La culpa es nuestra

Nota del Editor: Por su interés, reproducimos aquí un artículo de Benito Arruñada, antiguo colaborador del blog, publicado en El País ayer. Este representa un contrapunto a la idea de las élites extractivas que hemos discutido ampliamente en el blog (sin ir más lejos aquí) y en su lugar, se concentra en las masas extractivas.

Tras constatar que las reformas necesarias para salir de la crisis solo se aplican tarde y mal, crece el número de quienes culpan al sistema político o a los propios políticos, y proponen rupturas institucionales costosas y arriesgadas. Se equivocan, porque el fallo principal no reside en las instituciones sino en los ciudadanos. De hecho, las decisiones tomadas voluntariamente por nuestros gobernantes se ajustan a las preferencias de la mayoría: somos los europeos más partidarios de que el Estado controle la economía, de que resuelva todos nuestros problemas y nos imponga una fiscalidad redistributiva, por no hablar de nuestra resistencia a recortar el gasto público o a liberalizar el mercado de trabajo.

Nos retrata bien una reciente de la Fundación BBVA. A la vez que nos permitimos ser los europeos más críticos con políticos e instituciones, somos los que menos nos molestamos en informarnos. Decimos odiar la corrupción, pero ni siquiera dejamos de votar a políticos corruptos. Cuando no desdeñamos la política, nos comportamos como forofos, más que como ciudadanos. Tal parece que nuestro enojo se deba a que la política ya no puede darnos el maná de consumo al que nos habíamos habituado. Queremos reformas, pero que duelan solo a los demás. Y puestos a elegir, ninguna opción política real satisface nuestros deseos. Tampoco es casual que nuestras respuestas a las crisis de 1957, 1973 o 2008 hayan sido del tipo “tarde, mal y nunca”, y eso que las instituciones eran bien distintas.

Por ello es superficial responsabilizar de la situación solo a los políticos, a las élites o las instituciones. Cambiarlas es costoso y no asegura nada. Y es erróneo exonerar a las masas. En realidad somos igual de “extractivas” que las élites: el fraude no campea solo en la fiscalidad de grandes fortunas, sino también en la economía sumergida y las prestaciones sociales. Además, las masas somos, probablemente, más “disipadoras”: nuestro mayor derroche, la sobreinversión en obras públicas, cuenta con apoyo general y, más que distribuir rentas, las dilapida. Semejante maniqueísmo entre masa y élite sería de esperar del votante común, pero no de los intelectuales. Se arriesgan a cometer un error similar al de la Generación del 98: despreciar los logros de la Restauración y hacer una tabla rasa institucional en la que se vuelven irrelevantes.

Ciertamente, la solución no es solo económica, pero la ruptura institucional está condenada a fracasar: la principal avería no está en la transmisión de nuestras preferencias, sino en su inconsistencia. Lo queremos todo sin aportar nada. En especial, lo queremos todo del Estado sin cooperar en su control y menos aún en su mantenimiento. En esas condiciones, incluso podrían fallar las reformas que lograsen aumentar la competencia entre partidos políticos. Como pone relieve el caso catalán, una mayor competencia política, en vez de generar más información y mejores decisiones, puede abundar en la propaganda y el populismo.

Necesitamos reformas que traten la raíz del problema. Deben aspirar a que nuestras preferencias como ciudadanos se hagan más racionales, compensando nuestra escasa disposición a informarnos y cooperar en el control de lo público. Para ello, hemos de reducir los costes de información ciudadana, de modo que nuestra educación cívica sea automática. Hagamos evidentes el pago de impuestos y el uso de los servicios públicos: menos cargas fiscales ocultas (IRPF “a devolver”, precios con IVA, seguridad social “a cargo de la empresa”) y menos secretismo sobre la eficacia relativa de los servicios públicos (publiquemos, por ejemplo, cuánto gana el licenciado de cada centro universitario). Hagamos inevitable el informarnos, como sucede en nuestras comunidades de vecinos. No son perfectas, pero ni despilfarran recursos ni atienden a afiliaciones políticas para castigar la corrupción de sus presidentes y administradores. Están gobernadas por españoles, pero opera en ellas la inmediatez e incluso, ante casos de fraude, el instinto de posesión. Cabe activar fuerzas similares en el plano público: por ejemplo, divulgar sueldos públicos y contribuciones fiscales reclutaría para el bien común esas inclinaciones naturales al cotilleo y la envidia que nunca nos hemos molestado en domesticar culturalmente.

Esa mejor conciencia de lo público homogeneizaría con Europa nuestras actuales preferencias, hoy más estatistas y contrarias a la competencia. Quizá así aceptemos introducir los incentivos individuales que aseguran el bienestar. Entre nosotros, han de ser más individuales que en aquellos países cuya cultura lleva a sus ciudadanos a vigilar que ninguno escurra el bulto en su aportación al bien común. Es un asunto clave, porque los fallos de acción colectiva no solo plagan la política, sino todo tipo de ámbitos, desde la educación a la empresa, desde las profesiones a los medios de comunicación. Necesitamos esos incentivos “compensatorios” de nuestros valores para ajustar mejor las retribuciones a las conductas.

El incentivo individual es la base de nuestros campeones, ya sean empresariales, deportivos o artísticos: esos españoles no triunfan porque abdiquen de sus valores, sino porque trabajan en contextos con reglas estables que les retribuyen por rendimiento. El modelo es aplicable a todo tipo de actividades; pero somos los ciudadanos los primeros que nos resistimos a adoptarlo. No solo las élites.

Hay 43 comentarios
  • Por un lado entiendo que efectivamente es muy fácil culpar a los políticos y todos nos hemos tapado un poco o un mucho los ojos en los buenos tiempos.
    Pero también es verdad que el sistema de partidos no tiene una libertad de entrada sustancial:

    Benito dice que el contrafactual de que con más libertad de entrada las cosas no funcionarían mejor se falsifica con lo que pasa en Cataluña. Es verdad que allí ha habido algunas "entradas" exitosas que han recolocado un poco el sistema, pero era fundamentalmente porque en un momento dado no había independentistas de derechas ni españolistas de izquierdas, y el hueco era demasiado grande para que no lo llenaran algunos emprendedores (cómo lo dejaron tan abierto tanto tiempo es una pregunta muy interesante, pero no tengo una buena respuesta). Lo que no ha habido ni en Cataluña ni en otras partes son purgas internas en los partidos que lo merecían (todos?) con lo que si tu área política estaba mas o menos cubierta con un partido tradicional o te abstenías, o te marchabas a otra parte del espectro. Así que la opción que te daba el sistema, mirado de manera simplista, era que si te molestaba la corrupción de tu hábitat ideológico tenías que dejar que ganara alguien con ideología muy distinta. Así que aunque no tengo la certeza de que se llegue a algo mejor con otras instituciones, me gustaría que lo intentáramos. Eso sí, con más transparencia como dice Benito, que siempre ayudará.

    • Hola, me gustaría añadir que en Esquerra Republicana sí hubo cambios internos importantes, de su interior salieron Reagrupament y Solidaritat, y la dirección durante el Tripartito de Montilla tuvo que dejar su puesto. Sea gracias a eso o gracias al talento de Junqueras parece ser que esas "purgas" dieron buenos resultados.

  • El argumento "los españoles somos así" no es que me guste mucho, la verdad.

    Creo mucho mas relevante el hecho que los políticos tengan la facultad de elegir sus propios jueces (Tribunal Supremo), que el gobierno tenga la potestad de indultar a quien le apetezca o que los votantes tengan que escoger entre votar al partido que le representa ideologicamente con algun (presunto) corrupto o votar al partido con el que no comulga. En definitiva instituciones.

  • A mí me parece que refleja realmente la realidad evitando regeneracionismos conspiranoicos. Como deriva del lema de este blog, la gente responde a incentivos, y se vota por intereses (no necesariamente económicos), y los políticos que "dan" lo que la gente pide tienden a ser elegidos.

    Respecto a la politización de las instituciones, los españoles no hemos inventado ni tenemos la exclusiva de Tribunales Supremos nombrados por políticos (¿hola, Estados Unidos?), sistemas electorales que promueven el bipartidismo (¿hola, Inglaterra?).

  • No lo veo así
    No todos tenemos la misma capacidad de decisión ni de influencia, ni la misma información ni la misma formación. Había gente mucho más consciente que otra que por ejemplo, había una burbuja inmobiliaria, y con más capacidad para "pincharla", o gente más consciente que otra que se estaba engañando a pequeños ahorradores y cuya tarea es preecisamente evitar abusos
    decir todos somos culpables es lo mejor para diluir las responsabilidades. Yo soy tan responsable como Blesa o Serra? o como Rato o Solbes (a cuyos partidos no voté)?

  • En democracia no hay más responsable que los ciudadanos; aunque hubiera instituciones o élites extractivas, al final, pasan por el filtro de los ciudadanos.

    No entiendo por qué no te gusta el argumento "los españoles somos así" y sí "las instituciones españolas son así". Y más teniendo en cuenta que las élites son parte de los españoles.

    Yo entiendo que esto es un círculo vicioso; los cuidadanos no echan a los partidos "extractivos" y éstos se encargan de perpetuar el sistema extractivo (entre otras cosas, haciendo difícil que los ciudadanos opten fácilmente por cambiSos). También entiendo que es más fácil para los políticos meter temas en la agenda y realizar cambios (pero no lo olvidemos, sería el tan criticado despotismo ilustrado). Pero estamos en democracia y el poder es de los ciudadanos. No puede ser que en tiempos de Felipe II la culpa fuera de las élites, y, ahora también. Triste país es aquel que necesita una figura descollante para avanzar, y mucho más, si ese país es una democracia.

    Por último, no veo que hacer notar que las instituciones son, al menos, toleradas por la ciudadanía, va en contra del análisis de élites extractivas. Sí, las élites son extractivas, y sí, la responsabilidad última es de los cuidadanos.

    Un saludo.

    • En la primera frase ya descargas errores-horrores a toco mocho. Dices 'en democracia', como si ESTA democracia, la nuestra españolera, fuese la democracia en estado puro y terminada. Ya vivimos en ella. Fin de la historia, de la evolución politica. Como si historicamente,y hoy mismo, no existiesen 800 mil democracias MUCHO MAS DEMOCRATAS que esta basurilla nuestra. 2ª error /horrror: Todos los ciudadanos de esta ya la mejor democracia posible, poseen el mismo nivel de informacion, recursos, capital,etc. Eso de que el 65% de la renta la producen el 5% y de que el 10% tiene el 80% del capital financiero y/o productivo, no produce, repito,segun tu opinion, deben ser errores estadisticos (o cuentos chinos), y en todo caso, no produce NINGUN TIPO DE ASIMETRIA DE INFORMACION y poder. Por tanto, son todos igualmente responsables. En realidad esta posicion tuya es un cierto avance democratico: al maquinista del accidente de Santiago de Compostela algunos-tu tambien seguro- lo quiseron responsabilizar de todo. Pero ahora que caigo,tu inicio en realidad no era ningun error. Más bien pareces uno más de los responsables (un poquito, ojo,sólo tu cuota de poder e informacion) del horror. Del horror de los maquinistas de esta sociedad,por supuesto. No del ministro de transportes. Mejor no seguir...

  • aunque el argumento de fondo tiene parte importante de verdad (en promedio no nos informamos, seguimos votando a corruptos) hay falacias por un tubo. Ya en el primer párrafo se le cuela la ideología por todos lados: los "males" que preferimos los ciudadanos (a través de las decisiones de los políticos) son:

    "que el Estado controle la economía",

    ¿pero más que Francia o menos? ¿que en Noruega? ¿no sería mejor, para empezar el debate, evitar las frases vagas y cargadas ideológicamente?

    "de que resuelva todos nuestros problemas"

    ¿jaarrlllll? ¿por qué nos cuenta este hombre sus delirios? ¿busca ayuda?

    "y nos imponga una fiscalidad redistributiva, por no hablar de nuestra resistencia a recortar el gasto público o a liberalizar el mercado de trabajo."

    igual debería preguntarse si no sólo somos resistentes a bajar el gasto público (históricamente 15 desviaciones típicas sobre la media europea, el acabose del gasto público) sino hasta donde queremos elevarlo, votando en masa a IU como en los últimos 35 años.

    • No hace falta que gobierne IU para aumentar el gasto público. En España es políticamente incorrecto reducirlo porque hay una elite" intelectual" que dice que aumentarlo es guay,aunque nos endeudemos hasta las cejas, después no se paga la deuda y ya esta. Y si no fíjate, PP, con mayoría absoluta, Deuda pública 95%PIB. Y esto es porque nos dejamos engatusar por los mensajes fáciles y buenistas...las empresas públicas son imprescindibles, las empresas privadas la representación del mal....si alguien osa meter la tijera;,huelga general,movilizaciones y a tirar piedras...

      • "después no se paga la deuda y ya esta", "las empresas públicas son imprescindibles, las empresas privadas la representación del mal…"

        sigues poniendo las palabras de IU en la boca de todos los españoles. El pago prioritario de la deuda se ha metido en la Constitución por los partidos que representan a la mayoría de españoles. Sobre las empresas, a partir del informe BBVA que se enlaza en el post, no parece que tengamos una visión mucho más negativa que la media de los países analizados en su responsabilidad en la crisis, sí en el caso de las constructoras (pag. 39)

        luego sigo comentando algunos resultados más del informe ese. Por ejemplo, en el ítem "la economía de mercado es el sistema más conveniente para el país" ciertamente estamos últimos (5.2 sobre 10), pero es que las primeras, Alemania y Dinamarca están sólo en 6.5. En el ítem "El estado debe tener un papel muy activo en el control de la economía" estamos en 7.1 sobre 10, por debajo de Francia, y empatados con los infiernos comunistas Reino Unido y Suecia

        • Es muy fácil decir que el pago de la deuda es un asunto prioritario. A la hora de la verdad, que es lo que cuenta, no sólo no la pagamos sinó que sigue aumentando! Una cosa son las intenciones declaradas y otra los hechos.

      • 1 matiz: aumentar el gasto público, per se, no equivale a corruptelas o nepotismo o estafas.
        que yo sepa, las protestas (al menos en las que yo he participado) son porque se ha metido la tijera en becas comedor, prestaciones sanitarias, subsidio de desempleo, políticas de formación de parados, ayuda a dependencia, no en empresas públicas.
        otra cosa: en los medios que yo leo, la élite creadora de opinión no aboga precisamente por mantener gto público

    • 1.- Es indiferente que digas que Francia y TODA EUROPA lleva un siglo con 15 % puntos más de economia publica-ingresos-gastos-patrimonio(lo de fijarse sólo en el 'gasto publico' es otra falacia más para bebés)
      2.-Da igual que digas que CENTRO EUROPA Y NORDICOS son el top historico y planetario en pib per/capita (eficiencia) e igualdad.
      3.-No importa las toneladas de evidencia empirica y de argumentación (Nobeles incluidos) a favor de la economia publica. Publica y competitiva. Que ya ha existido y volvera a crecer. Es pura y mera evolución biologica.
      4.-Lo que les importa a estes autores con claros sintomas de seres unicelulares 'en libertdad individual' reacios y enfrentados al 'comunismo' multicelular y social que les quita su 'libertad', es, sólo, su particular economia individual. ¿Estas en Top 10 en tu mercado particular o el global, luego ...nada de economia publica. Sencillo. Es decir, claros sintomas de psicopatia social... Nada que hacer. Hasta que le empeore su posicion....

  • Coincido al menos en parte con el artículo, aunque los datos de fraude son elocuentes (las estructuras de vaciamiento de bases imponibles en los grandes impuestos son de grandes contribuyentes (ETVEs y demás modalidades de holding o gastos financieros mediante).

    Dicho esto, si yo tuviera que seleccionar una sola cosa en la que los españoles (residentes en España, españoles o no) fracasamos estrepitosamente es que no hacemos preguntas, o no las adecuadas y no pedimos responsabilidades. Hablando en economista: no hay "oferta" de transparencia por parte de las Administraciones públicas en parte porque el lado de la "demanda" es casi inexistente, o dirigido casi sólo por los partidos políticos.

    Y no pasa sólo en la vida pública, he sido tres años presidenta de mi comunidad de vecinos (si, en serio) y no he conseguido que los vecinos acordaran pagar una auditoría a pesar de que el administrador roba ¿la respuesta? robar roban todos, pero a a éste le conocemos. (No me invento nada). También pasa en la Universidad, ¿preguntábamos -cuando había plazas- en alto y en "abierto" por qué zutanito había obtenido tal plaza? ¿o por qué se iba a construir un campus en donde cristo perdió la gorra que solo hay cabras y con qué dinero y qué coste de oportunidad? nope. Pues eso.

    • No preguntamos nada porque ya sabemos la respuesta y además nuestro interlocutor pondría cara de "pobre, que ingenua". En el caso de las selecciones de personal, en muchos organismos públicos, el nepotismo está tan enquistado que todo el mundo lo asume como normal. Contraatacarlo es una lucha tipo David-Goliat para la que muchos nos hemos quedado sin fuerzas

  • Me ha encantado este artículo. Lo leí en el país y lo guardé en mis favoritos.

    Sólo hay un 'pero': En realidad no nos molesta la corrupción, en la época de la burbuja era obvia y a nadie le molestaba. Sorprende ver ahora a tantos tan 'preocupados' y tan 'indignados'. ¿Qué ha sucedido ahora para que la corrupción quite el sueño a tantos? Simplemente, la corrupción se ha convertido en el chivo expiatorio de la crisis. Algo a lo que señalar con el dedo. Si la culpa de la crisis la tienen los políticos corruptos, entonces nosotros no la tenemos. La masa se 'autoexculpa' se la culpa de la crisis al culpar a la corrupción.

    • es cierto que antes no preocupaba, pero hay que tener en cuenta que se trata de medidas de "ranking", y claro, cuando hay terrorismo por ejemplo, preocupa más que otras cosas. Por otra parte, en estos últimos años se han destapado algunos de los casos de corrupción más importantes de nuestra historia democrática. Por otra parte, la corrupción preocupa lo mismo en España que en el mundo

      sobre las causas de la crisis, un 25% de los españoles culpan a los ciudadanos (penúltimo culpable, antes que las pequeñas empresas, 15%). La media de los 10 países analizados es del 29%. En promedio, no parecen responsabilizarse mucho más que nosotros

      Insisto. Tenéis una narrativa en la cabeza que es falsa. La cuestión ineludible es por qué creéis en esa narrativa, en otras palabras, por qué necesitáis creer en ella

  • Acabo. El ítem "¿en qué medida se siente identificado con estas posiciones o movimientos?" (pag 25) da unos resultados interesantes (escala de 0-10)

    Con el socialismo: España 3.9 (en la media), Países bajos, Dinamarca, Alemania y Suecia por encima de nosotros, los dos primeros superan el 5

    Con el capitalismo: estamos los últimos (2.3), pero ningún país supera el 4.1

    ¡¡¡que vienen los roooooojooooooossssss!!!

    • Ya que no pones la fuente la pongo yo:

      Lo curioso no es la cantidad de españoles que simpatiza con el socialismo, sino la nula cantidad que simpatiza con el capitalismo, un 2,3, la menor de toda europa. ¡Que vienen los capitalistas!

      Y también la cantidad nada despreciable que se declara "pacifista" (vaya brindis al sol, no se porqué se ha incluido esto en la encuesta)

  • Muy bueno el articulo, solo queria hacer dos comentarios menores.
    El primero es, como ya se ha comentado arriba, que las instituciones siguen siendo importantes. No es una solucion simplemente recomendar que seamos mejores personas y cambiemos la cultura, habra que crear institutiones que se adapten a nuestra cultura. Transparencia y competencia son recomendaciones tan obvias (y tan obviadas) que no merecen mas comentario.

    El segundo tiene que ver con la cultura. Yo no creo que la sociedad española no haya avanzado nada en 30 o en 50 años. Yo creo que gran parte de los exitos deportivos de España se debe a que son culturalmente distintos. El boom que tenemos de deportistas de elite coincide con todos ellos nacidos en democracia, y con ese espiritu de cambio y de pensar que todo puede (y va a) ir a mejor.

    Igual soy un poco naif, pero creo que el renuevo institucional en los partidos no es solo quitar a los que tienen intereses en tal o cual industria, sino tambien en meter gente joven, de todo el espectro politico, que hablen ingles, que hayan viajado, y que SABEN que otra manera de hacer las cosas es posible, y es mejor.

    Un abrazo

  • Basta ya de buscar culpables. No sirve de nada. La lista es larga: empezaron con los controladores (bonito aunque quizás merecido ensayo general de la técnica), luego los funcionarios, luego las constructoras, los bancos, los políticos... Unos más que otros, sí (y para algunos es donde jueces y fiscales tienen que hacer su parte), pero es verdad que todos algo. Sí, también usted, que trabaja en el sector privado, cuando vendió su piso de 80m2 por 300.000 euros para pagar otro de 150m2 que había reservado 2 años antes por sólo 330.000 euros, negocio redondo. Ahora lo está usted pagando, pero no sólo usted, también yo, y mi vecino, y sus hijos. Y en el futuro, también los míos, que las únicas burbujas que han visto son las de jabón. Si seguimos buscando culpables no va a quedar ni la abuelita de caperucita. Arreglemos lo que está mal, pongamos los incentivos correctos allá donde podamos, y, si podemos gastar un duro, que sea donde realmente pueda tener retorno, en tecnología, energía (renovables?), educación y similares. Ni un céntimo para VPO en propiedad, construcción ni infraestructuras (que no sean claramente necesarias o sin retorno claro).

  • El autor lleva razón: La culpa es de todos. Lo insufrible es que todos la estamos pagando, pero la elites extractivas no.

  • Para mi está claro que hay una contradicción en el comportamiento de los españoles.
    Nos quejamos continuamente de la incompetencia y corrupción de nuestros políticos y sin embargo queremos que cada vez gestionen más recursos e intervengan más en nuestras vidas... Que no nos gusta que se fume en los bares... que lo prohiban; que hay pocas mujeres en los consejos... que se haga una ley para obligar a las compañías a tener un cupo; que no hay fútbol en la tele gratuita... pues que se haga una ley sobre el problema.
    En todos los casos estamos dando más poder a los políticos en contra de la libertad de los individuos...

  • Voy a ser bastante sincero en mi opinión con el artículo.

    Aunque aprecio el valor de arenga y el loable afán "movilizador " del autor, me parece altamente parcial e insuficiente.

    No existe un "Deus ex-machina" para el logro de una ciudadanía perfectamente adaptada al cambio, cada vez más rápido, de unas circunstancias que no controla ni por "formación" ni por "información".

    La "conciencia cívica" no es un "stock", es un "flujo" , y el atribuirle responsabilidad total en una foto congelada en un momento de la carrera se me antoja reduccionista y falseador de la realidad.

    Aunque no coincido necesariamente con el autor de las siguientes líneas en todas su apreciaciones, remito a un artículo que acabo de leer:

    "El largo recorrido que ha experimentado la categoría conceptual del ciudadano en la filosofia política desde su feliz concepción en el pensamiento aristotélico muestra una tensión que a la fecha no ha sido resuelta y que quizá deriva de su propia construcción discriminante que dejaba fuera a vastos segmentos de la población. Por momento oculto en el absolutismo del Leviatán hobbesiano, recuperado y ahogado al mismo tiempo en la volonté générale de Rousseau, despojado de su concreción en la abstracción del sujeto filosófico de la Ilustración, oprimido por la nivelación histórica en Tocqueville, ninguneado en su calidad de rebaño y masa por Nietzsche y Ortega y Gasset ...
    al final, reducido por el elitismo político a una caterva espasmódica, intempestiva e irracional,..

    ...

    "Del sujeto abstracto al ciudadano".

  • Tengo cierta resistencia a las explicaciones esencialistas. (Y sospecho que hay un tímido intento de justificar la independencia de Cataluña).

    Veo débil la evidencia. Según esta explicación, los alemanes son distintos de nosotros. Pero tuvieron gobiernos populistas, pasando por los desastres de la república de Weimar y llegando al extremo de Hitler. Esto contradice bastante cualquier explicación esencialista. En cambio, suponer que el diferente destino de España y Alemania se debe a que ésta tiene unas reglas (separación de poderes, independencia de organismos reguladores) que favorece el triunfo de opciones políticas honestas, se ajusta más a la realidad.

    La mayor responsabilidad está en los partidos políticos y demás creados de opinión. Es decir, en quienes tienen que sintetizar la información dispersa. Es excesivo exigir a un ciudadano que se lea el Boletín Estadístico del Banco de España. Son periodistas y partidos políticos quienes deberían hacerlo y explicarlo. Es como si hay un terremoto en Barcelona y Benito Arruñada sufre un accidente, y decimos que la culpa es suya por no leerse los datos sísmicos

    • El ejemplo me parece acertado.

      Quizás Arruñada nos pueda ilustrar con el ejemplo alemán. Por ejemplo, podría comentar un capítulo de este libro:

      "Transformation of the German Political Party System: Institutional Crisis Or Democratic Renewal?".

      Christopher S. Allen, Larry Eugene Jones
      Berghahn Books, 2001 - 266 páginas

      Con más precisión, capítulo III.

      "The German Party State, A Reassesment". Michaela W. Richter, pp 62-98.

      Bastaría con el apartado:

      "The occupation and the origins of the democratic party system", pp 65-73.

      Podría arrojar bastante más luz y precisión sobre lo que quiere transmitirnos.

  • En otro orden de cosas, no puedo entender a Benito Arruñada en su rechazo a reformar las instituciones, que califica de "arriesgadas".

    El mayor riesgo es que un régimen no acepte ser reformado desde dentro. Y que si unos quieren "lo mío no se toca" y rechazan cualquier reforma (desde partidos políticos hasta colegios profesionales pasando por empresas del IBEX35 y funcionarios) y otros en todo a la basura, entonces sí que hay un riesgo muy grande, incluso de ir hacia populismos latinoamericanos.

  • Lo que nos faltaba. No sólo nos han socializado las pérdidas sino que ahora quieren socializar también las culpas..
    Antes de retomar la cantinela de recortar el gasto público habría que recordar que 108.000 millones de casi el billón que debemos se les ha regalado a los bancos . Si a eso añadimos los intereses, más todos los sueldos públicos de educación, sanidad, dependencia que se han dejado de pagar y por tanto no se pueden gastar, más los 40.000 millones que las empresas y fortunas grandes han dejado de pagar, quizá la cosa fuera mejor.
    La culpa fue de los que robaron y malversaron desde sus puestos tanto públicos como privados. Y de los sucesivos gobiernos ppsoe, el banco de España y la Cnmv que no regularon lo que había que regular.

    • Hola Ana,
      No se ha dado un duro de dinero público a los bancos... Todo ha ido a los cajas que manejaban los políticos.

      • ¿No se le ha dado un duro a los bancos?. Me quieres explicar como se le llama a 1.- Intereses al 0,25 en el BCE (de caracter publico, recuerda, si no simplemente no existira. ¿O quieres volver a la emisión monetaria privada.? Puede que si. Para despues metar la pasta en compra de deuda estatal garantizada y al 5/6/7. ¿Cuantos duros en beneficios y dividendos 'by the face' se han llevado tus bancos por esta via. 2.- ¿Cuano de refinanciacion on line y en barra libre absoluta del mismo BCE se ha llevado la banca, en toda europa, no sujeta al más minimo criterio de solvencia financiera.? Y eso que el BCE se ha quedado corto con respecto a otros Bancos Centrales. ¿Cuanto les ha soltado la propia Reserva Federal en los primeros meses de las crisis financiera, 2008-2009?. La banca TAMBIEN vive del Estado. De los contribuyentes. MUCHO más que cualquier desempleado o subsidiado. ¿No habias caido no? Parece que hablar ''lo que sea'' si es gratis....

    • Ana, algo de responsabilidad sí que tenemos.

      Cuando esa socialización se produjo, entre 2009 y 2012, mediante las emisiones de deuda avaladas por el Tesoro, era tema tabú entre prensa, creadores de opinión y partidos políticos. Este blog hizo un enorme esfuerzo ("Irlanda: Paremos este horror de los rescates bancarios indiscriminados", "Dinamarca: un banco suspende pagos y… no se acaba el mundo" , "Así No: Una Alternativa a la Venta de la CAM" pidiendo que las cajas de ahorro insolventes fueran declaradas en quiebra para que su deuda no se pague, pero fue ninguneado. Tanto desde Izquierda Unida () como desde el 15-M () se apoyó la socialización de pérdidas al pedir que se nacionalicen las cajas de ahorro. Nacionalizar una entidad con valor negativo (bienes - deudas) es empobrecer al Estado.

      No está demás recordar que lo que nos trajo aquí fueron políticas populistas, que daban bienestar a corto plazo a costa de graves problemas en el futuro. Como dije más arriba, no se puede responsabilizar enteramente a los ciudadanos. Pero deberíamos haber tenido sentido crítico y no votar a quienes proponen soluciones mágicas.

  • En resumen: el todo es la suma de las partes...
    Resulta heróico aplicarlo en general, pero en este caso parece un recurso heróico.
    He visto esta viñeta poco después de leer la entrada. Y no he podido evitar la asociación de ideas:

  • Para terminar, se puede remarcar que el común es culpable por ignorar cosas que se deberían haber enseñado en la escuela como:

    Este vetusto artículo de 1961:

    "A Theory of Optimum Currency Areas ".

    No estar al tanto de debates de actualidad y carecer de capacidad de análisis y comprensión básicos para seguir noticias importantes:

    Global Financial Imbalances Conference, London, United Kingdom, January 23, 2006

    Carecer de capacidad de integración para unir los distintos elementos dispersos:

    "Global and euro imbalances: China and Germany".

    Etc, etc, etc.

    Dicho esto, no deja de ser evidente que hay un buen margen de mejora en la calidad de la conciencia social y cívica de los españoles.

  • El autor está incluso más degradado que la masa que critica.

    ''Las decisiones tomadas voluntariamente por nuestros gobernantes se ajustan a las preferencias de la mayoría’’ Rescatar el sector financiero vs dejarlo caer a lo Islandia ¿Seguro que es una preferencia mayoritaria?.

    ''Nos permitimos ser los europeos más críticos con políticos e instituciones, somos los que menos nos molestamos en informarnos. Decimos odiar la corrupción, pero ni siquiera dejamos de votar a políticos corruptos''.
    La corrupción se ha hecho especialmente visible en el periodo 2011-2013. Hay que ver si la cocina del CIS no es humo y si no hay una debacle del bipartidismo. Además, informarse de lo que hace la administración más opaca [http://blog.tuderechoasaber.es/] es irracional.

    ''Es superficial responsabilizar de la situación solo a los políticos, a las élites o las instituciones'' Si la distribución y control de los recursos fuese equitativa Ok, pero en España el 5% superior de la distribución controla un 29.5% de los recursos.

    ''El fraude no campea solo en la fiscalidad de grandes fortunas, sino también en la economía sumergida y las prestaciones sociales '' Las proporciones importan y 75% del fraude es de grandes fortunas y empresas según gestha.

    ''Pero la ruptura institucional está condenada a fracasar… queremos todo del Estado sin cooperar en su control y menos aún en su mantenimiento''. ¿Entonces el autogobierno vía referéndums a lo Suiza y todos los partidos nuevos surgidos a raíz del 15M (EQUO, PX, Participa, etc) que precisamente plantean un sistema institucional basado en el control ciudadano los obviamos?

    Para mirárselo...

  • Creo que los comentarios a la entrada son la mejor muestra de la razón que asiste a su autor. Precisamente, en relación con el caciquismo imperante en la Restauración, ya lo decía Pardo Bazán: los caciques se parecen demasiado al pueblo Claro que los primeros tienen mucha mayor culpa por su mayor poder, pero es que en este país siempre nos quedamos en el terreno de la distribución de las culpas. Los críticos con esta entrada -que, por cierto, no sé en qué país viven, porque a mí me resulta más insoportable la falta de interés que percibo a mi alrededor, en mis propios compañeros de trabajo, por hacer las cosas bien, la falta de incentivos laborales por un juego de intereses creados en el que nadie quiere que las cosas cambien a mejor si eso implica alguna incomodidad, la renuncia a toda búsqueda de la excelencia en la educación, que lo que diga la radio de un político- se han perdido el mensaje fundamental: hay que reformar el sistema actual diciendo la verdad a la gente, haciéndole evolucionar con reformas realmente encaminadas a afrontar los problemas profundos, esos que nos negamos a ver echando toda la culpa a los políticos. Si no, nos pasará lo mismo que en la Restauración; perderemos una oportunidad única de aprovechar un marco político de estabilidad, paz y progreso y volveremos a los cambios radicales, a la sucesión de regímenes de signo contrario...al puro teatro al que acostumbramos para que todo siga igual.

    • Olavide:
      Es claro y enternecedor tu mensaje. Pero esos compañeros de trabajo (luego tienen trabajo) que no quieren que "las cosas cambien a mejor si eso implica alguna incomodidad" (luego tienen trabajo estable) no son el individuo representativo de esta sociedad. Además, si pueden negarse a que las cosas cambien para seguir estando igual de cómodos será porque tienen cierta capacidad de control sobre las cosas que afectan a sus vidas. De hecho, la mayoría de la gente está sufriendo las incomodidades sin haber tenido la opción de hacer las cosas mejor o peor.
      Ésa es la crítica fundamental que creo que puede hacerse a la idea del individuo representativo culpable que nos presenta Benito en la entrada. Si lo que quiere decir es que ese individio representativo culpable NO ES lo que entendemos por un político, creo que todo el mundo estaremos de acuerdo.
      Y mucho me temo que ese marco político de "estabilidad, paz y progreso" es un marco en el que en el fondo ya no estamos desde hace mucho tiempo, aunque efectivamente el "jakuzzi" inmobiliario nos dio la (falsa) sensación de que no importaba el tiempo que hiciése ahí fuera.
      Los caciques de Doña Emilia han diversificado mucho su negocio, pero siguen con la idea de que, en el fondo, todos harían lo mismo. Y eso, sea verdad o mentira, solo es una forma de tranquilizar su conciencia.

      • "La mayoría de la gente está sufriendo las incomodidades sin haber tenido la opción de hacer las cosas mejor o peor". Pensar eso sí que es enternecedor. Los que rechazaban formarse más porque ya tenían un sueldo alto en un trabajo sin cualificación en la construcción, los que se metían en hipotecas a 40 años por precios astronómicos sólo porque tenían la seguridad (y la codicia) de que lo venderían por más si llegaba el momento, participando activamente en el negocio nacional en el que todos jugábamos a caciques. Esos que optaron por lo más fácil, los que nunca ahorraron, los que quisieron tener de todo (y lo mejor) aunque fuera a crédito, los que rechazaron cualquier sacrificio por el dinero contante y sonante que les ofrecían sin necesidad de espera, esos nunca tuvieron la opción de hacer las cosas mejor. Es enternecedor. Pero es pura y simple demagogia.

  • "Los críticos con esta entrada -que, por cierto, no sé en qué país viven..."

    creo que vivimos en un país de 40 millones de habitantes donde hay de todo. A mis compañeros de trabajo les pongo un 9 sobre 10 en entrega y honestidad profesional.

    si realmente creemos en la existencia (donde quiera que esté) y necesidad de una (buena) élite política y científica, si pensamos que el mejor sistema político es la democracia representativa, si desconfiamos de los rollos asamblearios y de una democracia más directa, si votar cada cuatro años y punto es lo que debe ser, si sabemos los problemas que implica la democracia representativa (una amiga va a votar psoe únicamente, y conscientemente, porque la ley del aborto le parece una aberración paleolítica. ¿Qué debería hacer, un modelo de ecuaciones estructurales con sus preferencias?) hay que tener los huevos muy grandes para CULPAR a la masa de nada.

    Y aquí el matiz. Si hay que CRITICAR a la masa por borrega y egoísta, me ofrezco a escribir el discurso. Empezará así: "Todo lo que sigue de ninguna manera supone una acusación de responsabilidad sobre la crisis o el estado de nuestras instituciones. Esto es culpa de políticos y financieros irresponsables (como poco) , porque un gran poder conlleva una gran responsabilidad y viceversa. Lo que sigue solo pretende describir una situación, y su relación con nuestro futuro: seguir con la inercia mecanicista de este complejísimo sistema de incentivos, o intentar adquirir algo de control"

  • En suma, y siento utilizar otro mensaje, que nada perturbe vuestros felices sueños: la culpa fue únicamente de los políticos y de los banqueros que engañaron a gente ejemplar, llena de valores y comprometida. Lo único que hay que hacer es cambiar estos políticos por otros y todo arreglado.
    Insisto en lo mismo. El artículo es certero en una idea. En nuestra historia no han abundado las etapas de estabilidad institucional y progreso. La democracia actual sigue siendo un marco único de progresar hacia la verdadera integración en Europa -como lo fue la Restauración, que ya caminaba hacia un sistema realmente representativo cuando le dieron el golpe de muerte (precisamente los que creyeron que los problemas sólo estaban en el nombre del sistema político, en cambiar las reglas de gobierno según la nueva moda-. Y la verdadera integración en Europa supone cambiar de mentalidad. Sustituir la retórica de las culpas -propia de las plañideras- por la mentalidad de la responsabilidad.

  • Ciertamente, esa frase no es muy afortunada y entiendo por dónde la has tomado. Estaba pensando en la igualdad de oportunidades y todo eso. También entiendo que ta haya molestado lo de enternecedor. Tampoco estuvo muy afortunado.
    No creo que valga la pena añadir nada más. Las palabras como demagogia son una buena señal de que no hay mucho más que hablar.

  • Señor Bielsa, yo tampoco pretendía ofender a nadie. Es cierto que no me gustó su comentario; me pareció que adoptaba una actitud condescendiente cuando usted y yo no nos conocemos de nada. No obstante, yo tampoco he estado afortunado tachándole de demagogo.
    Alcofribas, insisto en la misma idea. Comparto que la responsabilidad principal de nuestra situación corresponde a las élites políticas y económicas, pero creo que, como aconseja el artículo, conviene que todos hagamos un ejercicio de autocrítica, que nos miremos al espejo como realmente somos. Sólo así podremos afrontar los problemas que están en la base de nuestro ingente paro, de nuestro sistema educativo fallido, de la falta de arraigo de valores ciudadanos comunes. Y hay que hacerlo para dejar de buscar soluciones partiendo de afirmaciones tan poco ajustadas a la realidad como, por ejemplo, que la actual es la generación mejor preparada de nuestra historia (cuando su problema principal es su baja cualificación) o que estamos pagando los excesos de unos pocos (cuando somos todos lo que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades). Sólo cuando hagamos esto veremos que las auténticas soluciones nos exigen a todos un cambio importante, aunque el más importante sea el que afecta a nuestras élites dirigentes. Lo que ahora exige la mayoría como solución (por ejemplo, más gasto) es justamente lo que nos ha llevado a este pozo.

  • El artículo es muy interesante y pone de relieve que una parte de la responsabilidad del desastre actual se debe a ciudadanos demasiado pasivos y tolerantes que se conforman con una democracia de baja calidad. Dicho eso, la mayor responsabilidad es lógicamente de los que más poder tienen, en política y en la vida no de los que menos. Aunque una democracia de calidad necesita ciudadanos vigilantes y alertas más necesita instituciones fuertes, checks and balances y una clase dirigente formada por los mejores y orientada al bien común. El problema es que una vez que una parte de la ciudadanía se despierta y quiere ser más exigente, se encuentra con que tiene un fallo multiinstitucional y un sistema político bloqueado. La clase dirigente no tiene ningún incentivo para cambiar,

  • NO, NO, para nada, puede parecer hasta malintencionado.
    El artículo minimiza responsabilidades, desvía atenciones, simplifica.

    En una comunidad de vecinos , TODOS se vigilan, no hay UNO o DOS que puedan libremente, de facto, disponer del dinero y del poder. La ley impide el fraude, impone responsabilidades.

    El líder, promociona, con su ejemplo, actitudes.

Los comentarios están cerrados.

mitsubishi.niko.ua

https://xn--e1agzba9f.com

Этот авторитетный сайт с информацией про поисковое продвижение.