- Drugevijesti - http://drugevijesti.info -

Historia económica de Australia: una guía rápida

Durante este último mes de Diciembre he tenido la fortuna de haber sido por 10 días un huésped del . Preparando la visita me di cuenta que mis conocimientos de historia económica de Australia, más allá de las generalidades de sus tradicionales exportaciones de lana y otras mercancías, eran casi inexistentes. Para aprovechar más la visita y para incorporar la experiencia australiana en mi clase de historia económica global, decidí dedicar cierto tiempo para aprender sobre el tema (los vuelos de Filadelfia a Sidney y de Sydney a Madrid dan para muchas lecturas, sobre todo si como fue mi caso, tuve que pasar por China) y preparar, como suelo hacer en estos casos, una breve bibliografía.

Al completarla, pensé que compartir esta bibliografía con los lectores de Drugevijesti podía ser una buena idea por dos razones. Primero, porque algún lector puede encontrarla útil. Segundo, y de manera egoísta, porque de esta manera espero recibir sugerencias adicionales y comentarios. En Australia hablé con bastante gente que sabe profesionalmente del tema, pero en unos días apenas puedo más que parchear las carencias de conocimiento a las que me refería.

Las “reglas del juego” de esta bibliografía son dos. Primero, me centraré en historia económica, no porque otros temas no sean de relevancia, sino por mis intereses personales. Sin embargo, como dijo (un importante economista australiano del siglo XX; ): “Australian history is, of course, largely economic history.” La colonización europea estuvo motivada, casi de manera exclusiva, por motivos económicos (incluido el original traslado de presos, diseñado como medida de ahorro y de expansión comercial) y, en ausencia de guerras civiles, revoluciones u otros acontecimientos que acentúan la historia de otros países, la evolución de Australia desde 1788 queda marcada de manera decisiva por los ciclos económicos. Además, la historia de Australia demuestra la capacidad de una economía dotada de inmensos recursos naturales (desde uranio a oro pasando por diamantes y carbón) de evitar los problemas de búsqueda de rentas y luchas continuas que han plagado la historia de países con similares regalos como Venezuela o Argentina. Como demuestra la figura en esta entrada, donde dibujo la renta per capita (en logs) de Australia y la de Estados Unidos como comparación desde 1820 a 2010 según los , la nación de Oceanía ha generado un altísimo nivel de ingresos para sus habitantes desde mediados del siglo XIX.

figureAustralia-page-001

Igualmente, su democracia que siempre ha estado entre las más avanzadas del mundo (con la excepción, claro, del tratamiento de los aborígenes y la política de white Australia), con invenciones como las del voto secreto (todavía llamado a menudo ) o el pago a los diputados (para permitir el acceso a la política de las clases menos acomodadas). Segundo, y como calificación a mi primera “regla”, presentaré una brevísima discusión de libros sobre la historia de Australia más en general.

Un primer paso es la (más las entradas complementarias que expanden la misma), que ofrece un contorno básico y una cronología elemental, lo cual facilita la lectura de otras obras.

Dos libros introductorios sobre historia de Australia son , de Stuart Macintyre, y , de Geoffrey Blainey. y son ambos reputados y famosos historiadores, con una notable presencia en la discusión pública de su país. Ambos parten, además, de una posición distinta. Stuart Macintyre, vinculado con la izquierda australiana desde joven, es muy crítico con el proceso de colonización, el tratamiento de los aborígenes, la posición de Australia en la guerra fría y con los cambios en la política económica en Australia desde principios de los años 80 del siglo pasado. Geoffrey Blainey, en comparación, tiene una visión más positiva de la historia de Australia y prefiere enfatizar, al estilo de los annales, cómo el desenvolver de su nación ha quedado marcado por la doble influencia de la distancia y el clima (una colección de ensayos sobre la profunda influencia de Blainey en la historiografía australiana aparece en ; Macintyre escribió, con , sobre los sobre la historia de Australia en las últimas décadas).

Aunque mi sugerencia sería leer ambos libros en paralelo, en caso de tener que elegir uno de los dos me quedaría con el de Blainey, no tanto por su posición más optimista (algo que dependerá del juicio personal de cada lector) sino por ser más conciso y estar mejor escrito. El libro de Macintyre, en muchas partes, es más un ensayo sobre la historia de Australia que una narrativa de la misma. Y aunque tales ensayos son de indudable interés, para el lector menos familiarizado con Australia pueden ser más complejos de digerir. Yo mismo empecé leyendo primero un capítulo en Macintyre y luego el equivalente en Blainey y, cuando llevaba como un tercio de cada libro, cambié a leer primero a Blainey.

Para más detalles, el siguiente paso son los dos volúmenes de la , editados por y Stuart Macintyre, a la que los lectores más afortunados de estar afiliados con una universidad con subscripción a las Cambridge Histories Online pueden acceder en la red (me imagino que muchos de los libros que voy a citar en esta entrada pueden ser de difícil acceso en España, lo siento mucho). La Cambridge History se divide entre capítulos narrativos y analíticos. Como todas las colecciones de capítulos, existe cierta varianza en la calidad de los mismos, pero en general son informativos y sintetizan la situación de la historiografía reciente.

Más antiguas son la colección de 5 volúmenes de la (editada por ) y los 6 volúmenes de A History of Australia de . No he leído ninguna de las dos pero son citadas a menudo. Finalmente, quería señalar , editada por y , parte de la .

Tras estas lecturas, podemos entrar ya en el tema principal de esta entrada, la historia económica de Australia.

tiene una a la historia económica posterior a 1788 y de , que incluye una detallada lista de referencias.

Del mismo autor, Meredith, en colaboración con Barrie Dyster, es un libro de texto sobre la historia económica de Australia en el siglo XX (y comienzos del XXI): . Aunque informativo, repleto de datos y cuidadoso, el libro sufre de dos problemas. Primero, no cubre en detalle el periodo anterior a 1914, con lo cual es deja muchos de los evento narrados fuera de un contexto adecuado. Segundo, como libro de texto, es algunas veces “seco” en su presentación (aquí una del mismo por ).

Más completo es , editada por y . Esta obra surgió como consecuencia de la Cambridge History of Australia y de la impresión por parte de Simon Ville de que era necesario un volumen específico sobre los aspectos de historia económica de Australia. Sospecho que, tanto por su calidad como por su amplio abanico de temas, esta obra será la referencia fundamental sobre el tema por bastante tiempo. Si tuviese que leer solo un libro sobre historia económica de Australia, este sería mi clara elección.

A mi me ha gustado, en particular, el capítulo 1 sobre la historiografía de la historia económica australiana escrito por y que traza las contribuciones de , , , , , los hermanos y , , y Geoffrey Blainey (cuyos libro , sobre la historia de la minería, y , sobre el efecto de la distancia en la historia económica de Australia son clásicos y, el primero, inspiración para el título sobre el libro de ensayos sobre su vida que citaba anteriormente). Aprender sobre la historiografía de un tema siempre me ayuda muchísimo a encuadrar los principales aspectos del mismo.

Otras monografías de relevancia:

1) , de (ed.), sobre el papel de los convictos (con gran aporte cuantitativo).

2) de , sobre las fuentes del crecimiento australiano. Este libro dialoga explícitamente con la literatura moderna en macroeconomía de crecimiento económico.

3) , de Stuart Macintyre. Este libro me ha parecido tremendamente ilustrativo, en especial por el destacado papel de los economistas australianos en el diseño de la estrategia económica durante la segunda guerra mundial y en sus intentos de reorganizar la economía australiana después de la misma. Como en muchos otros países exportadores de materias primas (Argentina me viene a la cabeza), existía en Australia la sensación de que el antiguo modelo de crecimiento intensivo en exportaciones estaba agotado, que exponía a la nación a demasiados riesgos de choques de precios y que era necesario moverse hacia un modelo con protección arancelaria, sustitución de importaciones e intervención estatal. Sin embargo, por una serie de razones (incluida la fortaleza del creado por y las decisiones de la Corte Suprema como propuesta por el ), Australia rompió con el modelo anterior mucho menos que Argentina.

4) , de , describe con detalle la política de protección arancelaria e intervención estatal en la industria a la que me refería anteriormente (otros dos libro de Bell son y , aunque personalmente no los he encontrado muy útiles).

5) , de Joe Rich, narra la vida de , el “padre” de , la marca equivalente a nuestra SEAT en motorizar la Australia de postguerra (con las ). Más en general, sobre la historia de la industria del automovil: , de Robert Maxwell Conlon y .

6) , de .

7) , de .

8) , de N.G. Butlin.

9) , de , pone a Australia en el contexto del Gran Pacífico. De este libro voy a “robar” muchas ideas para mi clase.

10) , de Ann Young, sobre los profundos cambios ecológicos causados por la llegada de los Europeos y su agricultura/pastoreo (aunque, a su manera, los aborígenes también cambiaron radicalmente Australia: , de ).

11) , de Colin White.

La residencia en la que estuve alojado se llamaba el (en un lugar privilegiado en el pleno centro de y literalmente a 10 metros de ). El nombre es en honor de , un economista que tuvo una importantísima influencia en el gobierno, en el banco central y en el tratamiento de los aborígenes (e incluida una con ). Como me comentaba , un nivel de influencia tan grande en tantas areas distintas quizás solo se explica en un país con apenas unos pocos millones de habitantes y que incluso en la Australia contemporánea (con ya 24 millones) tal influencia sería casi imposible. Una biografía de Coombs que me saqué de la biblioteca es y .

Construyendo sobre el tema de los “mandarines” de alto nivel en Australia (en especial de postguerra) y la orientación keynesiana de los mismos (los lectores de Drugevijesti saben que el tema de selección de élites me fascina), varias referencias adicionales son y, más detallados, de William Coleman (al que ya hemos mencionado), y y de .

Muchos de los funcionarios relevantes tiene entradas en wiki o lugares semejantes. Por ejemplo: , , , , , , , Fin Crisp, , (), , , y, por supuesto mis dos favoritos, y .

El mismo Reserve Bank of Australia tiene una historia curiosa, ya que solo existe desde 1960. Anteriormente, las labores de banco central estaban desempeñadas por el , que funcionaba a la vez como banco comercial y banco central de la nación (sobre los orígines del sistema monetario australiano, S.J. Butlin tiene y ).

Sobre temas monetarios, también me ha resultado iluminador aprender sobre la visión australiana de cómo debería de organizarse el FMI al final de la guerra, que sirve para romper el algunas veces en las luchas entre Harry Dexter White y Maynard Keynes. Una descripción de esta labor son varias publicaciones de , incluida su .

No querría terminar sin hablar, aunque solo sea brevemente, sobre la economía de los aborígenes. Noel Butlin tiene un provocador libro, , sobre cómo operaba la economía antes de la llegada de los Europeos. Geoffrey Blainey, de nuevo, ha sido profundamente influyente en el campo de la historia de los aborígenes más en general , con su libro , que cambió la manera en la que se estudiaba el tema cuando fue publicado en 1975, y, hace solo unos meses, .

Existe además una y una revista de historia económica australiana (), aunque la misma trata de temas más generales que meramente locales.

Y para cerrar, un libro sobre la , que incluye a muchos de los economistas que he discutido anteriormente y sobre la vida de (las ).

La próxima vez que vuelva a Australia ire algo más leido 😉