti ;-)) que divulgan ideas y entran en debates por .

    Me gusta la labor que lleva a cabo la American Economic Association divulgando en qué consiste la labor de los economistas, aquí:

    Al final de la página hay un vídeo genérico y enlaces a otros sobre investigaciones concretas, además de enlaces varios.

  • Seguramente comunicar mejor siempre es bueno.

    Ahora, no esperemos que una comunicación increiblemente mejorada de los economistas (o incluso "los hechos") cambién los resultados de las elecciones.

    Como analiza Alex Todorov la impresión que nos causa la cara de un candidato en el primer segundo (!!!) explica el 70% de los resultados en elecciones de senadores y gobernadores.

    Por no hablar de los "sesgos" de los electores que no los cambiará ningún medio de divulgación (Drugevijesti llega, tal vez, al 1% de los electores y el periódico más leido en España es el Marca que no se distingue por su contenido económico). Los votantes (pese a ser más cultos que los ciudadanos) muestran sesgos radicales contra lo extranjero, contra el mercado y contra el avance tecnológico.

    Irónicamente el afirmar que "una comunicación mejorada puede cambiar los resultados de unas elecciones democráticas o aumentar la racionalidad del comportamiento individual" es una afirmación que pertenece también a la "post verdad".

    Y eso suponiendo que los economistas decidieran comunicar opniones comunes. Seguir en a Krugman o a Mankiw (no sé si tiene) puede cambiar radicalmente tus "opiniones factuales".

    Quizás habría que "comunicar menos y hacer más". No tendríamos hoy internet si nos hubiesemos limitado a "comunicar" el potencial de internet sobre el papel.

    • Hola,
      he hecho control+F para buscar esa afirmación que "pertenece también a la "post verdad"" y no la encuentro. Asi que supongo que no se refiere a nada que haya escrito en el post. La información sobre los beneficios o perjuicios de una determinada opción política potencialmente podría cambiar el voto de algún votante lo que no siempre equivale a cambiar el resultado de la elección. Otra cosa es la motivación/introducción del post en la que se señala que muchos economistas se preguntan porqué los resultados de votaciones recientes van en contra de lo que piensan y argumentan publicamente (en los foros a los que tienen acceso) la practica totalidad de los economistas.

      • No me refería a que la afirmación aparezca textualmente en el post si no que la afirmación entrecomillada es post-verdad (no responde a los hechos).

        La "idea" del post no está muy lejos de la afirmación, si yo lo he entendio bien como se explicita en una respuesta posterior de la autora (y ahora si cito textualmente):

        "Precisamente el post es sobre comunicación con el público en general a través de las redes sociales cosa que los políticos no deberían poder manipular y que al límite podría influir sobre ellos a través de elecciones democráticas"

  • Ainhoa y muchos otros economistas jóvenes parecen ignorar la historia de su disciplina. Siempre ha habido discusión pública con participación de quienes se consideran economistas. Cualquiera sea el motivo para auto-atribuirnos "conocimientos especiales", los "expertos" hemos participado en debates públicos, y más importante, en asesorías a quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones. Esa participación ha cambiado en respuesta a nuevas tecnologías de comunicación, pero uno primero debe tener claro cómo se hacía antes y segundo por qué su eficacia parece haber sido limitada.

    Como argentino que ha observado in-situ esa participación entre 1958 y 1967 y desde la distancia en los últimos 50 años, estoy convencido que las nuevas tecnologías poco o nada han mejorado su eficacia. Algunos pensarán que en Chile ha sido distinto, pero mis largos períodos de residencia en Chile me han enseñado que los políticos usan a los economistas para sus fines: no importa cuan feliz un economista pueda sentirse porque su gran idea ha sido aceptada, puede apostar que su aceptación ha sido resultado de circunstancias políticas y no de un reconocimiento de su valor intrínseco (algo "compartido" por muchos colegas) o de su publicidad (algo "comprado" a los economistas por la élite o la masa o algún grupo social).

    • Hola,
      Precisamente el post es sobre comunicación con el público en general a través de las redes sociales cosa que los políticos no deberían poder manipular y que al límite podría influir sobre ellos a través de elecciones democráticas. Obviamente los economistas pueden comunicar al público general sus recomendaciones de política pública pero eso es diferente de dar consejos a los políticos. Me parece que estamos hablando de cosas distintas.

      • No, no estamos hablando de cosas distintas. El interés de un economista en dar a conocer sus ideas más allá de su "círculo de economistas" es persuadir a no-economistas sobre su visión de cómo funciona la economía y de cómo podría funcionar mejor si se siguieran sus consejos. Más allá de la eficacia en persuadir a personas y organizaciones no-gubernamentales, el problema principal de ese economista es persuadir a los políticos, algo que se puede hacer en forma pública o en forma privada. Las formas privadas requieren primero "acercarse" a los políticos personalmente, mientras que las formas públicas requieren comunicar bien las ideas a una audiencia de políticos distantes. Obviamente no le puedo resumir en un comentario mis 55 años de experiencia en comunicarme con privados y políticos en varios países.

        • Como usted ha dicho "persuadir a los políticos" no ha funcionado nada bien. Así que quizás sea el momento de que ese deje de ser el "problema principal" y pasemos a transmitir nuestros conocimientos, descubrimientos y recomendaciones a las personas y dejar que estas personas influencien las políticas a traves del sistema democrático.

        • Aunque esté fuera del debate del post, me gustaría aclarar que no estoy de acuerdo con usar las caraterísticas demográficas de una persona (en este caso la juventud) para hacer inferencia sobre su ignorancia (en este caso sobre la historia de la disciplina). Desde mi punto de vista, ni pocos años de experiencia garantizan ignorancia ni muchos años de experiencia garantizan conocimiento.

          • La política de comentarios del blog me limitan y uso el último permitido para discrepar con usted en dos puntos:

            1 -- Ya hace muchísimo tiempo que los economistas predican a la masa en general y a grupos sociales en particular, más allá de los políticos. La poca eficacia de la prédica popular ha sido más notoria que en la prédica política. Como ejemplo de lo que quiero decir sobre poca eficacia de esa prédica popular le recomiendo leer este post colgado anoche

            No soy usuario de Twitter pero apuesto a que tendrá un efecto negativo en esa prédica. El ruido nunca es bueno para dialogar.

            2 -- Como usted dice ni la edad ni la extensión de la experiencia garantizan conocimiento --en realidad no garantizan nada. Pero algunos que hemos vivido largo y conservamos nuestras facultades sí podemos dar testimonio de hechos que vivimos u observamos y en este caso le recomiendo que hable con los sobrevivientes españoles que hicieron sus doctorados en EEUU durante la década de 1960 (a pesar de que la mayoría de los españoles que conocí entonces eran muy teóricos y dados a las matemáticas se interesaban por lo que ocurría dentro y fuera de la universidad, en particular UMinnesota).

            • Como usted indica que no puede responder, me parece que lo justo es no alargar el debate. En cualquier caso, le agradezco que haya compartido su opinión y haya contribuido al debate sobre el post. Saludos.

  • Excelente. Una aproximación similar en una comunidad científica diferente:

    La responsabilidad de los economistas y de los científicos en general es comunicar sus resultados a la sociedad. Destaco la palabra responsabilidad: la comunicación no es un “extra”, es parte integral de la labor del científico, y quién no se preocupa por ello no está cumpliendo con sus responsabilidades. En este sentido, el marco de la “Investigación e Innovación Responsables” es uno de los pilares de la política europea de ciencia e innovación actualmente

    Respecto al caso concreto de los economistas, no me extraña en absoluto los resultados del estudio que se analiza en este post. El tono de superioridad y la manifiesta arrogancia del discurso de muchos economistas académicos es, en mi experiencia, indudable, lo que hace muy difícil la comunicación con la sociedad. Este blog es una iniciativa excelente y que personalmente agradezco y apoyo, pero en ocasiones no se escapa de este problema. Yo misma me he visto en una ocasión envuelta en un desagradable intercambio a propósito de este asunto ( ). Algunos comentarios de este mismo post son otro ejemplo de lo que digo, y en este caso creo que la autora del post ha resuelto el asunto de forma admirable. Éste es un problema de toda la comunidad científica, pero en mi opinión tal vez los economistas sufran de formas específicas y más agudas de esta “patología”.

  • De acuerdo en que la divulgación es algo que debería desarrollarse más (no confundir con publicidad para obtener recursos financieros en un entorno de competencia elevada), la perspectiva del artículo me choca. Las apelaciones a Trump o al Brexit en ese contexto de “post-verdad” (como si la propaganda y la manipulación de la información fueran algo nuevo) me sorprenden. ¿Inesperadas? ¿en qué sentido? De Trump no digo nada, pero ¿el Brexit? Con conocer un poco la trayectoria histórica de las relaciones GB y Europa, y de la propia GB, no resulta TAN sorprendente. Lo es que se vincule a eso de la post-verdad, populismo, “fake news”, como si no hubiera más. Si Monsieur De Gaulle levantara la cabeza…

    Ahora, lo que ya me ha dejado perplejo es lo de los economistas que desaconsejaban la elección de Trump y el Brexit y que se preguntan por qué su mensaje no ha llegado. Y yo me pregunto, ¿por qué tiene que llegar? ¿a quién tiene que llegar? ¿y si ha llegado pero los ciudadanos han decidido no considerarlo? ¿O es que somos tan idiotas que nos tragamos todos los “bulos” que nos llegan?...

    Es cierto que la comunicación es importante, y que su falta es un factor condicionante en nuestras decisiones. Lo mismo el conocimiento. El desconocimiento no tiene edad; es simplemente, desconocimiento y, en ocasiones, puede ser que no sepamos que no tenemos ni idea y nos ponemos a aventurar explicaciones. Y esto no tiene que ver con la Ciencia Económica, sino con nosotros, sus practicantes

      • Hola, no sé dónde encuentras descalificaciones gratuitas en el post que escribí, pero bueno.. dejémoslo así. En cualquier caso, esta sí que es una reacción inesperada, a la par que sorprendente.
        Lo que quería transmitir es que, en mi opición, cuando uno lee el post el regusto con el que se queda es que

        a) acudiéndo a tópicos de moda, se explican de manera excesivamente simplista fenómenos complejos, algunos de hondas raíces históricas y esto sí que es otra moda cada vez más generalizada y preocupante en las ciencias sociales.

        b) parece que hay una cierta "verdad" económica que transmitir y que, como no se hace bien lo de la transmisión, no llega, y que como no llega ocurren cosas "sorprendentes" como las que citas. ¿por qué estas (y otras circunstancias o fenómenos) son sorprendentes"? Desalentadoras, inesperadas, decepcioneantes.... pero ¿sorprendentes?
        Por lo mismo, cuando hablamos del populismo y extremismo en Europa Central y del Este, no nos vendría nada mal conocer un poco de la historia reciente de esos territorios para entender un poco lo que ocurre (lo cual no quiere decir que se puedan justificar) Entender o explicar no es justificar.

        Espero que no encuentres ofensivo el post esta vez.

        • Arrantza,
          a) Puedes ver mi respuesta a Jaime de B. donde aclaro que mi artículo no es sobre explicar lo sucedido con Trump o Brexit.
          b) El hecho de que Brexit fue inesperado se ve en que el dia siguiente del referendum el mercado financiero (que como sabes agrega toda la información disponible en un momento dado) reaccionó significativamente. Claro que siempre habrá visionarios que predigan cualquier fenómeno. En realidad podría eliminar esa palabra del artículo y no cambiaría nada.

          • La campaña a favor del Brexit se basó en afirmaciones económicas poco rigurosas.

  • El ranking de sciencemag no es un ranking de “mejores científicos”, sino de científicos con más seguidores en Twitter.

  • Y ahora que me acuerdo, relacionado en este caso con Trump, este artículo de Enric Gonzalez justo después de su elección aporta algunas ideas a tener en cuenta sobre esto que hablamos

    Puede ser inesperado, pero sorprendente, no tanto.

  • La práctica totalidad de aportaciones que han hecho personajes como Joseph Stiglitz al mundo de la divulgación "científica" han sido entre absolutamente ridículas y completamente vergonzosas.

    Pasan por contarnos en el 2008 lo increíbles que eran las políticas de zapatero, para luego decirnos en el 2009 que el paro de mas del 17% era simplemente mala suerte y que españa a largo plazo lo iba a hacer de todas formas estupendamente.

    Es hasta deseable, que la capacidad de divulgación de los economistas sea bastante baja. Ya que si el público en general viera en mucha mayor medida la capacidad que tienen de dejarse en evidencia, yo creo que el voto a políticos "populistas" todavía sería mucho mas acusado.
    Que de todas formas eso de "populista" también es poco menos que una apreciación bastante arbitraria. Ya que justificar las cosas sin datos de ningún tipo, apelando a las emociones es lo mismo que podía estar haciendo zapatero en 2008 y el inventarte noticias completamente falsas para alterar la percepción de los votantes también encajaría bastante bien con lo que iba contando Stiglitz para defenderlo.
    Vamos que entre prestigiosos economistas vs os de medio pelo, solo cambian los precios, pero no los métodos y por lo tanto el tema de aludir a lo que vuestro es ciencia y lo del resto manipulación, suena mas parecido a unos taxistas/estibadores defendiendo su cortijo, que a algo que realmente haya que tomar en serio.

    • Hola ION,
      esta vez sí que has hundido a la disciplina. A ver quién es ahora el guapo que escribe un modelo económico basado en agentes racionales después de que una persona que pasa tanto tiempo leyendo y comentando un blog divulgativo de Economía piense esto sobre el valor de lo que divulgan los economistas. O te lo ha recetado el médico o no se entiende. Esta vez sí que no levantamos cabeza :-).

      • Las cosas altamente irracionales son la base de todos los seres vivos de hacer alarde de como de óptimos o subóptimos son ante individuos de su misma especie, ya que el ser capaz de hacer lo mismo que el resto pero asumiendo una cantidad de costes y problemas extremadamente mas grandes, sirve para precisamente demostrar que estas capacitado para asumir costes y problemas mucho mejor que el resto y que por lo tanto cuentas con cualidades a nivel biológico mucho más óptimas que las que podían tener ellos (es entre otras muchísimas cosas por eso, que el coche que queremos todos preferiblemente es un irracional y ultracosotoso ferrari a un mas que racional y barato dacia sandero, por mucho que ambos nos vayan a llevar del punto X al punto Y de todos modos).

        Contra mas se exponen y se divulgan las teorías económicas, mas palpable se vuelve que van completamente en contra de los principios biológicos que mueven a cualquier ser vivo y por lo tanto mucho mas descartables se terminan por volver, incluso en comparación con cualquier extremismo político o religioso:
        Un yihadista es bastante probable que consiga estatus, posibilidades de reproducirse y bastantes cosas útiles para que sus genes sigan en la faz de la tierra siguiendo el islamismo mas radical, en cambio lo que ofrece seguir las teorías económicas viene a ser nada o incluso cosas extremadamente perniciosas para esta función (estrangularte a impuestos para darles paguitas a yihadistas en pos de la igualdad y cosas así).

      • Ok ¡¡¡¡ No hay quien pueda con los tertulianos 'todistas'¡. Lo cual no quiere decir que TODOS los economistas acierten a la primera, ni de que sus aciertos beneficien a la mayoria social: depende de quien les pague, decía Jose Luis Sampedro.

  • Si lo he entendido bien, el artículo viene a decir lo siguiente:

    "1) Los economistas, dotados de un conocimiento SUPERIOR, dicen a los electores lo que les interesa votar, a saber que Trump, el Brexit y Le Pen son malos para ellos, y la globalización es muy buena.

    2) Como no podía ser de otra manera, puesto que la economía es una ciencia empírica, el conocimiento SUPERIOR de los economistas está avalado por los hechos. Así, votando a políticos "correctos", firmes partidarios de la globalización, como Blair, Obama o Sarkozy (no desacreditados por los ecomistas, o al menos no de forma tan alarmante y resuelta como los anteriores) las clases populares han conseguido mejoras ESPECTACULARES de su bienestar en las décadas recientes.

    3) Los electores van y no hacen caso, y votan lo que no les conviene.

    4) ¡Dios mío, como es posible tanto desagradecimiento y tanta incomprensión!"

    Sra. Aparicio: creo que debe admitir que ponerse en el lugar de la gente normal (lo que no es tan difícil) es encontrar este planteamiento muy ingenuo.

    • No, no lo has entendido bien. El artículo viene a decir:
      1) Los economistas nos comunicamos relativamente mal a través de las redes sociales
      2) El público en general tiene una visión sesgada de lo que es la economía
      El artículo está motivado porque los economistas han dado argumentos económicos en contra de Trump y Brexit pero el público ha votado a favor. Esto podría ser porque:
      a) Los argumentos no han llegado al público
      b) El público ha recibido y comprendido los argumentos pero les gusta tener un presidente rubio y no les gusta la bandera de la UE, por ejemplo.
      Como no podemos saberlo, esto es solo una introducción del artículo, lo usamos para abrir el debate y no hacemos ninguna afirmación definitiva al respecto.

    • Por otro lado, he leído sus otros comentarios en el blog en respuesta a artículos de mis compañeros hombres y he visto que se refiere a ellos por su nombre (como ha hecho conmigo) pero en ningún caso ha sentido la necesidad de resaltar su género llamándolos señor (a mi me ha llamado señora). Le pido por favor que tampoco lo haga conmigo, puede llamarme por mi nombre como hace con los demás. Gracias.

  • Neil deGrasse Tyson tiene una personalidad y una capacidad didáctica impresionantes.

    Un buen ejemplo de "divulgadores" de economía es el sketch de John Bird y John Fortune sobre le crisis hipotecaria de 2008.

Los comentarios están cerrados.

karter-kiev.net

шторы блэкаут цена

Нашел в интернете популярный портал , он описывает в статьях про Купить аккумулятор Topla alfaakb.com