- Drugevijesti - http://drugevijesti.info -

Recuperación: A vueltas con la rotación laboral

Drugevijesti Visual y Básico,

Para que nadie considere un éxito  la caída de la tasa de temporalidad de nuestra economía. Para que quién no conozca la magnitud de la rotación laboral en España abra bien los ojos y  se asombre. Y para que todos nos preocupemos un poco más, si cabe, porque el crecimiento de esta rotación laboral parece imparable.

¿Por qué cayó la tasa de temporalidad?

La tasa de temporalidad es el cociente entre el número de asalariados con contrato temporal y el número total asalariados. Es el indicador habitual para medir el peso de los empleos temporales en una economía.

En el año 2014, nuestra tasa de temporalidad  fue, en media, del 24.2%. Aún sigue siendo muy elevada, unos 10 puntos por encima de la media de la UE-28,  sin embargo, es hoy 7 pp inferior a la que se estimó al inicio de la recesión, en el año 2007 (vean esta entrada reciente en Drugevijesti)

Debería  quedar claro que esta disminución tan  sustancial no debe atribuirse al logro de una política económica o al acierto de cualquiera de las dos reformas laborales que se aprobaron en ese período, al menos sólo en base a este indicador.  La mayor parte de esta caída se debe simplemente a un efecto composición, más que a una mejora en las tasas de temporalidad de los colectivos más precarizados de nuestro mercado de trabajo. La crisis ha tenido un impacto dramático en la composición demográfica del empleo asalariado. Colectivos con mayores tasas de temporalidad  (como los jóvenes o la personas con menor bagaje educativo) han perdido mucho peso entre los asalariados, tirando de la media de la tasa de temporalidad hacia abajo.

Este hecho se ilustra en el Gráfico 1, donde se ha dibujado la tasa de temporalidad (en rojo) que tendríamos si la distribución de los asalariados por sexo, edad – de 10 en 10 años, nivel educativo – 3 grupos - y CCAA, se hubiera mantenido como en el año 2007. En concreto, si el peso de cada grupo no se hubiera alterado,  la tasa de temporalidad agregada sería del 29.5% en lugar de 24%, es decir, muy cercana a la del 2007.

Graf1_ttemp

Los flujos de paro y de empleo: unas cifras asombrosas

Pero la tasa de temporalidad no deja de ser un indicador sucedáneo de la rotación laboral. En  cualquier mercado de trabajo se crean y destruyen continuamente relaciones laborales o emparejamientos entre trabajadores y empresas, que generan flujos de altas y bajas en registros administrativos, tales como el paro registrado o las afiliaciones a la seguridad social.  La magnitud de estos flujos es mucho más espectacular que las variaciones de ambos registros tal como nos la comunican mensualmente.

Por ejemplo, a 31 de enero había registrados unos  4,5 millones de parados, unos 78 mil más que a finales del 31 de diciembre del 2014. Entre ambas fechas, sin embargo, se registraron 538 mil nuevos parados (flujo de entrada o altas), mientras que 460 mil han dejado de serlo (flujos de salida o bajas). Es decir, el aumento del paro en 78 mil fue fruto de casi 1 millón de altas y bajas laborales.  Y, en realidad, esta cifra subestima todo el proceso de rotación laboral que se ha producido a lo largo del mes de enero, dado que se han generado muchas más altas y bajas de personas que aún así mantuvieron su condición en el fichero de demandantes de empleo a finales de cada mes. Pero bien, aún comparando sólo estos dos días, tendríamos una tasa de rotación del 22% ((altas + bajas)/media de parados al final y al principio del período).

El Gráfico 2 muestra como han evolucionado estos flujos mensuales de entradas y salidas en el  paro registrado desde 2006. Como se puede observar, con la crisis, se ha producido un salto en la rotación laboral (suma de altas y bajas)  pasando de una media mensual de 700 mil a cerca de 1 millón. Con este primer año de recuperación no parece haber rebajado estas cifras. De hecho, en enero de 2007 el aumento del desempleo fue muy similar al de enero de 2015, pero tanto las bajas como las altas del paro fueron superiores en un 36% en este último mes.

Graf2_flujosParo

 

La ascensión imparable de la tasa de rotación laboral

Los flujos del fichero de afiliaciones a la Seguridad Social en alta laboral son aún más espectaculares. Como se puede ver , la suma de altas y bajas ya superan los 3,5 millones en finales de dos meses consecutivos.  Las afiliaciones no sólo son trabajadores en alta. Se puede producir una doble contabilización de personas que estén en más de un régimen de cotización, pero son casi una excepción y desde luego no pueden explicar estas magnitudes ni su evolución tan dramática.

Concluimos aquí con el gráfico de tasas de alta, baja y rotación laboral (altas + bajas) de estas afiliaciones. Verán que estas tasas no han parado de crecer a lo largo de esta recesión. En parte porque en el denominador  aparece la afiliación que ha caído de forma espectacular durante unos años, pero precisamente por esta misma razón no hemos de preocupar. El año pasado ha cambiado la tendencia en la afiliación, pero la rotación laboral ha seguido creciendo al mismo ritmo y ha batido nuevos records, superando el 22%

Graf3_tasasafilSS

En definitiva, creo que el Gobierno haría bien en tener en cuenta estos datos, en especial, cuando busque indicadores para hacer una valoración general de sus reformas y cuando le entreguen solicitudes de que se amplíe aún más el uso de la contratación temporal  ().