Alfredo Sáenz, los tribunales y el Banco de España

Otra noticia legal para acabar el verano es la a la espera de conocer si el Gobierno le concederá el indulto solicitado. Los amigos de Hay Derecho ya han comentado tanto la como la Vamos a repasar brevemente algunas implicaciones económicas.

Como describe Rodrigo Tena, lo que la Audiencia considera probado es lo siguiente : “En 1994, cuando Alfredo Sáenz era presidente del consejo de administración de Banesto, el grupo de empresas O, afectado por una preocupante falta de solvencia, adeudaba a la entidad financiera más de seiscientos millones de pesetas. Algunos directivos del banco (ahora también condenados) se reunieron con los accionistas del grupo de empresas para solicitarles que avalasen personalmente las deudas, a lo que estos se negaron.

En consecuencia, esos directivos, con el conocimiento del presidente, interponen una querella criminal contra los accionistas apoyada en una serie de hechos falsos y cuya falsedad los querellantes conocían. Básicamente, se alegaba que los accionistas se habían comprometido verbalmente frente a la entidad a avalar esos préstamos (alegándose además que sólo se concedieron en virtud de ese compromiso) y que, a mayor abundamiento, habían distraído el dinero de las empresas prestatarias desviándolo al extranjero con la finalidad de apropiárselo personalmente.”

Cuesta entender la lógica económica de que estos hechos no hayan tenido consecuencias internas más importantes en ese banco. Dado el garantismo de nuestros tribunales, cuesta creer que no sea cierto lo que consideran probado. Tal vez ante los nervios de los mercados internacionales, se quiere evitar a toda costa ver a un consejero delegado destituido a causa de un proceso judicial. No costaría mucho explicar el hecho a los inversores, si éstos prestaran atención. Pero como nos dice la literatura sobre “inatención racional” los mercados no siempre quieren absorber cada bit de información que les llega. Y, dado como está el patio, que la parte de información con la que se queden es que un consejero delegado tiene que dejar el cargo por problemas judiciales puede costar mucho.

Si esta última hipótesis fuera correcta se entiende el dilema del Banco de España, ya que según la cita de Expansión a la sentencia “su idoneidad para ocupar el cargo, es de competencia del Banco de España.” Por un lado, si el Banco de España decide tomar medidas, la inferencia que los inversores “racionalmente inatentos” pueden hacer de nuestro sistema financiero puede generar riesgos a la estabilidad. Por otro, si no lo hace cabe la posibilidad de que un inversor atento piense que el regulador está capturado. Dada la cantidad de información relevante para ellos que proporciona el Banco de España; por ejemplo, los tests de estrés; la mera posibilidad de que alguien crea que están capturados es preocupante. Difícil papeleta.

Hay 22 comentarios
  • Lo van a indultar, si o si.
    Total, el concepto de justicia en este país cotiza por los suelos.

    Si se indultan a policias que han apaleado a un ciudadano por motivos personales () que problema hay en indultar aquél que le ha condonado prestamos al partido ().

    Luego quieren tener credibilidad ante el resto del mundo ...

  • Alnair. Entiendo que tu argumento es que solamente (o sobre todo) se indulta a la gente cercana al poder (los policías, la banca). Me gustaría saber si es verdad porque sobre la base de una observación y una conjetura es algo aventurado generalizar.

  • Antonio:

    Correlación entre indultos y cercanía al poder hay. Una jartá. Otra cosa es que haya causalidad. Que seguramente la haya. Pero no lo sabemos porque no hay prensa libre. Vamos, que para ´ser una república bananera sólo falta deponer la monarquía...

    un saludo

  • FER. Me conformaría con la correlación, la causalidad es para nota. Yo también tengo una jartá de evidencia anecdótica, pero mi muestra no es completa; los periódicos no suelen informar de los indultos a un delincuente "no famoso" y vivo en un barrio poco problemático. Los poderosos no deben irse de rositas, pero tampoco tenemos que comenzar una "caza de brujas". La justicia debería ser ciega, y el gobierno en estos casos también.

  • Ret. A FEDEA no se cuánto. A mí directamente ninguno. Yo creo haber escrito honradamente sobre el tema. Pero si ves algo incorrecto, dilo por favor. Estamos encantados de escuchar.

  • Cuando dinero da el Santander a FEDEA? dificil papeleta escribir honradamente sobre el tema

  • El problema con el indulto es que es una institución que encaja mal en el estado de derecho, por lo que deberían concederse sólo en casos muy justificados y que la justicia, por ser ciega, no puede resolver. Por ejemplo, el condenado por un robo cometido hace muchos años y que ahora es un trabajador normal, con familia...; el cumplimiento de la condena puede no tener sentido y causar problemas innecesarios (curiosamente ha habido algún caso de éstos en que el Gobierno denegó el indulto). Fuera de estos casos no creo que haya justificación para que el Gobierno deje sin efecto lo que han determinado los jueces. Y, evidentemente, no veo ninguna razón para que se indulte a un policía que abusa de su autoridad y detiene a ciudadanos ilegalmente y luego les maltrata o a un banquero tramposo.

    Hace unos días Luis Garicano nos decía que "las primarias republicanas americanas, el crecimiento de la extrema derecha y el populismo en Europa, los disturbios en Inglaterra y Grecia, las manifestaciones similares al 15M etc. en muchos otros países, muestran que la legitimidad del sistema se está resquebrajando" y que "la legitimidad es una forma de capital que se acumula y se gasta." ¿Cuánto capital se gastará si los ciudadanos a los que un día sí y otro también se les piden sacrificios ven que se indulta a un banquero tramposo?

    PD: a veces me gusta más lo que escribís y a veces menos, pero creo (en realidad, estoy seguro) que diríais exactamente lo mismo si el presupuesto de FEDEA dependiera de ATTAC, del F.C. Barcelona, de Greenpeace o de la colla gegantera de Vic. Os podéis imaginar, por lo tanto, la opinión que me merecen algunos comentarios.

  • @Ret: Esto es muy común, lo de asumir que todo el mundo es corrupto y que cada cual dice lo que le conviene a la mano que (supuestamente) le alimenta. Pero esa actitud no es más que un síntoma de dejadez: lo que hay hacer es leer asíduamente y juzgar por los argumentos que se exponen en cada entrada. Si lo único que haces es pasar por este blog de manera casual para dejar tu contribución de guano, la única reputación que dañas es la tuya. Lee los argumentos, rebátelos si hace falta y olvídate de quién financia al FEDEA. Todo lo demás son atajos para insultar sin hacer el más mínimo esfuerzo intelectual.

  • Este post es para que luego digan de que Drugevijesti sirve a los intereses de sus patrocinadores.
    Ole tus ... Cabrales.
    Felicitaciones (Alfredo Saenz fue, después de que a mi anterior y primer "patrono" lo interviniera el BE, claro, Mario Conde, mi segundo "Jefe". Que le condenen como a todo el que haya delinquido)
    Un saludos. Luis Valle.

  • Aureliano. No quise meterme con el indulto porque mi falta de formación jurídica sería un estorbo. Pero el sentido de la última parte de la entrada es justamente el que lleva a tu pregunta final. Aunque haya motivos legítimos para no tomar medidas, la pérdida posible de capital reputacional debe ser un problema grave de quien tome las decisiones correspondientes.
    P.S. Gracias por la confianza, a ti y a todos los que la demostráis.

  • No dudo de la honorabilidad de los articulistas. Creo que la han demostrado con creces en todas las singladuras que he seguido. No obstante, el hecho de ser financiados por un grupo económico de interés, puede ser legítimo motivo de sospecha. A Garzón lo procesaron por un curso financiado por el Santander ¿recordáis?

    Dicho esto, acabo de hablar con un amigo abogado, de esos importantes que trabajan para conseguir influencias; y le he preguntado si era normal eso de los indultos. Su respuesta no deja lugar a dudas. En caso que indultaran a este individuo, se convertiría en una vergüenza nacional y demostraría que los políticos españoles aún están en el medioevo, cuando condes y marqueses podían hacer lo que les viniera en gana.
    Lo que sorprende no es la petición de indulto en sí, ni la suspensión del proceso, sino la defensa del banco hacia el delincuente.

  • @Ret: Creo que te debo una disculpa, ¿verdad? Tu comentario iba en el sentido opuesto que yo interpreté (y critiqué)...

  • Me parece que el post hace un planteamiento perfecto del tema desde el punto de vista económico. Aquí hay tres factores a tener en cuenta: la sentencia, el posible indulto y el veto del Banco de España a que el Sr. Saenz continúe como consejero. Los dos primeros están relacionados (pues la condena penal desaparece con el indulto) pero el tercero no, pues aunque se indulte a Alfredo Saenz no desaparecería la tacha de falta de honorabilidad que debería motivar una actuación del Banco de España. De esto trata el post de Fernando Irurzun citado en el post de Antonio.
    El indulto sería bastante escandaloso y, si le aplicamos el razonamiento económico del autor del post, también bastante pernicioso, pues arruina cualquier reputación de seriedad y crea un marco de incentivos completamente perverso: el poderoso puede hacer lo que le da la gana porque el Gobierno de la nación -nada menos- está completamente capturado. No hay que olvidar que el art. 15 de la ley de 18 de junio de 1870 (modificada en 1988) que regula el derecho de gracia exige como condición tácita que el indulto no perjudique a tercero. ¿Cabría considerar a España -su marca, su prestigio- como tercero en este caso? Dejemos al margen el arrepentimiento del delincuente del que habla el art. 25.
    Pero, en cualquier caso y por el momento, el indulto no ha tenido lugar. Lo que sí ha pasado es la falta de actuación del Banco de España. Cual de las dos opciones a su disposición perjudica más a nuestra marca país es lo que ahora hay que decidir. Al margen de cuestiones morales yo lo tengo claro. Como afirmaba Max Weber al hablar de los viejos puritanos protestantes, su éxito económico estribaba en la confianza que generaban. Si no eres riguroso para una cosa ¿de qué vale serlo para las demás si nadie va a creerte?

  • Antonio, enhorabuena por el post. Para los que quieran profundizar en el concepto de indulto aquí tienen un estudio sobre el tema
    que recuerda una cosa tan básica como que siendo el indulto un acto discrecional esto no equivale a un acto arbitrario porque todo acto discrecional contiene elementos reglados . Hablando en plata y para no juristas -que supongo mayoría en este blog- que el Gobierno no puede hacer lo que le de la gana, o siendo más exactos, no debe hacer lo que le de la gana sino que tiene que tener en cuenta una serie de circunstancias, naturaleza del delito cometido, arrepentimiento del delincuente, daños a terceros, etc, etc. . Por cierto el estudio es a propósito del indulto al juez Gomez de Liaño por el delito de prevaricación en el asunto de PRISA. ¿Se acuerdan?

  • No está de más recordar aquí otro caso glorioso: el de César Alierta.

    Creo que ambos son ejemplos evidentes de la deriva del sistema.

    Interesantes reflexiones. Cualquier inversor cualificado sabe que los reguladores están más o menos capturados.

    Ejemplo más egregio: Henry Paulson, de Jefe Ejecutivo de Goldman Sachs a Secretario del Tesoro.

    Su plan de rescate pasará sin duda a los anales de la Historia.

    Do you get what you pay for?

    PD: la web me ha dado un error. No sé si elartículo está mandado.

  • Gracias por plantearnos este interesante dilema.
    Quizás una forma de decidir la mejor opción cuando el caso concreto nos presenta dudas es pasar al plano general.
    ¿La actuación del supervisor, en este caso el BdE, debe atenerse únicamente a la letra de la ley o, por el contrario, debe 'modularla' dependiendo de cuales son las posibles consecuencia de sus actos?
    La elección de una postura u otra tiene muchas implicaciones no solo económicas, que van desde aspectos éticos y legales, a la determinación de los objetivos que debe perseguir el BCE.

  • puede que el patio financiero se ponga nervioso si destituyen a un banquero por un proceso judicial, pero tambien hay que tener en cuenta el patio de la sociedad civil, que bastante esta sufriendo para que encima le demuestren fehacientemente que la ley no es la misma para todo el mundo.
    He leido mucho aqui sobre las propuestas del movimiento 15m, y sobre la razon que tienen de estar enfadados y lo equivocados que estan en lo que proponen. Me ha parecido siempre una buena manera de comenzar un dialogo educativo para todos. Este indulto seria una razon mas para que dejen de escuchar, convencidos de la falta de legitimidad del sistema.
    En resumen, que ser pragmatico esta muy bien, pero no a costa de los principios democraticos. Tambien hay un coste social.

  • y el coste social de pasarse por el forro el principio de igualdad ante la ley, por razones abiertamente mercantiles, Quien lo calcula? Se me ocurre que si conseguimos alienar del todo al espaniolito de a pie y que todos salgan a la calle hartos de que la opcion pragmatica siempre pase por que se tenga que aguantar, igual podemos cuantificar las perdidas en huelgas y marquesinas rotas, y saber exactamente en cuantos euros valoramos nuestros principios. Asi lo incorporamos al modelo, Sacamos un paper y podemos dejar de discutir sobre Quien tiene datos anecdoticos y muestras incompletas.

  • Elisa. Me temo que si el único límite al gobierno es su buen juicio tenemos un problema. Porque aunque lo tenga es fácil de politizar ese juicio. ¿Se ha planteado alguna vez, o existe en algún lugar, una comisión de indultos independiente? Algo como el defensor del pueblo, cuya elección requiera super-mayorías y esté algo más fuera del juego político.

  • Buenos días, versión suavizada para justificar el dinero que mis padres pagaron por el internado y porque supongo que el Sr. Sáenz estará pasando un calvario que no debemos desear a nadie.
    Resumo: Estamos cosechando Moral Hazard sembrado a quintales.
    Una vez inscrita la sentencia firme, un hipotético indulto nada cambiaría a nuestros efectos y lo que sale degradado son las instituciones y probablemente la credibilidad del código ético del banco.
    A efectos económicos podremos mirar al tendido pero los resultados están por doquier, más allá de la prima de riesgo, a medida que esta y muchas otras cosas se van conociendo. Esto depende únicamente de la Confianza. No tiene otro asidero.

    Pero ¿y las causas? Pues también están bastante claras.
    El caso Alakrana sin ir más lejos ha requerido la colaboración de personas del altísimo nivel para la comisión de, blanco sobre negro, un delito. En mente todos tenemos casos bastante más graves.

    Un rasgo de nuestra forma de estado es la naturaleza relativista de sus actos en el sentido de que se esfuerza en no aceptar moral autónoma que le sea aplicable y crea la suya propia en una dinámica ad hoc.
    En esta situación el Derecho se degrada funcional y simbólicamente. Deja de ser universalmente respetable, se hace maleable y basado en la mera fuerza.

    Que, en función de su autoría, determinados actos sean o no susceptibles de tratamiento penal no altera el fondo que algunos de los encausables teóricos tengan la capacidad de excluirse de los códigos legislando su inmunidad, su imputabilidad o su indulto, un concepto éste que sobrevive desde la monarquía absoluta.

    Esta tremenda Falla, esta parcialidad jurídica, no suele cuestionarse pero, dejando la ética a un lado, es Letal para un sistema que ahora mismo tiene a varios transgresores penales de facto --orgullosos de serlo y buscando titulares por ello-- dirigiendo la vida de algunos millones de españoles.
    Lo del Sr. Sáenz, propiamente contextualizado, se parece más a una olita de bajo porte en un mar de olas montañosas.
    Saludos

  • Buenas a todos:

    Soy lector asiduo, pero nunca intervengo. Sin embargo, en este caso creo que el Sr. Oquendo, ha diagnosticado la enfermedad y no sus sintomas como nos ocurre a la mayoria frente a problemas complejos. Es como mi dolor, de espalda. A golpe de padecerlo, pienso que es lo normal y no me planteo que mi problema viene de que piso mal.

    El relativismo y el pragmatismo corto-placista al que estamos llegando nos conduce a pensar que actos impropios, deben de ser castigados en función del interés circunstancial y no de la justicia. Probablemente, esta sea la causa última de todo nuestros desvelos econónomico-politícos actuales.

Los comentarios están cerrados.

https://best-cooler.reviews/

look best-cooler.reviews

www.eurobud.com.ua

Centro de preferencias de privacidad