- Drugevijesti - http://drugevijesti.info -

Diez Negritos

Como habréis visto, la o sea, el Estado Alemán ha pedido que le presten 6.000 millones y el mercado sólo le ha querido dejar, al tipo (bajísimo) de interés ofrecido, 3.889 millones. La reacción en el mercado de deuda alemana no se ha hecho esperar.

Figura 1. Precio del Bono Alemán a diez años: evolución durante el 23/11/11 (subasta a las 10)

La noticia es mala para la zona Euro, dado que es seguro que va a aumentar los recelos de Alemania ante las peticiones de que financie a las economías del sur de Europa. Probablemente, Austria y Francia perderán su AAA antes de fin de año, y Alemania se verá en la tesitura de ser, casi sola, la garante implícita de la deuda de toda la EuroZona.

El Euro, que ha aguantado todos los embates bien (dado que no está claro que una crisis del Euro, en la que al final salieran de éste economías del sur fuera mala noticia para su valor) empieza ahora a sufrir también.

Figura 2. Tipo de cambio del Euro, evolución durante el 23/11/11

En circunstancias normales sería erróneo leer mucho de un solo movimiento así. Pero en este caso, creo que es muy significativo. Es una muestra más de que los mercados europeos de deuda pública están gripados- no funcionan en absoluto para nadie, mostrando los inversores de fuera de la Eurozona una desconfianza absoluta en el Euro.

¿Cuánto podemos aguantar así? Para España, el problema no es tanto el Estado, que si podrá seguramente aguantar financiándose a tipos reales del 5% (si, los tipos nominales han sido mucho mayores en el pasado, pero no olvidemos que la inflación fue mayor al 10% hasta el 85, y mayor al 6% prácticamente hasta el 92). El problema es el sistema financiero y las empresas, que a estos tipos, y con la demanda por los suelos, van a sudar tinta para sobrevivir.

El problema es que, más allá de nuestros problemas, el camino de pérdida de confianza en el Euro continúa en una dirección constante, sin límite aparente, y sin que las cada vez menos creíbles instituciones y políticos de la Unión sean capaces de hacer nada para detenerlo. Primero fue Grecia, luego Irlanda, luego Portugal, luego Italia y España, luego Francia y Bélgica, luego Austria, finalmente Holanda y Finlandia y por fin, ayer, empezó a llegar a Alemania. Me recuerda a  la rima americana que da nombre a la novela de Agatha Christie:

Diez negritos salieron a cenar;

Uno se asfixió y entonces quedaron Nueve.

Nueve negritos estuvieron despiertos hasta muy tarde; Uno se quedó dormido y entonces quedaron Ocho.

Ocho negritos viajaron por Devon. Uno dijo que se quedaría allí y entonces quedaron Siete.

Siete negritos cortaron leña; Uno de ellos se cortó en dos mitades y entonces quedaron Seis.

Seis negritos jugaron con una colmena; Una abeja picó a uno de ellos y entonces quedaron Cinco.

Cinco negritos hicieron la carrera de Leyes; Uno se hizo magistrado y entonces quedaron Cuatro.

Cuatro negritos fueron al mar; Un arenque rojo se tragó a uno y entonces quedaron Tres.

Tres negritos se pasearon por el zoo; Un gran oso mató a uno de ellos y entonces quedaron Dos.

Dos negritos se sentaron al sol; Uno de ellos se tostó y sólo quedó Uno.

Un negrito quedó sólo. Se ahorcó y no quedó...

¡Ninguno!"