- Drugevijesti - http://drugevijesti.info -

La Televisión Que Queremos

Ayer, el Senado aprobó la nueva ley de financiación de RTVE. De nuevo, un tema de debate importante para todos dado el impacto de los medios en la vida política ha pasado sin mayor discusión. En parte ha sido porque los medios de comunicación, golosos por los nuevos ingresos que pueden obtener de la publicidad desaparecida de la televisión pública, no han querido revolver el tema. En parte porque el PP, con su táctica en las últimas semanas de abstenerse de todo tampoco ha dicho nada.
La ley tiene muchas disposiciones extravagantes. Por ejemplo, RTVE recibirá para su financiación la aportación del 3% de los ingresos brutos de las televisiones privadas estatales en abierto, el 1,5% de los operadores de pago y el 0,9% de las empresas de telecomunicaciones. El qué pongamos un impuesto a las televisiones y las empresas de telecomunicación no es en si mismo una mala idea: ambas industrias disfrutan del espectro que nosotros nunca subastamos sino que asignamos a dedazo (“beauty constest” es el término más fino) y por tanto parece lógico que intentemos recuperar parte de esta transferencia que le hicimos a un grupo particular (aunque existe un contrargumento basado en que el impuesto a la producción de una empresa con poder de mercado como las telecos debe de ser negativo para reducir la ineficiencia causada por la baja producción y los altos precios, pero dejemos eso para otro momento).
Lo que no está claro en ningún momento es porque este nuevo impuesto tiene que ir a financiar RTVE. ¿Deberíamos construir un hospital más o pagar la televisión pública? De nuevo, la restricción presupuestaria olvidada por todos. Y es más, ¿qué televisión pública queremos? Existen al menos tres posibilidades:
1) La que teníamos ahora: básicamente una televisión privada de propiedad estatal que da un poco más de espacio a temas “nacionales.”
2) La BBC, como 1) pero pagada por un canon de los usuarios. Parece que la ley actual quiere algo así excepto que el canon, en vez de pagarlo directamente, lo vamos a pagar en el teléfono.
3) La americana: una televisión minoritaria, barata y donde uno puede ver programas de debate, documentales y opera.
Yo tengo mis preferencias claras pero parece ser que, o bien estas son muy peculiares ya que nadie ha dicho nada sobre la nueva ley o es que no se ha pensado mucho sobre el tema.