Los tests de estrés: ¿quién es el ‘Gallina’ entre el BCE y el Reino de España?

De una forma u otra, la reforma laboral avanza. De hacerse bien ahora (lo cual es sólo una posibilidad para la que ahora CiU tiene la llave y nuestros mejores deseos), puede mejorar la tasa de crecimiento de la economía española de una manera muy importante, y facilitarse un ajuste más rápido en precios (salarios) y no cantidades (desempleo) del mercado laboral. Además, las pensiones volverán, esperamos, a la agenda, pronto, y el déficit público puede empezar a estar encaminado con esto y los recortes del decretazo. Todo muy importante; pero como hemos repetido desde Drugevijesti, el punto de partida de la crisis actual y la clave de su reconducción es la interacción entre el sector financiero y el inmobiliario, y hasta que no demos con la solución a este problema, seguiremos a un paso del precipicio. La situación actual, en la que el sistema financiero español no tiene acceso a los mercados de capitales, es insostenible. Analizo ahora los elementos de esta solución.

1. La situación actual.

La única fuente de financiación disponible en la actualidad para el sistema financiero español es el Banco Central Europeo, que ha vuelto a comprometerse a proveer ”liquidez” a los bancos y cajas.

La razón por la que el mercado no se fía, como hemos dicho en otras ocasiones, es que nadie entiende el riesgo inmobiliario de las distintas entidades financieras, debido a la muy opaca situación de este mercado. Por resumir, los acreedores e inversores potenciales no entienden por qué las pérdidas en crédito a promotor son tan bajas, dada la enorme burbuja inmobilaria que hemos sufrido. Como no hay casi transacciones, literalmente ninguna en propiedad comercial (con la excepción de sales y lease backs) y muy pocas en propiedad residencial, es imposible determinar precios verdaderos de mercado, y por tanto los balances de bancos y cajas reflejan precios históricos y muy diferentes de los que el mercado imagina son los reales. No ayuda, claro, el hecho de que la mora en las Cajas haya aumentado sospechosamente poco, ni que los créditos a promotores sigan refinanciándose indefinidamente (para una explicación más en detalle ver por ejemplo “Es hora de que el BdeE pase a la accion” o  “Sistema financiero: ¿nos podemos creer los datos de mora?”). Como el mercado no entiende el riesgo, se cierra, y ni los buenos ni los malos riesgos reciben financiación, y sólo el BCE sigue financiando al sistema financiero.

Obviamente, esto es insostenible. Al BCE europeo no le gusta la situación, y preferiría que el Reino de España se comprometiera a sanear los bancos y resolviera el problema sin recurso al BCE—si fuera necesario a través del recurso al vehículo de rescate creado por la Unión  europea. A España  esto no le interesa- el país se puede financiar bien de momento (indirectamente, gracias al BCE) y el gobierno no cree que los bancos tengan realmente necesidades de financiación, sino que considera que éstos se enfrentan a un problema simplemente de liquidez para el que lo mejor es esperar.

El juego entre España y el BCE es un clásico juego de Chicken—el lector que no se acuerde (o no estudiara) teoría de juegos, recordará al menos alguna de las películas americanas (como la fabulosa American Graffiti) en las que dos conductores conducen su precioso Chevrolet del 55 uno contra otro a gran velocidad hasta que uno (el Chicken, el gallina en español) se rinde y tuerce el volante de forma que el otro, con mas agallas que cerebro, es el ganador.

La figura de abajo presenta un juego similar, con un análisis sencillo  de la situación entre el BCE y España. Los números exactos son irrelevantes, pero prefiero no ensuciar un blog para toda la familia como éste con álgebra innecesario ;-). Lo importante es que el orden de los números refleje las preferencias de las dos partes- las magnitudes son irrelevantes. Las estrategias de España son aceptar un rescate o no aceptar; las del BCE son continuar financiando al sector financiero o dejar de financiar.  El valor (o "utilidad") de cada par de situaciones está expresado en colores- la valoración de España en azul, la del BCE en rojo.

El BCE prefiero dejar de financiar al sistema financiero español, y que España acepte un  rescate para a su vez sanear definitivamente  el sistema financiero. Esto tiene el mayor valor pare él, el 1 en rojo de la esquina de abajo. Pero, partiendo del momento actual, en el que "no hay rescate" y el BCE "continua financiando", no puede conseguir este resultado por si solo. En realidad, el BCE se encuentra atrapado en la casilla de arriba a la izquierda: mientras España no acepte un rescate Europeo, dejar de cubrir las necesidades de financiación del sistema financiero podría provocar una catástrofe, que recojo aquí con el (-100, -100)- esta es la casilla en la que los dos conductores siguen hasta el final y se matan. ¿Quien va a ceder primero? Desde la perspectiva de España, el mejor resultado (que es el actual) es rehusar a usar el vehículo de rescate europeo; y conseguir que el BCE financie el sistema financiero e, indirectamente, la deuda de España. Mientras España rehúse el rescate, el BCE continúa financiando, y el rehusar es una estrategia óptima.

En la jerga económica, el par de estrategias (rehusar el rescate, continuar financiando) es un "equilibrio de Nash", en el sentido de que las dos son respuestas óptimas de ambos a lo que hace el otro. Pero hay otro equilibrio. Si el BCE pudiera comprometerse a dejar de financiar el 31 de julio del 2010, por ejemplo, España no tendría más remedio que, sea necesario o no, acogerse al rescate europeo, dado que de otro modo se expondría a la hecatombe.  De nuevo, en la jerga (Aceptar el Rescate, Dejar de financiar) es también un equilibrio de Nash.

En este tipo de juegos, la clave para predecir la “solución” (con permiso de los game theorists por la imprecisión) es la credibilidad. Si un conductor es un chulo, o si un conductor se ata las manos, o destruye su freno, gana, por que el otro, viendo que sus únicas opciones son morir o perder, elige perder.  Si España puede creíble y chulamente decirle al BCE- “¿a que no te atreves?”,  el equilibrio preferido por España, esencialmente continuar ilimitadamente la financiación por el BCE hasta que pasa el apretón, es el “resultado” del juego. Si por el contrario el BCE puede anunciar creíblemente una fecha de expiración del programa, entonces España no tiene más remedio que resolver su problema, probablemente aceptando el rescate.

2. ¿Por qué son los tests de estrés la solución?

El BCE está atrapado. Por un lado, los tratados de la UE no da un modo de recapitalizar al BCE- al contrario que la Fed, que pidió un préstamo del Tesoro para rescatar a AIG, el BCE corre el riesgo de descapitalizarse si un Estado necesita reestructurar  su deuda. Además, el BCE corre el riesgo de crear una crisis sistémica global en el sistema financiero si deja de financiar a España. El BCE se pregunta, ¿Cómo parar este mecanismo diabólico? España también se encuentra atrapada, dado que la desconfianza en los mercados de capitales impide conseguir el acceso a estos por las entidades españolas.

La salida que se puede vislumbrar en el horizonte de este verano (finales de julio) pasa por unos tests de estrés creíbles y bien estructurados.  La razón de la incertidumbre que pesa sobre el sistema financiero español y europeo en este momento es que nadie sabe si las entidades financieras se pueden enfrentar a pérdidas sustanciales en sus carteras inmobiliarias (España) y en sus carteras de deuda soberana (Europa). Si los tests de estrés se hacen bien, el BCE puede conseguir resolver el dilema que hemos planteado: los estados estarían obligados a recapitalizar las entidades financieras que lo necesiten, el mercado podría confiar en estas, y en el resto que se han demostrado sólidas, y el BCE podría salir de la esquina en la que se encuentra. Eso sí, algunos estados podrían requerir ayudas del SPV europeo, pero por fin la incertidumbre pasaría, y el acceso al mercado volvería.

A España, que considera que su sistema financiero está, de hecho, bien capitalizado tras las fusiones de las últimas semanas y las ayudas del FROB anunciadas (de alrededor de 10,000m de Euros), también le parece esto una buena solución, que augura el principio del fin de la fase aguda de esta crisis.

Pero toda esta lógica está predicada en una condición: que los tests de estrés sean creíbles.

3. ¿Cómo deben hacerse los tests de estrés?

Por tanto, los tests de estrés anunciados por el Banco de España, de hacerse bien, pueden ser la clave para acabar con una situación que se está volviendo insostenible. Para que esto sea así, los tests tienen que ser creíbles, es decir nos deben permitir ver cómo los bancos y cajas españolas responderían a situaciones de verdadero estrés. Si no es así,  el mercado va a considerar que hay algo que ocultar y la reacción va a terminar siendo negativa. Al final, tendríamos que terminar haciéndolos creíbles creando escenarios más negativos de la realidad- como en el caso de los recortes de déficit que se están extendiendo por Europa, una vez que algunos países hagan los tests de estrés bien, los demás países no tendrán más remedio que hacerlos bien.

¿Qué quiere decir un test creíble?  En mi opinión, son necesarias tres cosas:

1. Las situaciones de estrés tienen que ser de verdadera dificultad.

  • La caída de los precios inmobiliarios debe ser de al menos un 30% desde el máximo en la situación de estrés. Hasta el 20% resultaría demasiado próximo al escenario actual (y no es por tanto un escenario de estrés, sino el escenario normal). Más del 40% de media puede ser innecesariamente severo en media.
  • Además, las pérdidas en la cartera de promotores se deben acercar a las pérdidas del subprime americano. En las carteras de subprime del 2007, las pérdidas (nb: no loss given default, sino losses) fueron de alrededor del  40%, aunque en los años anteriores fueron mejores. En Irlanda, el “Banco malo” ha comprado cartera inmobiliaria con descuentos de más del 40%. En España una situación de estrés debería reconocer pérdidas inmobiliarias desde el 2007  (incluyendo las ya realizadas) de al menos el 30%. Es decir, debemos ver como responden los bancos y cajas a pérdidas en préstamos de promotores de al menos 120,000  millones de euros.
  • Es decir, S&P estima ahora mismo pérdidas de 100,000m de euros. Un test de estrés creíble tiene que permitir escenarios sustancialmente peores.

2. Los resultados deben reflejar la heteorgeneidad del sistema: es decir no puede mágicamente ser que  el dinero total necesario para sanear los bancos sea exactamente igual a los 12,000m euros disponibles para el FROB, como Tano Santos y Shakleton comentaron en mi breve post de la semana pasada.

3. Es necesario presentar la solución a los problemas en bancos y cajas que se descubran en los tests de estrés en el mismo instante de comunicar al público los resultados. Es decir, el gobierno y el Banco de España deben ser capaces de anunciar simultáneamente cuánto dinero es necesario, qué bancos o cajas lo necesitan, y en qué forma lo van a inyectar. Para resolver la incertidumbre, puede ser necesario sanear el balance de algunos bancos y cajas. Esto puede suponer dar una garantía, como se ha hecho en Holanda, de que pérdidas mayores que el X% serán absorbidas por el Estado (por supuesto, esto debe conllevar contrapartidas para el contribuyente como acciones u otras participaciones); también puede suponer la creación de un banco malo que sirva para sanear estas instituciones.

Como hemos dicho en otras ocasiones, devolver la confianza require reformas estructurales (especialmente mercado de trabajo), consolidación fiscal y reestructuración del sector financiero. Esta última medida, que hemos analizado en este post, deber ser la consecuencia final  de estos tests.

Hay 29 comentarios
  • Si el problema es sistémico (excesivo endeudamiento externo por un lado, lo que hace vulnerable al sistema en su conjunto a crisis de liquidez y amenaza sus beneficios) y además el horizonte para el sector en su conjunto es de jibarización (porque el sector está claramente sobredimensionado y cualquier financiación nueva que se obtenga irá destinada a reestructurar balance pero en ningún caso a financiar nuevo crédito) entonces por más test de stress que se hagan, la prima de riesgo seguirá siendo elevada.

  • Buenos días, yo que soy casi neófito en temas económicos, y por eso pido disculpas por si me entrometo en este blog de esta forma, querría preguntar al hilo de este post, lo siguiente:

    - ¿La situación actual o futura depende tanto de la credibilidad? o ¿detras de todo esto se esconde un panorama tan "aterrador" que nadie quiere sacarlo a la luz?.

    Yo pienso que esta claro que todas las entidades financieras españolas estan repletas de activos inmobiliarios que supongo que contablemente disponían de un valor económico ahora desfasado. Y eso les ensucia los balances o los destroza literamente.

    Quizas este problema debería solucionarse con la compra del Gobierno de parte de estos activos para ventas de V.P.O. o de alquileres a sectores de dificil acceso. Porque sino el problema persiste o se agrava con el paso del tiempo.

    Como he dicho antes perdón intromisión, pero si lo hago, es porque desde que leo este blog me interesa cada vez mas la macroeconomía y los post aquí publicados ayudan a entender un poco mejor la situación económica en que vivimos.

    Seguid asi.

  • España tendrá que recurrir al Fondo Europeo, pues la única salida global pasa porque el BCE baje tipos hasta el 0-0,25% y no lo puede hacer hasta que los países problemáticos afloren sus problemas y dejen de maquillar las cifras de morosidad y pérdidas de valoración de sus balances.

    Si el BCE no ofrece liquidez a 12 meses, continuará el Euribor a 1 año al 1,25%? No lo creo. Pueden los Bancos seguir renovando los préstamos hipotecarios tomando como referencia el euribor a un año y pagando en depósito el 4%, tampoco lo creo

    El sistema está en sus estadios finales para entrar en barrena, otra cosa es que la gente, incluido el Gobierno se dedique a ver el futbol.

    Hay que hacer pocos cambios y sencillos que estimulen a las personas más productivas y honestas y, la primera es establecer un contrato laboral con muy baja indemnización, el progresivo vale. Sólo así, los españoles seremos responsables y dejaremos de jugar a la loteria cuando intentamos solucionar los problemas.

    Esto es muy duro, para algunos, pero es lo que muchos llevamos haciendo toda la vida y, no nos hemos muerto, tampoco en otros países.

  • Además el reconocimiento de todos los problemas sólo traspasa el quilombo al Estado (caso Irlandés).

    ¿O acaso alguien se va a "quedar más tranquilo" o se se va a restaurar algún tipo de confianza porque digan "el sistema financiero español necesita 150.000 millones de euros, para estar totalmente saneado, dineroque será puesto por el Estado, que de esta forma elevará su ratio deuda pública/pib al 100% en el 2013"

  • ¿No hay una prolongacion unos cuantos años atras de ese grafico que decia que el mercado se estaba ajustando al reves? Podria ser interesante para ver el asunto con mas perspectiva.

  • Estimulara el credito privado y facilitara la captacion de recursos mayoristas una recapitalizacion mas contundente del sistema finaciero espanol? No necesariamente a corto plazo - la prima de riesgo de Irlanda, por ejemplo, sigue siendo alta. Sin embargo, las experiencias historicas indican que a medio plazo si que es una condicion necesaria.
    A corto plazo, sin embargo, una mayor recapitalizacion, deberia conducir a una bajada de precios de los activos inmobiliarios (residencial, suelo y comercial). Dicha bajada conllevaria probablemente un mayor volumen de transacciones, una entrada de capital foraneo y unos menores costes fijos en locales comerciales para pymes.
    Un factor que se ha mencionado poco en este blog cuando se habla de la perdida de competividad espanola es el impacto que han tenido los altos costes de los locales comerciales (fruto tambien de la burbuja inmobiliaria) en el sector servicios. servicios.
    El peligro de esta dinamica de bajada de precios en activos fisicos es entrar en una espiral deflacionista. De ahi la necesidad de acompanarlo de las reformas estructurales muchas veces comentadas.

  • Me parece curioso que en este contexto que describes al mercado de Credit Default Swaps le parezca más arriesgada la deuda soberana del Reino de España que la de nuestros dos grandes bancos. Te parece lógico?

    El gráfico de abajo (si he conseguido subirlo con éxito) muestra la trayectoria de los CDS durante el último año. Si no funciona, la fuente es esta.

  • <> W. Churchill. 13/05/1940.

    Estimado Luis:

    La verdad, me encantan vuestras entradas porque son comprensibles, lógicas y bien fundamentadas.

    Los problemas de España son muy severos y requieren una actuación seria y profunda en diversos campos que van desde la reforma laboral, hasta la formación y la educación, pasando por las pensiones, la estructura del Estado y algunos elementos más entre los que destaca, como bien dices, el sector “financiero-inmobiliario” (por llamarlo de algún modo).

    Lo que hasta ahora se atisba es que el Gobierno va a acometer/está acometiendo reformas en todos estos ámbitos… pero que ninguna va a ser en profundidad, sino meros parches.

    La reforma laboral es una tirita para curar una fractura abierta, la reducción del gasto (por cierto, con una reducción de más de 6.000 millones en inversión) se ha diseñado en un par de tardes y no acomete un estudio en profundidad sobre la eficiencia de la Administración en todos sus ámbitos y sobre la estructura del Estado, con objeto de adelgazar el Estado y la burocracia afectando lo mínimo posible a la eficacia (reducir el sueldo el 5% a los funcionarios puede ser una medida necesaria a corto plazo, pero es insuficiente y sus efectos pueden ser perniciosos como ya habéis tratado aquí. No es de recibo la proliferación de funcionarios, cargos, subcargos y subsubcargos, competencias duplicadas, servicios ineficientes y carísimos, etc. Y ese trabajo minucioso de detección del gasto superfluo, hasta el momento, ni se ha pensado acometer… veremos si la buena noticia de hacer inversiones en infraestructuras rentables y no de lucimiento político se cumple). La congelación de las pensiones en un escenario tan poco inflacionista (a priori, que luego ya veremos) y retrasar hasta los 67 la jubilación, está bien… pero es nuevamente insuficiente.

    Y si todo ha sido así… ¿Por qué íbamos a hacer unas pruebas de stress bancario fiables?, ¿por qué no íbamos a “retocar” esas pruebas? Quizás podamos esperar que MAFO se haya hartado del Gobierno y actúe con independencia y responsabilidad. Quizás… ojalá.

    En cualquier caso, una vez tengamos las pruebas de stress –en el caso hipotético de que sean creíbles-, lo que no es de recibo es que la recapitalización se produzca sin coste para los socios de las entidades financieras.

    En este sentido, el “banco malo” ante un sector financiero como el español y un Gobierno con la capacidad de cesión ante los grupos de interés como la que ha demostrado el Gobierno de España, puede ser un desastre: podemos comprar entre todos los inmuebles a precio de hace dos años menos un 10%.

    Siendo así, creo que la salida tiene que ser mediante “operaciones acordeón”. El capital social tiene como función sostener el negocio. Si éste es insuficiente los socios tienen dos opciones: (a) ampliar capital o (b) liquidar. Dado que el sistema bancario se basa en la confianza y que no es aceptable para una economía dinamitar su sistema bancario (liquidar), hay una única opción que responde a criterios mercantiles y de justicia para aquellas entidades bancarias que no superen las pruebas de stress: Obligación de reducir su capital (a cero, si es necesario) y si sus socios no ejercen sus derechos de suscripción preferente, que sea el Estado quien suscriba la ampliación, nacionalizando el banco para su posterior privatización; ya sea a medio plazo mediante una venta a entidades + OPV, ya sea mediante “subasta abierta” entre el sector financiero (en este caso, se podría incluso, “subastar” antes de la recapitalización con objeto de introducir el apoyo del Estado en el lote; Si hay que optar por una, me quedo con la primera, porque es mucho más clara y controlable).

    Mayor problema son las cajas. En este caso, a mi juicio lo lógico sería reconvertirlas a entidades bancarias y seguir el mismo proceso.

    Desde luego, lo que no es de recibo es que aquí andemos poniendo la pasta entre todos (me da igual que sean avales, compra de bienes que no se venden en el mercado o dinero en vena) y los accionistas no pierdan su valor o los políticos no pierdan el control de sus juguetes.

    Dicho esto, la situación en España sigue siendo desastrosa y las medidas acometidas hasta ahora (aunque toquen todos los palos) no dan mucho margen al optimismo; la cuenta corriente de la balanza de pagos sigue siendo muy deficitaria, el paro en el 20%, el Estado endeudándose a precios altos para financiar gasto corriente, el mercado inmobiliario desaparecido, los bancos con respiración asistida, las CC.AA. y los ayuntamientos descontrolados… Y lo peor: nadie tiene la audacia de proponer una alternativa realista que acometa los profundos cambios que son necesarios. Nadie que diga que para purgar los excesos pasados se requerirá esfuerzo, sudor y lágrimas… <>.

    En fin, es lo que hay. Saludos y perdonad que me extienda tanto... intentaré moderarme la próxima vez.

  • Andá, acabo de darme cuenta que los que pones entre los símbolos de desaparece del texto.

    Una pena, en el párrafo anterior citaba a Churchill, lo que siempre es bueno. Otra vez será.

  • Pingback: La inevitable devaluación salarial - Economista
  • Hace un año dí una solución (http://www.fernandoaguayo.com/2009/06/12/una-idea-para-impulsar-la-salida-de-la-crisis/) en mi web de como hacer creibles las valoraciones de los activos tóxicos, que sería aplicable a esta misma situación de como hacer un test de estres creible. El resumen sería el siguiente:

    Que el test de estres lo hiciera una consultora de prestigio que se jugase mucho dinero en hacerlo bien, por medio de un contrato a resultados. El propio contrato, al ser a resultados, daría credibilidad al test.

  • El sistema bancario gestiona el sistema de pagos. Si los pagos se interrumpen, pues...hay problemas. Pero yo veo los test de estress mas bien como una forma de supervisar el estado en que se encuentra y la magnitud del problema que como una solucion. Ejemplos de problemas similares y soluciones los hay, porque este tipo de burbujas se han desarrollado antes en los paises escandinavos hace unos veinte años.
    Las reformas estructurales y la consolidacion fiscal son irrelevantes salvo para un lobbysta (o un atun cualquiera jijiji).

  • I could not agree more. Creo, Luis, que reflejas bien en un sencillo juego el conundrum en el que nuestro sistema institucional (i.e. regulatorio) está incolucrado en materia de sistema financiero. Lo peor de todo son los tres años perdidos en el que ni el diagnóstico fue correcto ni las soluciones tenían suficiente disciplina ni calado. Se pensó que era un problema de liquidez (que el ECB, como vemos, puede resolver en el corto plazo pero no está nada claro en el medio plazo) cuando en realidad era un serio problema de solvencia. Muy preocupante la situación cuando los diagnósticos se hacen en base a datos contables estáticos y la realidad (y los inversores) requieren un análisis económico dinámico del deterioro de los activos. Seguimos pensando en que el problema es la liquidez (que evidentemente es un probolema grave) cuando el exterior demanda a España medidas pra reforzar considerablemente la solvencia. Esperemos que podamos evitar lo peor.

  • Está más claro que el agua y la solución es que "alguien" tape el agujero con su pasta. Y como los que tienen pasta no son precisamente tontos, habrá que darles algo a cambio de la pasta (la suya).

    Pongan en una lista a los que tienen pasta y en otra lo que les puede interesar en pago.

    Vale meter a España, a los Acreedores actuales y a todos los demás que se puedan ver afectados por el batacazo.

    ¿No aparecieron los petrodólares en su momento? Pues eso, sin turbante y con coleta.

    LUIS....... ¿España, chicken?.......desplumado y sin cabeza.

  • Pues a decir verdad, a mí también me parece una hipótesis bastante poco ambiciosa el 30% de caída en los inmuebles.

  • Pingback: Anónimo
  • Entrada clara como el agua, y muy oportuna.
    pisitófilos: dices "No hay modelos teóricos sobre límites intrínsecos del endeudamiento del sector público. Estamos tanteando un terreno desconocido".
    Yo creo que te refieres a los límites del endeudamiento del sector privado, porque sobre los del sector público sí que hemos tenido que escuchar cientos de veces el "mágico" 60 % del PIB que iba a ir en el documento de Maastricht, aunque se cayó a última hora. Por otra parte, en los 90 del siglo pasado sí que se insistía en incorporar la restricción presupuestaria del gobierno en todos los modelos y de ahí salen unos límites muy claros en función de los tipos de interés vigentes en cada momento.
    Creo que este es un tema esencial sobre el que Luís o alguien podría ilustrarnos, ya que no hace mucho escuché esa misma afirmación (desconocimiento de los límites del ratio endeudamiento privado/PIB). A nadie se le escapa que, de haber tenido un "termostato" con una indicación al respecto no habríamos llegado a tener que abrir las ventanas del calor... y estar a punto de tener que tirarnos por ellas.

  • Estimado (y admirado) Luis:

    Contrasta muchísimo el rigor general de su artículo con la ligereza con la que menciona esa bajada "realista" del 30% del precio de la vivienda. Ese número es la clave de bóveda de cualquier "stress test", y sorprende que lo fundamente tan poco.

    Sabemos bien por este blog la dificultades de obtener estadísticas fiables sobre los precios de la vivienda en España. No tenemos nada parecido al Case-Shiller index. Pero si se informa un poco, verá que en muchas zonas de España las transacciones reales que se llevan a cabo son a precios que ya, a día de hoy, están por debajo del 30% del pico de 2006, y ronda un 40% de descuento. Coja el teléfono, llame a 4 ó 5 inmobiliarias en Madrid, incluso en zonas nobles, dígales que es un inversor británico con liquidez, y que está interesado en comprar inmuebles que estén al menos un 30% por debajo del precio de tasación del 2006. Verá la de ofertas que le salen.

    Pero no es necesario recurrir a evidencias anecdóticas. Me va a permitir usted que le sugiera algunas tareas para los alumnos de su clase.

    1. ¿Cúal es el promedio histórico (digamos post plan de estabilización 1961) del ratio precio/alquiler en España?

    2. ¿Cómo afecta ese ratio la desgravación a la compra de vivienda?

    3. ¿Cúanto nos hemos desviado de ese promedio durante la burbuja?

    4. ¿Cúal es el nivel de precios que nos retornaría a ese promedio histórico (ahora sin desgravación?

    5. ¿Cómo se comparan esos números con otros países que han pasado por situaciones similares, Japón, EEUU, etc.?

    Seguro que a sus estudiantes les va a salir algo parecido a un 50% de bajada, en términos reales, respecto a los precios del 2006. Si hacen el mismo ejercicio con el ratio precio/salario, les pasará algo parecido.

    Si además tomamos en cuenta que durante crisis como ésta (que no hace falta recordar que es la peor desde la 2ª Guerra Mundial) los precios tienden a "undershoot" sus promedios históricos, y que ambos denominadores, alquileres y precios, están bajando progresivamente (y no tienen visos de ir a subir a corto plazo), el 50% se puede quedar hasta corto... Do the math...

  • Creo que el “juego” definido en el artículo no refleja adecuadamente la situación real. Falta uno de los jugadores. Si “”España” y el sistema financiero español es uno de los contendientes y el Banco Central Europeo es el árbitro, entonces para entender qué está sucediendo nos falta el otro contendiente.

    Si España y los bancos españoles se prestan a este juego es porque ganan pero, siendo este un juego que no crea sino que destruye valor, ¿Quién pierde lo que “España” gana?

    Si el BCE pudiese suministrar un volumen ilimitado de financiación, entonces el problema consistente en el riesgo de descapitalización del BCE sería un problema ilusorio: la descapitalización de un agente económico capaz de generar financiación ilimitada es irrelevante.

    La situación no es esa, por supuesto. El BCE no puede generar financiación porque el BCE es un banco y los bancos no son la fuente de la financiación.

    Cuando se habla coloquialmente, suele decirse que el banquero decide quién y en qué condiciones obtiene la financiación para sus necesidades. De ahí que periodistas, intelectuales o políticos sin conocimientos de economía y que entienden literalmente la forma coloquial de hablar de los banqueros, pidan que los banqueros “abran en grifo del crédito” o “suministren a ciudadanos y empresas el crédito que permita crecer a la economía”.

    La idea de que el banquero es quien decide las condiciones en que se produce la financiación proviene de que la cara del banquero es la cara que ve quien trata de obtener esa financiación. Ocurre con cualquier otro proveedor. Por ejemplo: la frase coloquial “El frutero tenía hoy carísimas las naranjas” parece sugerir que el alto precio de las naranjas es consecuencia de una decisión del frutero. La conclusión, completamente errónea, de que el frutero es el origen del alto precio de las naranjas debe provenir de la idea equivocada de que el frutero puede decidir libremente los precios a que vende la fruta. ¿Por qué tanta gente parece pensar que el frutero tiene esta capacidad de decidir libremente? No es fácil decirlo pero quizás sea porque no hay en la legislación ninguna ley que limite su libertad a la hora de establecer los precios. Estamos acostumbrados a vivir bajo unos gobiernos tan extremadamente autoritarios y sometidos a un intervencionismo estatal tan totalitario que tendemos a pensar que si el Estado no limita la libertad de frutero para decidir, entonces el frutero es libre en sus decisiones ya que si el Estado no limita su libertad, entonces nada limita su libertad.

    El frutero, por supuesto, no es libre cuando decide sus precios porque no es el frutero quien produce la fruta. La fruta la producen la naturaleza y el agricultor y los precios que decide el frutero deben permitirle no solo satisfacer a las amas de casa que compran las naranjas sino también permitirle obtener la fruta que originan los agricultores y la naturaleza. El poder del frutero para decidir el precio de la fruta es un poder ilusorio, solo puede decidir poner a su fruta por precios que previamente han decidido las amas de casa, los agricultores y la naturaleza.

    Lo mismo ocurre con los banqueros, los banqueros, como los fruteros son solo intermediarios. Solo pueden asignar una financiación que previamente han obtenido de los ahorradores. Por eso su poder para decidir en qué condiciones se otorga esa financiación es un poder ilusorio. Solo pueden decidir lo que los ahorradores han decidido ya.

    Como lo que necesita España y su sistema financiero es financiación real y como solo los ahorradores pueden construir los recursos con los que formar esa financiación real, el BCE que es incapaz de producir recursos reales y por tanto es incapaz de ahorrar, no puede ser el origen último de esa financiación que está suministrando a España. Hay otro jugador en este juego. El BCE es solo el árbitro, aunque sea un árbitro comprado, claro.

    Debe haber, en este juego, alguien que ocupe la posición contraria a España. Para descubrir quién es este “otro jugador” basta seguir el flujo de capital. Sé que es costumbre, al tratar de esta situación, referirse a ella, en todo de broma, como si fuese una cuestión de liquidez. Sin embargo creo que el jugar constantemente con el doble sentido de las palabras para mantener el tono de broma termina haciendo más difícil entenderse por lo que abandonaré ese tono y llamaré a las cosas por su nombre. Por ejemplo: llamaré banco quebrado a un banco quebrado en lugar de llamarlo banco solvente o llamaré problema de solvencia a un problema de solvencia en lugar de llamarlo humorísticamente problema de liquidez.

    Veamos primero por qué resulta tan divertida la broma de pretender que el BCE está tratando de resolver un problema de liquidez a base de convertirse en un proveedor de liquidez de último recurso. La idea de que la economía necesite un proveedor de liquidez resulta tan risible porque precisamente si hay algo que sobreabunda en el mundo son millones de proveedores de liquidez que mantienen los mercados mundiales inundados de una sobreabundante liquidez. El sector financiero mundial ha sufrido una expansión explosiva en los últimos 10 o 15 años y, casi en su totalidad, esa expansión que le ha conducido a su hipertrofia ha sido debida al crecimiento exponencial de sus máquinas de proveer liquidez. La idea de algún remoto mercado financiero padeciendo cierta escasez de liquidez es, por tanto ridícula. No hay rincón del mundo que pueda escapar al tsunami de liquidez proporcionada por los superordenadores de los “HF traders”, “algos” y otros monstruos similares.

    Descartada, por ridícula, la idea de que el BCE esté transfiriendo artificialmente liquidez, veamos de donde procede el capital que está trasfiriendo el Banco Central y quienes son las víctimas que son obligadas a absorber las pérdidas que son extraídas de los sistemas financieros del “Club Med”.

    En una economía libre (sin autoridades económicas que otorguen prebendas) el mercado de crédito construye un sistema de inventivos-penalizaciones que aplica a los agentes económicos que han perdido solvencia por su irresponsable sobreendeudamiento / sobreapalancamiento. Este sistema de incentivos aparece como un aumento de los tipos de interés que percibe ese agente insolvente.

    No es cierto, por supuesto, que el mercado interbancario esté cerrado a bancos y cajas españolas. Lo que ocurre es que los precios en ese mercado son demasiado altos como para que bancos y cajas españolas puedan pagarlos. Esto es algo muy distinto.

    El aumento de tipos para un deudor sobreendeudado supone un mecanismo de incentivos con una mecánica elemental: penaliza cualquier aumento de endeudamiento del deudor a la vez que (lógicamente) remunera cualquier disminución de su endeudamiento. Es el sistema de incentivos obvio para corregir un caso de sobreendeudamiento.

    Los millones de proveedores de liquidez con que cuentan los mercados del mundo proporcionan liquidez a los mercados porque proporcionan esa liquidez a precios de mercado. El BCE transfiere capital (y pérdidas) porque cuando simula proporcionar liquidez lo hace a precios distintos a los de mercado otorgando, como prebenda, una oportunidad de arbitraje en monopolio.

    Veámoslo.

    Llamemos “X” a un banco o Caja quebrada perteneciente a alguno de los países mediterráneos, entendiendo, claro, que el Mediterráneo baña las costas de países como Bélgica, Irlanda o Portugal. Pueden sustituir la “X” por el banco o Caja concreta que prefieran, ya que la totalidad de los bancos y Cajas de los países mediterráneos están quebrados.

    Pongamos que X emite un bono a un año con nominal 100 y que los inversores pagan un precio de 98 por ese bono cuando se subasta. Podemos decir que el coste nominal de la financiación que el mercado establece para X es del 2%. Al cabo de unos meses, el mercado podría percibir como menos solvente a X. Esto podría traducirse en que el precio de mercado de esos bonos se desplomase desde 98 hasta 90.

    El mecanismo de incentivos que crea este desplome en el precio de los bonos consiste en que emitir nueva deuda le cuesta a X un 10% en lugar de un 2% y también en que X puede cancelar vieja deuda con una remuneración del 8% (puede comprar y cancelar, pagando 90, bonos que representan 98 unidades de deuda)

    El mercado fomenta el desapalancamiento de X y, para eso, ofrece un fuerte premio a la reducción de la deuda de X y un fuerte castigo a cualquier intento de X de endeudarse más.

    Aquí es donde aparece el BCE. Si el BCE “suministra liquidez” a X al 2%, por ejemplo, X ve su propia deuda a dos precios muy diferentes, un precio correcto del 8%, establecido por el mercado y un precio manipulado del 2% otorgado por el BCE como una prebenda. Esto permite a X establecer un arbitraje muy lucrativo y sin riesgo. X puede burlarse del mercado obteniendo el premio que el mercado le ofrece por reducir su endeudamiento pero sin hacer el esfuerzo de reducir ese endeudamiento. X puede retirar del mercado sus bonos con una rebaja del 8% y hacerlo con una financiación al 2% proporcionada por el BCE.

    El BCE construye una máquina que transfiere capital a la entidad quebrada X y, en mucha menor medida, a los inversores que poseen deuda de X. Si miramos la máquina desde el otro extremo, podemos decir que la máquina creada por el BCE extrae pérdidas de X y de esos inversores y las transfiere a “alguien”

    ¿Quién es ese “alguien” que es obligado por el BCE a absorber las pérdidas del sistema financiero quebrado? Pues, obviamente los acreedores del BCE, todos aquellos que mantienen una exposición positiva en euros, todos los que conservan una parte de su capital en forma de activos denominados en euros (formados por euros).

    Esta masiva trasferencia de pérdidas hacia el euro naturalmente destruye al euro. Si adoptamos el punto de vista humorístico de medir el valor del Euro utilizando como referencia el valor del dólar americano, el Euro ha perdido un 14% de su valor desde que comenzó el año. Si hablamos en serio, el Euro ha perdido un terrorífico 30% de su valor desde principios de año (utilizando el oro como referencia no-humorística de valor)

    La destrucción del 30% del valor del Euro reduce un 30% del valor de todos los pasivos y obligaciones de pago denominadas en euros pero hay un precio que pagar, un sutil daño colateral, digamos. La destrucción del 30% del valor del Euro reduce también en un 30% el valor de todos los pasivos y de los derechos a recibir un pago que estén denominados en Euros.

    Este precio a pagar a cambio de sanear “un sistema financiero quebrado” (masivamente quebrado) puede perecer asumible y hasta pequeño cuando se ve desde el optimismo y la improvisación que caracteriza a los alegres países del sur. Sin embargo no se ve con tanta alegría desde los sombríos países del norte.

    Y es que aunque no hay, en los alegres países del sur, ningún ahorrador que pueda ser perjudicado por una destrucción masiva del valor de los ahorros, en lugares como Alemania, donde la gente si ahorra, no terminan de ver con buenos ojos esta transferencia forzosa de las pérdidas. Sobre todo porque son ellos a quienes estas pérdidas son transferidas. Esto es algo que ha sucedido siempre, la condonación general de las deudas impuesta por la fuerza de la ley, siempre es mejor vista por los deudores que por lo acreedores de esas deudas.

    Por si hay algún keynesiano que, llevado por ese optimismo ingenuo que su completo desconocimiento de la economía suele dar a los keynesianos, es capaz de ver alguna ventaja que para Europa tendría la destrucción del valor de su moneda, quizás convendría aclarar que no, que no tendría ninguna ventaja. La “competitividad” no puede crearse con un decreto de devaluación firmado por una autoridad. La prosperidad de cualquier economía, también la de Europa, solo puede provenir de los ahorradores de esa economía y, por eso, destruir a quienes han ahorrado es emprender el camino de la pobreza.

    La parte de los “stress test” la encuentro fascinante, quizás porque no la entiendo. Parece sostener algo parecido a esto “Si tenemos un sistema financiero razonablemente solvente conseguiremos que los inversores le proporcionen financiación si logramos que los inversores comprueben esa razonable solvencia”

    No entiendo bien qué interés tiene esta proposición teórica y académica cuando tratamos de analizar la realidad. Si tuviéramos un sistema razonablemente solvente no estaríamos hablando de él y no sería necesario descubrir cómo financiarlo. Lo que tenemos delante nuestro es un sistema formado por bancos, Cajas y organismos públicos todos los cuales están masivamente quebrados.

  • Europa le guste o no esta en el mismo barco, y a pesar de todo esta peor Inglaterra y USA. Europa debera resistir hasta que la misma situación global obligue a una solucion global.

    Estamos aun en el terreno de las hipótesis, las tasaciones deben de ponerse al DIA, porque ya veremos cuantas estaban acertadas en su dia, estas tasaciones también afectaran a la financiación de los ayuntamientos, el precio de los inmuebles dependerá del numero exacto de pisos en venta, de los semiterminados y los vacios que estan como inversión. El tapón es de aupa.
    La deuda de promotores, es otra hipótesis, segun las condiciones de refinanciación, el valor real del terreno, las relaciones vinculares con b y c.
    Creo que un 30 % y un 40 % a DIA de hoy se quedan cortos.
    El problema grave es que unos problemas muy graves de dos sectores 1- Bancos y cajas (solvencia y liquidez) y de 2- Promotores y su deuda.
    Otra hipótesis supongamos que estos dos sectores son 30 % del país , pues pueden acabar poniendo en serias dificultades al otro 70 % del país que aun funciona bien..
    Y como ya sabemos como se manipula todo, al final los culpables serán las pymes, los autónomos, que diran que son ineficientes y están muy endeudadas ..(endeudamiento tambien causado por la baja demanda de us productos comercializados)

    o... bien serán las familias las culpables..porque que no les quedo otro remedio que comprarse unos pisos x 4 veces mas caros que en otros países.
    Valdría la pena repasar los informesde Verges.

  • El claro ejemplo del jugador de poker que no juega con su dinero. En caso que pierda sabe que se irá a casa con un sueldo vitalicio.
    Refinanciar a costa del BCE es pan para hoy y hambre para mañana, porque nadie seguirá fiándonos. La banca queda eternamente cubierta. Sus sueldos y prebendas posteriores garantizados, hasta podrán repartir generosos dividendos; mientras la empresa seguirá sin financiación exterior, debiendo buscarla en casa y debilitándose sin parar.
    Si no hay rescate, las condiciones son otras y el reajuste económico pasado por agua. Nadie le pedirá cuentas al sistema político y este podrá seguir repartiendo cargos y carguitos a espuertas, los jerifaltes y sus señoras podrán seguir "participando" en veinticinco, cuarenta... consejos de administración cada uno, cobrando de todos ellos para financiar su partido.
    Ayer, en el aniversario de un amigo, curiosamente multimillonario, me preguntó qué haría yo para combatir tal podredumbre. Le respondí que gastando lo menos posible, pirateando los impuestos lo más posible y largándonos de aquí con todo lo posible.
    Igual si se quedan solos espabilan.

  • Luisito:

    Comparto gran parte de lo que dices, con algún matiz. Es cierto que el BCE sí que facilita la liquidez al sistema bancario español a precios que no son de mercado. Y que ese “regalo” no sale del BCE, que no tiene nada, sino que sale de la potestad otorgada a éste para emitir moneda, que traducido puede leerse como quitar a los que son acreedores en Euros para dárselo a los deudores. Cierto, y eso tiene unos claros perdedores que no se sabe hasta cuándo van a seguir aguantando sin forzar (más) una medida político-económica que ponga fin al uso de la prerrogativa que viene haciendo el BCE.

    Sin embargo, lo cierto es que el juego es más delicado, porque el hundimiento de España y su sector financiero, puede generar unas consecuencias en las que todo el mundo pierda. Incluidos los acreedores del Euro. Y si con objeto de simplificar tomamos al BCE como el defensor del Euro y, por tanto, de los acreedores de éste, nos encontramos con el dilema expuesto: ¿qué debe hacer el BCE?, ¿estrellarse contra el Gobierno español y que todos perdamos más de lo que perderíamos con la dinámica actual?, ¿seguir deteriorando el Euro para evitar una pérdida mayor? A mi juicio existiría otra alternativa.

    No deja de sorprender que un complejo entramado como es el sistema financiero-político europeo y mundial no tenga los instrumentos para impedir este tipo de juegos. Quizás si un país como España no acomete las reformas estructurales que debe y, si fuera preciso, no reestructura sus deudas, la UE y los organismos competentes, BCE y, en su caso el FMI y Banco Mundial, deberían proceder a levantar los diques de contención para minimizar el impacto del choque frontal de España. Es decir, cuantificar las pérdidas que conllevaría el Spain default, determinar la recapitalización que requeriría el sistema financiero europeo en tal caso y preparar los mecanismos para aplicar en Europa un sistema de recapitalización del sistema financiero que evite el colapso.

    Sin duda esto generaría un empobrecimiento en la UE y una caída del Euro. Pero es que mucha gente ha prestado dinero a quien se lo ha gastado en vivir muy bien y no puede devolverlo, y eso significa que has perdido dinero, que te has empobrecido. Y mucha gente se ha convertido en acreedor de una moneda cuyo valor depende de la riqueza de un conglomerado de economías que, por eso mismo, no son tan ricas como parecen. Ésas son las reglas del mercado.

    Lo que no son reglas del mercado, sino decisiones políticas ante la incapacidad política para diseñar un plan conjunto europeo que “esterilice” al máximo el sistema productivo-financiero europeo en caso de que se produzca cualquier PIIG default, es seguir haciendo indefinidamente la transferencia de rentas que se está produciendo.

    La forma para poner fin al juego del “gallina” sería establecer un plan para evitar el Spain default: la reforma laboral tiene que ser “x”, las pensiones tienen que reformarse de manera “y”, el sector financiero tiene que reestructurarse y recapitalizarse de manera “z”, la formación tiene que articularse de manera “h” y la deuda, en su caso, tiene que reestructurarse de manera “i”. Y todo ello tiene que estar hecho con el calendario “j”. Caso contrario, se acabó la barra libre de liquidez (los regalos) y aplicaremos el plan de “esterilización” europea ante el impago español (o portugués, o griego, o Irlandés, o Italiano, o del Reino Unido o del Sursum Corda)… Y si finalmente el gobierno español no quiere ser el “gallina”, que se estrelle (nos estrellemos) ellos (nosotros) solitos.

    Desde luego, lo que parece inaceptable es que un organismo como el BCE esté deteriorando durante meses y meses el Euro con perjuicio de los ahorradores en esta moneda, para beneficiar a quien ha gastado alegremente y sólo está dispuesto a tomar una aspirina para tratar su cáncer.

    Saludos.

    Pd. Como detalle; tampoco me convence comparar el deterioro del Euro en relación con el Oro, pues eso supone darle un valor objetivo a un material cuyo valor no es menos relativo que el del dólar. En realidad, el deterioro del Euro habría que determinarlo con una media ponderada de los instrumentos de pago y ahorro existentes. Pero… eso es “mu difícil”.

  • y si nos metemos en asuntos Euro y su futuro...pues dependera de como siguan moviendo lo hilos en acople de economias Usa-China, porque hay problemas politicos por encima de los problemas financieros y economicos, como quedara Europa, el euro, en un escenario dominado por estos dos monstruos Usa-China ?
    La reforma de la arquitectura financiera es necesaria, pero con acuerdos globales tipo BW, con todos los paises y No solo con direccionamientos hacia intereses de China y de Usa.
    Existe el riesgo para europa de que el yuan se convierta en la divisa más utilizada a nivel mundial y podrá servir como alternativa al dólar de Estados Unidos en su función de moneda de reserva (ver informe del Asian Development Bank (ADB)
    ¿empujara al sistema mundial de reservas hacia una estructura de varias monedas de reserva?
    O no sera hasta el 2020, en que Shanghai sea el centro financiero internacional ?
    tendrna mas peso los TIPS, los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional (DEG) o la medida de los controles de capital, controles que se deben hacer de forma coordinada en lugar de que cada país reaccione de manera unilateral”.
    basado en articulo Marco, BSal.

    Es una matiz al articulo porque el problema tiene un escalón superior, lo que haga España o incluso Europa, es menos importante que "los movimientos" a nivel Usa-China, esto si que nos puede afectar de forma seria.

  • Creo que no es posible encontrar una salida a esta situación, al menos sin con "una salida" queremos decir una salida no catastrófica. La única cosa en la que podemos tratar de ser sabios es en tratar de descubrir cuál es la salida menos traumática de entre todas las posibles salidas, todas ellas extremadamente traumáticas.

    El daño ya está hecho, el valor, el capital y el ahorro disponible fueron destruidos de manera concienzuda durante los últimos 30 años de "boom".

    El mercado de capital está generando el conjunto de incentivos con mayor capacidad curativa para la economía: están penalizando fuertemente a quien trata de endeudarse más y premiando intensamente a quien hace el esfuerzo de reducir su apalancamiento. El intervencionismo de las autoridades destinado a anular los incentivos de mercado solo anula cualquier posibilidad que la economía tenga de curarse algún día.

    La anulación del mercado fue lo que nos ha conducido a esta catastrófica situación, la anulación del mercado solo retrasará o anulará cualquier posibilidad de recuperación.

    Las pérdidas de los acreedores se han producido ya porque el valor del ahorro que prestaron ha sido destruido ya en gran medida. El sistema financiero debe colapsar, el precio del capital en los mercados de valores debe desplomarse y la masa monetaria debe contraerse brutalmente.

    Nada de esto es algo bonito de ver pero cualquier alternativa es una pesadilla aún más horrible.

    El escaso capital que ha sobrevivido está hoy atrapado en los balances fantasiosos de instituciones económicamente muertas (zombis). Los esfuerzos de la autoridad por mantener en pie a esos zombis impide a los carroñeros del mercado recuperar ese capital y emplearlo en un intento de recuperación. La máquina de transferencia de rentas del intervencionismo continua jugando al mismo juego que nos ha traído hasta aquí, extrae capital de los más eficientes-prudentes para otorgarlo a los más temerarios-estúpidos.

    Creo que intentan simplemente ganar tiempo pero este intento de ganar tiempo y enviar los problemas hacia el futuro está produciendo un deterioro muy rápido y muy severo de cualquier pieza funcional que aún le quedase a la economía. No entiendo bien porqué. Es posible que no sean capaces de ver la destrucción económica que están generando. Es posible que se tomen en serio cifras como el PIB. También es posible que por influencia de la superstición keynesiana piensen que "la economía es cíclica" y esperen que una de esas fantasiosas "fases alcistas del ciclo" caiga milagrosamente del cielo sin motivo alguno y solucione mágicamente los problemas.

    (Muchos keynesianos no conocen el truco de la máquina keynesiana y creen honestamente que una economía keynesiana crea realmente riqueza en vez de funcionar a base de consumir capital existente)

    Lo del oro podría no ser tan exagerado como suena a primera vista. El Euro ha perdido, desde principios de año, como un 15% de su valor con respecto al dolar americano pero es que el dolar americano también a sido víctima en ese tiempo de la mayor monetización de deuda y "quantitative easing" de su historia. No es descabellado estimar que el dolar ha perdido un 10% de su valor desde primeros de año lo que indicaría que el Euro habría perdido un 25% de su valor.

  • Hay quien quiere aceptar una recesión de balance, y hay quien no, observo un desapalancamiento primero de empresas, y luego de las familias por miedo a quedarse sin empleo ahorran mas o bien se sacan deudas de encima. El consumo se retrae, sin consumo la maquinaria no funciona.
    Primero hay que actuar generando confianza para que el consumo se reactive, solo se generara cuando los ciudadanos vean a la clase dirigente y a los bancos comportandose de una forma coordinada, trasparente, poniendo todas las cartas encima de la mesa.

    Los estimulos keynesianos son necesarios para reactivar, funcionarían si se dedicasen a crear nuevas empresas en nuevos sectores que pudiesen incrementar salarios. Solo si crea valor, si tiene efecto multiplicador.
    Todo el gasto estatal dedicado a fusione de cajas, a prejubilaciones, a salvar grandes empresas con sobreproducción, o bien para tapar agujeros de ayuntamientos no sirven de nada a medio plazo, son balones de oxigeno como huida hacia adelante, es un riesgo que puede salir bien o no.
    El oro como valor refugio sigue funcionando, en 2006 ya dio avisos que algo pasaba, empezando su escalada de lo 600 dólares onza hasta los 1300 actuales, en todo caso en cuestiones de inversión cada cual que haga lo que quiera, pero cuando veamos el oro otra vez sobre los 800 d/o quizás si veamos...brotes verdes. Curiosamente el oro se comporta bien en deflación y en inflación, y no hay siempre, como antes, una correlación inversa del oro con el valor de dólar..
    Las medidas no convencionales aplicadas solo generan mas incertidumbre..cundo todo se calme se podra analizar mejor hacia donde vamos.

  • @Luisito

    Aparte de las consideraciones "economicistas a ultranza", gran parte de las actuaciones de los diferentes gobiernos es algo así como "hacer algo" para parar la inercia recesionista/deflactora de la crisis y su efecto sobre la población
    En 1929 el pueblo americano eligió al republicano Herbert Hoover como 30º presidente de los Estados Unidos, y la política emprendida para abordar la crisis fue sencillamente "laisez-fair" al mercado, y no hay porque repetirlo, la situación se volvió socialmente crítica, el país se llenó de "Juan Nadie" y florecieron "Las Uvas de la Ira" entre los 12 millones de trabajadores parados sin ninguna prestación, rebuscando entre los cubos de basura a que llegaran "tiempos mejores" gracias al mercado

    El actual y el pasado Keynesianismo es "por cojones" hablando mal y pronto, por que el temor de los gobernantes es que si no hacen nada, la gente les va a pedir cuentas, cada vez más a voz en grito sobre la situación y si los Estados tienen alguna herramienta para evitar el sufrimiento generalizado
    Uno de los grandes "Keynesianos", sin saberlo, fue Adolf Hitler, que se dedicó a pagar a los obreros alemanes con papelitos para que construyeran las autobahnen y las fábricas de armamento, esperando que en el futuro, esos papelitos tuviesen "valor". Bueno hizo eso y también mandan a freir espárragos al Tratado de Versalles en particular en su punto más dañino: la inmensa deuda alemana por las reparaciones de la 1ª Guerra Mundial

    En la situación actual se está manteniendo el sistema financiero español con respiración asistida y sosteniendo con alfileres la innombrable verdad de que la vivienda tiene un valor muchísimo menor que los créditos hipotecarios concedidos por ella, por que la peor pesadilla, el peor Armaggedon para la banca española es que, de improviso, millones de hipotecados decidan no seguir pagando un préstamo por un bien que no vale ni la mitad del préstamo suscrito, pago que se realiza a costa de "sacrificios sin cuento" y en plazos del orden de 30 años, es decir, toda una vida esclavizados por algo que NO LO VALE

    Esto lo sabe el gobierno, la banca española, el BCE y los acreedores, y de ahí que no lleguen más lejos apretando las tuercas, que ya las están apretando en exceso, porque se puede llegar a asfixiar al deudor de tal forma que sea contraproducente para el objetivo de pagar la deuda

    Hubo un general inglés en la 1ª Guerra Mundial que, a la vista del tremendo cañoneo usual en esa guerra comentó, con el típico sarcasmo británico: "No estoy seguro si en esta guerra vamos o no a cambiar la Historia, pero desde luego estoy convencido de que vamos a cambiar la Geografía"

    Igualmente hay que tener cuidado con las decisiones económicas, porque a riesgo de querer cambiar la Economía nos arriesgamos a cambiar la Historia, y podemos llegar a descubrir de pronto que las clases medias empobrecidas empiezan a recordar la letra de "La Internacional "o esa otra cancioncilla que decía "Deutschland, Deutschland über alles..."
    Hay que tener en cuenta que el combustible de la Historia es la frustración sincronizada de las clases medias y la violencia socio-política subsiguiente
    Pensar ahora en el "Fin de la Historia" de Fukuyama o Hegel es una fantasía y algo muy peligroso, la historia se pone en marcha cuando el dolor se generaliza

    El "New Deal", el Plan Marshall, el "Welfare State"en UK, se hicieron con el único objetivo de evitar que la Historia evolucione....a peor
    En el sillón de los economistas auto-complacidos se apuesta por el "Big-Crunch" y apechugar con los ajustes...Bueno esperemos que no se cumpla lo que yo llamo "Hipótesis Mad-Max", tiempo de recortadas (escopetas) y lingotes (paridad) de oro

  • DFC..."de improviso, millones de hipotecados decidan no seguir pagando un préstamo".

    ..no es que no quieran pagar es que no pueden, con el misero sueldo no se llega a todo.

    Hace un par de años defendi moratorias para empresas (para evitar su cierre) y para familias (evitar embargos) solo las cajas contabilizaban 138.000 embargos a familias.

    Tambien defendia menos carga impositiva a salarios bajos, para que pudiesen ir menos apretados los asalariados, y menos carga a empresas con dificultades, que tuviesen un buen plan viablidad, que pudiese ndemostrar que sus problemas de tesoreria eran temporales, debido solo a la crisis.

    No han movido un dedo para evitar cierres y esto pasara factura, hay un efecto burn, en los pequeños empresarios ...y con tantas dificultades que les vienen por todos los lados, no creo que tengan muchos animos para contratar al nivel anterior...

    pero no hay mal que dure cien años...

  • Ramón

    Actualmente hay un buen porcentaje de familias, que con "sangre, sudor y lágrimas" consiguen pagar sus hipotecas, teniendo esto como prioridad absoluta y apoyándose en la red de solidaridad de la familia extensa mediterránea que ayuda a capear crisis que en otros ámbitos serían generadoras de revueltas. 7 millones de parados, sobre 70 millones de población, en Alemania, fueron suficientes para elegir un"Führer" que los guiase

    Efectivamente con los ajustes, recortazos y reformas laborales la cosa se pone aún más cruda para poder pagar, pero aún así la gente seguirá pagando, en la confianza de que lo que paga "lo vale" si le quitamos esa confianza, el edificio se derrumba enterito
    Sumadas las deudas del sector inmobiliario y las de las familias estaríamos del orden del 200% del PIB. Eso sí que es un "subprime" y no el de USA 2007

  • Pingback: Usemos el fondo para sanear el sistema financiero, no para rescatar al Estado, de Luis Garicano en El Confidencial at Reggio’s

Los comentarios están cerrados.