Escuela privada y meritocracia

Antonio Cabrales (@cabralestweet) y Florentino Felgueroso (@ffelgueroso)

Según el Ministerio de Educación, en el curso 2013-2014, algo más del 31% de los alumnos de la enseñanza no universitaria cursaba estudios en centros que no eran de titularidad pública: cerca de un 25% en centros concertados y un poco más del 6% en centros privados. Como veremos la escuela privada claramente aporta beneficios para los alumnos por la vía de efectos de pares (peer effects). La cuestión es si esos efectos son exclusivamente mejoras cognitivas, lo que en principio no parece contrario a la meritocracia, o además hay un efecto red más objetable. En esta entrada proporcionamos evidencia bastante concluyente sobre el efecto red para el caso chileno, y alguna evidencia preliminar para España. Afortunadamente el ministerio está coleccionando información que permitirá replicar el estudio chileno para el caso español. Desde aquí les animamos a compartirla para que se puede dilucidar esta importante cuestión en un u otro sentido.

En el último Panorama de la Educaciónde la OCDE nos dice que en el año 2012, estábamos dos puntos por encima de la media en la asistencia a centros primarios y cerca de 20 puntos en la concertada, aunque hay países que nos superan ampliamente. Por ejemplo, en Chile, sólo el 40% de los alumnos de primaria van a centros públicos, un 53% iría centros concertados (o de titularidad privada pero que se beneficia de financiación pública) y un 7% a la privada.

Y es precisamente en Chile donde se ha realizado una investigación muy sugerente que utiliza el tipo de escuela para medir los efectos de las redes sociales en el mercado de trabajo. En concreto, queremos destacar aquí un estudio de Javier Núñez y Roberto Gutiérrez de la Universidad de Chile (aquí encontrarán una versión no técnica en castellano) que traza perfectamente las líneas que deberían seguir este tipo de investigaciones. Los datos que utiliza proceden de una muestra de Ingenieros Comerciales egresados de esta misma Universidad y el ejercicio consiste en diversas especificaciones de ecuaciones salariales con tres grupos de variables. Las primeras son las que se usan tradicionalmente en este tipo de regresiones: el sexo, la experiencia laboral, el tipo de empresa,… El segundo grupo recoge varias medidas del rendimiento académico y el tercero son medidas del origen socioeconómico con variables como el tipo de colegio al que asistió antes de ingresar en la universidad o su ascendencia (el número de apellidos vasco-europeos, no españoles).

En una primera etapa constatan que el efecto del rendimiento académico sobre los salarios es claramente positivo independientemente de contexto socio-económico de procedencia. Sin embargo, a continuación, separan los egresados en varios grupos, en función de los indicadores del origen socioeconómico, uno de ellos, el tipo de colegio. Pues bien, para los egresados que procedían de escuelas públicas las correlación de los salarios con la nota es clara y fuertemente positiva. Para los procedentes de escuelas privadas, la correlación es prácticamente nula.

No se nos ocurre mejor forma de demostración del poder de las redes sociales. En un futuro, esperemos que cercano, seguro que el Ministerio de Educación facilitará datos similares para España, dado que ya dispone de cruces de datos de egresados con las vidas laborales. El tipo de colegio de origen es un información que suele figurar en la matrículas y por lo tanto también debería estar disponible. Mientras tendremos que contentarnos con alguna evidencia preliminar como la que presentamos aquí, también sugerente pero no definitiva como la que acabamos de resumir para Chile.

En esta entrada queremos explotar unos datos bastante únicos en España, la Encuesta de Opinión Politica y Política Fiscal (EOPPF) realizada por el CIS cada año en el mes de julio, que proporciona información sobre el tipo de escuela en el que cursaron la enseñanza primaria, así como su percepción de la meritocracia en España y otras características individuales como su nivel educativo o su situación en el mercado de trabajo. Estas preguntas se llevan realizando desde el año 2010, así que también nos pueden indicar cómo ha evolucionado la percepción de la meritocracia en nuestro en los momentos más crudos de esta última recesión.

Efectos de los pares cognitivos y tipo de colegio

A diferencia del estudio Chileno al que nos referimos en la introducción, no disponemos de información sobre las habilidades cognitivas de quienes fueron a la escuela privada, en comparación con los de la pública o concertada en el momento en el que finalizan sus estudios.

La única información que poseemos al respecto es la procedente de estudios internacionales como los de PISA y para alumnos de la ESO (de 15 años). Y, aquí, estudios como los Zinovyeva, Felgueroso y Vázquez nos dicen que las diferencias de rendimientos medios que se suelen obtener a favor de los alumnos de centros privados se anulan cuando se tienen en cuenta los niveles educativos de los padres de los alumnos y de sus compañeros en la escuela. Es decir, en España ciertamente existe un efecto de los pares (peer effects) cognitivo en los centros privados, pero no son mayores que los que se obtienen en colegios públicos si los padres de los alumnos tienen características similares (por ejemplo en su nivel de estudios).

La percepción de la meritocracia

En la EOPPF también se pregunta desde el 2010 por la opinión sobre la meritocracia en España de los encuestados. En concreto se realiza la siguiente pregunta: Hay quienes piensan que la posición económica de las personas depende casi exclusivamente de su esfuerzo, educación y valía profesional (en una escala de 0 a 10, se situarían en el punto 0). Otras piensan que lo que realmente importa es el origen familiar, los os o simplemente la suerte éstas se situarían en el punto 10). ¿Qué cree Ud. que influye más en la posición económica que alcanzan las personas en España?

Con estos datos, hemos realizado unas regresiones sencillas para estimar los determinantes de situarse en una u otra posición de esta escala. En concreto, estimamos un modelo probit ordenado agrupando en 5 valores (de 0 a 2, de 3 a 4, 5, de 6 a 7, y de 8 a 10) y dos modelos probit, el primero que estima la probabilidad de percibir que la meritocracia tiene escasa influencia en la posición económica de las personas (valores de 8 a 10) y otro que estima la probabilidad de que se perciba todo lo contrario (valores de 0 a 2).

Los resultados principales de estas estimaciones se presentan en el Cuadro 1. En concreto, pueden constatar que existen tres variables que resultan muy significativas en la percepción de la meritocracia. En primer lugar está la edad (la gente joven no cree mucho en la meritocracia, mucho menos que los mayores). Por otra parte, a mayor nivel educativa, también mayor percepción de que la meritocracia influye en las posición económica de las personas. Y finalmente, el año en que se realiza la encuesta también es importante, mostrando que en años recientes (esencialmente en los años 2012 y 2013), la percepción de la meritocracia ha ido empeorando.

CUADRO1.ESTIMACIONES_MERIT

Una vez fijadas estas variables de control, observamos que en realidad el hecho de haber cursado la enseñanza primaria en colegios privados o públicos no parece tener mucha importancia en los dos primeros modelos. Sin embargo, sí que encontramos un efecto significativo en el tercer modelo, según el cual haber cursado sus estudios primarios en un colegio privado aumenta probabilidad de percibir que la posición económica de las personas se determina meritocráticamente, en comparación con los que fueron al colegio público (y también al concertado y a las personas sin estudios) .

La realidad

Para comprobar si existe una relación entre escuela privada y situación laboral en la práctica, más allá de se pueda percibir subjetivamente, podemos ir directamente a los datos que ofrece la Encuesta OPPF. En concreto, veremos aquí si las que fueron a la escuela privada tienen una mayor probabilidad de situarse en la élite del mercado de trabajo, es decir, en ocupaciones de directivos o gerentes de empresas. Repetimos el modelo probit con las mismas variables de control que en el Cuadro 1, pero sólo para la población de 18 a 64 años y para estimar los determinantes de la probabilidad de ser empleado como directivo. Como se puede ver sale claramente positivo y significativo el haber ido a un colegio privado, con un aumento de 3.4 puntos respecto de la probabilidad que tiene una persona que haya cursado la enseñanza primaria en un colegio público. Estos son muchos puntos si se tiene en cuenta que la probabilidad observada de ser directivo o gerente es algo inferior al 7%.

Cuadro2_esrtimaciones_directivos

Conclusiones

Como decíamos al empezar, en España no hay un “smoking gun” sobre falta de meritocracia laboral en el sector privado, como sí existe en Chile (el público de designación política es otra cosa, como no dejan de recordarnos los recientes escándalos, por ejemplo en el IEF). La escuela privada proporciona un efecto de pares cognitivo en nuestros lares, pero dado que ese efecto sería igual si los mismos padres llevaran a sus hijos a una escuela pública cabe preguntarse si la razón no es que además hay un efecto de red y el precio de la escuela les permite excluir a otras personas de esos beneficios. Esa parece ser la percepción de los encuestados del CIS. Afortunadamente el ministerio de educación ya dispone de la información para desmentir esa percepción si es incorrecta. Ardemos en deseos de disponer de esos datos para ver si somos como Chile o como Suecia.

Hay 17 comentarios
  • Me parece muy interesante la primera etapa del estudio chileno, la que desagrega la relación entre salarios y notas en función del tipo de centro. ¿Existe algo parecido para España?

    • Como decimos en la entrada aun no hay datos pero el mimisterio los esta recopilando y esperamos que no los escondan bajo siete llaves con alguna excusa.

  • Una cuestión interesante. Lo que sucede es que también puede haber diferencias en los niveles de calidad de la educación que no estén relacionadas con los niveles de formación de los padres, ni con el tipo de compañeros, ni con el efecto red. La pregunta que sería muy interesante sería si, una vez aislados esos efectos, la calidad es mejor en la pública o en la privada para cada característica a estudiar. Quizá las mayores fortalezas de la privada se transmitan al estilo de los gerentes, porque en parte ese estilo depende de los valores adquiridos en la escuela. Y sería muy interesante analizar si lo que pueda influir la escuela en el estilo gerencial puede conducir a que sólo se contraten gerentes que tengan ese "sello", sirviendo de barrera a la entrada. Si esas características apenas se transforman en una mayor productividad, sino en requisitos inaccesibles para la inmensa mayoría, eso puede crear una sociedad menos productiva. Si se pudiese encontrar un nexo entre esas características y un sustancial incremento en la productividad, convendría plantear cómo pueden estar al alcance de la escuela pública y concertada, y si eso no fuese posible, cómo hacer partícipe al resto de la sociedad de esas ventajas.

    Un cordial saludo.

    • Pues una vez aislado el efecto padres de companeros no hay ningun efecto de la privada. Eso no quiere decir que en algunas no haya practicas gerenciales superiores, solo que en su conjunto no anyaden valor por encima de las publicas, mas alla de congregar padres mas educados.

  • Seguramente la variable clave sea el nivel económico de la familia.
    A mayor nivel económico, mejor educación-incluyendo profesores particulares y materias extra-academicas como música etc-, mejores curriculos y mejores puestos de trabajo.

  • Antonio: si, claro, pero lo que nos dice el estudio chileno es que, aún así, personas que proceden de familias con nivel económico bajo y consiguen buenas notas en la universidad, obtienen salarios menores que los que si proceden de un mayor nivel económico y han tenido notas mediocres.

  • Desgraciadamente en la universidad (escuela, institutos) no se enseñan adecuadamente idiomas, ni otra clase de competencias digitales, sociales etc. que cada vez son más demandadas por las empresas para algunas ocupaciones.
    Los padres con mayor formación/información/capacidad de pago intentar suplir estas carencias del sistema educativo con grandes costes en tiempo y dinero.
    Por tanto no es de extrañar que "cuando se tienen en cuenta los niveles educativos de los padres de los alumnos y de sus compañeros en la escuela no hay ningún efecto de la privada"

  • Aunque queramos creer que el ascensor social existe y es perfecto, existe solo parcialmente, cuando se combina un talento especial y algo de suerte en alguna gente que viene de abajo y llega a arriba, y que sería equivalente a los self-made desde muy abajo sin oportunidades educativas (como Amancio Ortega). El hecho de que pase no significa que sea generalizable.

    Desgraciadamente hay un efecto "pedigrí" que seguirá contando, así como hacerse favores entre gente de las élites. ¿o pensamos que alguien que repite un curso 3 veces como Froilán acabará en una contrata de limpiezas municipales?

  • Hola Antonio, ¿lo más parecido al estudio chileno de la meritocracia no sería ver como la correlación entre estudios post-primaria y la probabilidad de ser directivo difiere entre aquellos que fueron a un cole privado y los que fueron a uno público (con interacciones, o dividiendo la muestra)?

    En principio, una menor correlación entre haber ido a la universidad y ser directivo para los egresados de colegios privados sería sugestiva. Puede haber un sesgo en el sentido de que los que han llegado a la universidad a pesar de venir de un público son particularmente buenos en cosas no observadas, pero al fin y al cabo la misma crítica se puede hacer al estudio chileno con las notas, no?

    • Tienes razón, pero igual estaríamos capturando a los hijos de los dueños. Es verdad que eso también es falta de meritocracia, pero me gustaría más recoger a los "amigos de los hijos de los dueños", o a los amigos del CEO (o del presidente del gobierno, como nos dicen más abajo). Igualmente es un ejercicio que debemos hacer.

  • Un ejemplo muy caro del efecto de los pares cognitivos es la dupla Aznar - Vilallonga. En un país donde el principal medio de conseguir une mpleo son los conocidos, es determinante haber asistido a una escuela de élite: hijos de personas en buena posición (profesionales liberales y empresarios) que trabajan en las empresas de sus padres, o los de sus amigos, o que pueden recibir una ayuda o simple información sobre oporetunidades de esto. Esto no es meritocracia en ningún caso, pero si es el efecto de las escuelas, centros de secundaria y universidades privadas en las posibilidades de empleo de sus estudiantes. Por no hablar de los apellidos omnipresentes en Notaría, Abogacía, Política, Consejos de Administración....

  • Hola Eduardo,
    No pusimos las interacciones, ni separamos grupos para no liar mucho el post, pero tienes razón se acercaría un poquito más al ejercicio para Chile.

    Aquí van los resultados para la regresión con interacciones para los universitarios utilizando toda la muestra.

    https://dl.dropboxusercontent.com/u/3482653/Prob_direct_interac.png

    Como puedes ver los efectos marginales de la interacción con colegio privado tiene mayores efecto marginales que con colegio público.

    Y las regresiones con los universitarios por separado (con los del colegio público como referencia) dan al efecto marginal "colegio público" como positivo (y claramente significativo).

    https://dl.dropboxusercontent.com/u/3482653/Prob_dir_soluniv..png

  • El primer paso para tener universidades eficientes seria que el estado comience a evaluar oficialmente a las universidades por su producción académica, tal y como se hace en Reino Unido, y se liguen sus ingresos e incluso la continuidad de los departamentos a la actividad de los mismos. Combinado con una mayor liberalización de salarios y contrataciones se generarían los incentivos adecuados. Pero nadie tiene la voluntad de cambiarlo. El sistema funciona acorde lo que cabe esperar con las reglas existentes.

  • La falla del ascensor meritocrático, el enchufismo, la corrupción,... El efecto de todas estas prácticas va mucho más allá de lo que los números pueden indicar (hay quienes calculan el coste de la corrupción en % del PIB). El problema es el efecto psicológico que hace que no tengamos incentivos adecuados para hacer las cosas bien, con lo importante que esto tiene (desde apretar tornillos a hacer balances consolidados), tal y como bien decía el Sr Villaverde hace poco. "Que lo haga el enchufao, que pa eso gana tres veces más que yo". Y todo ello hace a las empresas menos competitivas y al país menos próspero. Con estos mimbres nuestro destino en una economía globalizada será parecernos más a México que a los USA, y no digamos que a Dinamarca.

  • Yo una vez hice un experimento estadístico que fue titánico para mi por mis escasos recuerdos de estadística y no sé si pude liarme un poco, pero en fin...
    Cogí los apellidos de un Consejo de Administración y, ayudándome con la página del INE que cuenta apellidos, tomé nota de las probabilidades de cada apellido y luego, con paciencia, multiplicando y dividiendo, calculé la probabilidad de que esos apellidos concretos hubiesen coincidido en un Consejo de 15 personas... aquello daba un resultado de millones de posibilidades en contra...pero ahí estaban ellos.
    Creo que por ese método podría estimarse el grado de "enchufismo" de muchos organismos.
    Pero no estoy muy seguro, para ser franco, porque que un apellido sea extraño no implica que sea de la élite, pero si miras listas de apellidos... te da una idea aproximada...
    Esto es, si te apellidas López, estadísticamente hablando, la has liao.

  • Muy interesante, pero, personalmente, me gustaría más encontrar respuesta a otro tema que también relaciona mérito y escuela: los profesores de la escuela concertada/privada son seleccionados por sus méritos y por haber demostrado que son los mejores profesionales de su sector o recurriendo a las redes de enchufismo/amiguismo tradicionales? Se puede ir a un colegio de estos presentar un muy buen curriculum y esperar que te contraten? Hay un mercado de profesores en el que las mejores escuelas seleccionen y se peleen por los mejores profesionales? Alguien conoce el caso de algún profesor de la pública que haya pasado al sector privado (digo yo que, igual son pocos, pero seguro que alguno bueno, y hasta excelente, seguro que hay)? Los salarios son más altos en las mejores escuelas para así atraer a los mejores profesionales (en Estados Unidos, por ejemplo, la respuesta a esa pregunta es clara)? El sector educativo privado, como cualquier otro sector económico privado, despide a los profesionales que no ofrecen un buen rendimiento (que, seguramente, serán pocos, pero alguno también habrá)? Podemos comparar, por ejemplo, la estabilidad laboral en colegios religiosos con la cualquier otra actividad económica del sector privado? Lo digo por que no sé hasta que punto el sector educativo privado funciona con una lógica de empresa privada en la que lo que se tiene en cuenta es el mérito y el rendimiento profesional.

Los comentarios están cerrados.

exstraeconom.kiev.ua

www.kinder-style.com.ua