A Vueltas con los Precios

Este post es la continuación del que publiqué el 27 de julio. Entonces me preguntaba por las razones de los propietarios o de sus agentes para no bajar los precios de los apartamentos en la playa a pesar de su baja tasa de ocupación. En los comentarios se sugirieron dos respuestas: una apelación al orgullo ancestral español ---que es una forma poética de apelar a la irracionalidad: "los españoles preferimos que nos partan el brazo antes de darlo a torcer"; y una apelación a la racionalidad ultrasofisticada: en algunos mercados los vendedores fijan sus precios de manera estratégica, aunque cueste trabajo entender "cuál será su maldita estrategia". Cuando le devolví las llaves a la propietaria de la inmobiliaria que gestiona los alquileres de Los Tamarindos no pude resistir la tentación de preguntárselo a ella.

Su respuesta fue un tanto incoherente pero entendí tres cosas: primera, los precios los fijan los propietarios; segunda, a muchos de ellos los alquileres no les importan demasiado "solo pretenden que les ayuden a pagar los gastos de comunidad"; y, la mejor de todas, "más vale poco y bueno que mucho y malo". Esta última primero me resultó difícil de entender: ¿qué puede haber de malo en alquilar un apartamento con unos muebles elementales y prácticamente indestructibles al precio que sea? Hoy se me ha ocurrido otra explicación que tiene que ver con los costes fijos, que desgraciadamente están ausentes de la mayoría de los modelos de decisión. Todas las actividades requieren una parte de nuestra atención para llevarlas a buen puerto. Todas ellas compiten por nuestro tiempo y por nuestra energía y algunas, simplemente, no pasan el corte. No nos compensa activarlas. Por eso a veces no aprovechamos todas las oportunidades de beneficio ni todos los márgenes de arbitraje. Para que me compense preocuparme por el alquiler de mi apartamento, me tienen que pagar por lo menos cien euros al día. Si me van a pagar menos, prefiero preocuparme por otras cosas y tenerlo vacío. "Bonita historia" me dice el Gordo que no puede resistirse a leerme por encima del hombro mientras escribo. "Explícame entonces por qué a partir del quince de septiembre el mismo apartamento se alquila por treinta y dos euros".

Hay 6 comentarios
  • Ofrecele a la doña un precio mas bajo. A mi me encanta negociar a la baja precios. Como ¿Como si no, me justifico comprarle a mi hijo una camisa del Barça, aunque sea de Iniesta? Los precios se negocian. Yo he negociado con taxistas en Minneapolis. Danos una alegria y vuelvete a Menorca a un precio más bajo del anunciado.

  • No sé si me lo termino de creer. Por favor, cuéntanos los detalles...

  • Lo de la camisa del Barça no es coña. Estaban a 25 euros en toda Barcelona. Esperé a que la tienda estuviese vacía y la saqué por 22. Lo del taxi tampoco. Iba del downtown de Minneapolis a mi casa, y el taxista me preguntó que por dónde. Le dije que por Lyndale lo que le pareció un disparate por lo ineficiente. Le dije que si me cobra por metros voy por el camino más corto. Y que si quería ir por el más rapido tenía que compartir la ganancias. Negociamos un descuento de 4 o 5 dólares. Al final se los perdoné por que yo iba colocado y porque el taxista apreció mi conocimiento de los mosquitos de su pueblo, Mombassa, que son los más grandes y los más cabrones del mundo.

  • Hablando de regateo y mosquitos cabrones:
    Hice la mili en Melilla (mais oui...) donde regatee de lo lindo en los mercadillos. La idea que tenía era que habia lugares donde es obligatorio seguir el juego y regatear, sino quedas como un imbécil. Evidentemente, tenía tiempo para negociar con todos los tenderos que quisiera y adquirir la información necesaria para conocer el precio mínimo.
    Si hubiera ido de turismo, sin tiempo para regatear con todos ellos y tener información sobre este precio, me hubiera quedado satisfecho con la rebaja ofrecida por el primer tendero y volvería a casa contando lo barata que me salió la chupa de cuero.
    La heterogeneidad en el tiempo disponible y en la satisfacción por la rebajas que obtengamos le otorga al tendero de lugares turísticos su particular poder de monopolio, vaya que puede discriminar, de ahi el regateo. En el caso de los apartamentos de Menorca, seguro que merecería la pena regatear, pero, por algo, no es Melilla, ni Benidorm... y por favor, dejemosla como está.

    Otro ejemplo de monopolios y regateo, este si me deja perplejo:
    Solicito a la agencia de viajes de la uni que me gestione los vuelos a Madrid para el mes de septiembre. La agencia es monopolio: es la única forma que tengo de pasar el gasto por proyecto sin tener que adelantar el dinero de mi bolsillo. En la primera gestión me ofrece la misma tarifa básica que en la página Web de la única compañía que tiene este tipo vuelo (sin AVE a la vista): 278,88 euros x 4 viajes = 1115,52 euros. Se supone que la compañía y la agencia garantizan la tarifa mínima. Pregunto si no tienen algún vuelo más barato a otras horas. Me dicen que el monopolio autoriza la operación y me hacen una rebaja sustancial para los mismos vuelos. Segunda gestión: 440 euros menos que en la primera, con un mínimo de 117,88 euros y un máximo de 239,88 euros/viaje.

    ¿Dónde está la diferencia entre el tendero de chupas de cuero de Melilla y el doble monopolio al que tengo que acudir para viajar a Madrid? Algo se me escapa ...

    (No doy nombres de compañías, seguro que tienen sus buscadores y no me vayan a penalizar la próxima vez, pero es simple: son las más que más facturan)

  • La mayoría de la gente sólo quiere oír hablar "de su libro" .Da igual lo que pase , no se da cuenta de que las cosas no van a volver a ser como fueron . Creen que el crédito volverá y que el bache sólo ha sido pasajero .¿Bajaran los precios de los apartamentos el año que viene ? .Yo apuesto a que si .Pero para eso habrá que esperar .

    y sino a regatear

    saludos

  • Javier:

    A mí se me ocurren un par de razones. La primera es que un apartamento en la playa en verano en Alicante es un bien distinto a un apartamento en la playa en Alicante en diciembre. Son diferentes mercados que satisfacen demandas bien diferentes. En particular, el primero lleva implícito un bien de ocio que el segundo no (y compite con hoteles también). Por otro lado, un apartamento en alquiler está sujeto a un problema de riesgo moral que el apartamento a la venta no. Los arrendatarios tienen menos cuidado con el bien que usan que los propietarios. Le pasa lo mismo a los coches de alquiler. Por eso dijo la señora "más vale poco y bueno que malo y mucho". Al discriminar al alza está compensando por los costes extra de mantenimiento.

    Otra cosa es por qué puede ser que el precio de los alquileres en Madrid, por ejemplo, se muevan más lentamente que los precios de venta. Este es un caso en que la historia de sticky prices se ajusta perfectamente. Los precios se pueden renegociar cada 5 años, periodo durante el cual sólo cambian de acuerdo con el IPC. Además. la ley protege excesivamente al arrendatario, lo que agrava el problema de riesgo moral.

    A mí, en Minneapolis, en el año 93, mi landlord nos rebajó en 100 dólares el alquiler mensual del apartamento para que mi roommate y yo no nos marcháramos. Pues en eso cifraba el coste de mantenimiento adicional debido al riesgo moral (también se puede incluir el problema de selección adversa).

    Saludos,

    Antonia

Los comentarios están cerrados.

автоматические поливочные системы

сколько стоит покурить кальян киев