- Drugevijesti - https://drugevijesti.info -

¿Españoles? No, Gracias

Hace ya muchos años, en las escuelas de Bretaña, en el noroeste de Francia, se ponían carteles que decían: “A los Alumnos del Colegio: Está prohibido hablar Bretón y escupir en el suelo.” (aquí hay una foto de uno de esos carteles). Hoy quizás habría que añadir que ser español también está prohibido.

¿A qué viene todo esto? Esta mañana hablaba con un amigo mío de Madrid. No voy a dar muchos detalles pero es una persona de muy considerable sofisticación financiera (yo conozco pocas personas que sepan tanto como él del sector financiero europeo), de muy alta renta y de un patrimonio considerable. Es decir, el epítome de un inversor racional, cuidadoso y con conocimiento de causa y, más que probablemente, con un riesgo crediticio mínimo.

En los últimos meses buscaba diversificar parte de su cartera y pensó que invertir en inmobiliario en Francia no sería una mala idea. Después de buscar mucho y con buen consejo, encuentra una propiedad que es una buena inversión a un precio excelente (en un correo me ha enviado todos los detalles de la financiación y flujo de caja del tema y la verdad es que tiene muy buena pinta). Pone una oferta agresiva (en el sentido de un precio incluso por debajo del que se pedía), el dueño acepta (era británico, así que probablemente tiene menos ilusión nominal que los mediterráneos) y lo único que falta es cerrar la financiación.

Al rato le llama el bróker de hipotecas y le dice que, aunque los bancos franceses siguen dando hipotecas a tipos de interés ridículamente bajos para la misma propiedad (incluso comprada a precios más altos y con menos colateral), la hipoteca para esta transacción ha sido denegada porque hay una directiva interna para no dar ni un préstamo a rusos, griegos, portugueses y españoles.

Y antes de que el lector se me revolucione y acuse a los franceses de maldades mil, pregúntese, ¿querría usted hacerle un préstamo a un griego o un ruso?

Pues eso, que nos hemos cargado la reputación del país y encima tenemos un gobierno que, siguiendo con las cosas que dicen los franceses (en este caso sobre los Borbones galos), Ils n'ont rien appris, ni rien oublié (no aprenden nada y no olvidan nada), y que va por el mundo diciendo tonterías sobre las inversiones chinas.

En fin….