- Drugevijesti - https://drugevijesti.info -

Peligro de accidentes (1): Castilla la Mancha no debe ser nuestra Grecia

Entre el griterío de esta semana sobre Castilla La Mancha, se olvida un mensaje fundamental que es necesario que refuercen con sus palabras y sus acciones los políticos de izquierda y de derecha en un momento potencialmente tan complicado como el que viene: España es solvente, pase lo que pase con las finanzas autónomas (en el peor caso estaremos hablando de otros 2 o 3 puntos de deuda a PIB) y con las Cajas (en el peor de los casos, con tests de estrés a la irlandesa, 6 u 8 puntos de más de deuda). Los órdagos que se están intercambiando entre políticos y banqueros centrales europeos, y ahora también entre políticos españoles, suponen que, a pesar de esta solvencia, la posibilidad de una crisis similar o peor a la del verano pasado no es, desgraciadamente, pequeña. En este post y el siguiente, discuto los dos accidentes que veo en el horizonte y me preocupan mucho.Un territorio que produce sólo el 3% del total del producto interior bruto del conjunto no puede, por mucho que se intente, hundir al conjunto, ¿no? Como Castilla La Mancha, que es el 3% del PIB de España, Grecia es sólo el 3% del PIB de la Zona Euro. Pero entre los dos partidos políticos griegos, uno irresponsablemente gobernando, mintiendo en sus cuentas y gastando lo que no tenía; el otro entrando en el gobierno como un elefante en la cachatarrería, destrozando la credibilidad de las finanzas en público, se cargaron para siempre la reputación del país (si, de acuerdo, el que miente tiene la responsabilidad principal de lejos, por supuesto, no el que lo descubre) y, por este camino, a la zona euro, a pesar de que el dinero del que se trata en su rescate no es nada comparado con los rescates bancarios que muchos países (como EEUU o el RU) han tenido que hacer. De la misma forma, Castilla la Mancha puede ensuciar al credibilidad de todas las autonomías y poner en peligro a España.

El mercado no entiende en absoluto, para nada, de nada, las finanzas regionales españolas (la verdad es que creo que no las entiende nadie). Por ejemplo, no entiende que pasa si verdaderamente la Sra de Cospedal no tiene dinero para pagar las nóminas- ¿preferirá (¿puede elegir?) no pagar nóminas, o no pagar intereses para deuda? ¿Puede utilizar “patacones,” pagarés, para pagar a sus funcionarios como los argentinos y californianos? ¿La permitirá el Tesoro de España endeudarse, incluso si está saltándose los objetivos de déficit del año? ¿De dónde va a salir el dinero? ¿Compensará el gobierno central las desviaciones de Cataluna y de Castilla La Mancha y las otras regiones que confiesen y se arrepientan (¿Valencia?)? ¿Cortará otras partidas? ¿Subirá impuestos? Dado esta falta de claridad, lo que está en juego en esta minúscula economía regional no puede ser más importante, y es muy fácil que un farol de un actor se convierta de repente en una apuesta que tumbe a nuestro país.

El peligro no es la economía, sino la política. La tentación para el PP de embarrar al PSOE, encontrando fraudes y cuentas escondidas, será enorme. Pero no menos enorme será la tentación para el PSOE de cortar el grifo de financiación y embarrar la victoria estrella del PP y a su flamente secretaria general. Si, con una elecciones a la vuelta de la esquina, parece una tentación irresistible, pero debe resistirse. La salida estos días de Bankia a bolsa es crucial vara evitar que la crisis de las Cajas contamine a las finanzas públicas, y no debe hacerse nada que la dificulte, particularmente dada la preocupante evolución de la crisis griega. Tratemos de mostrar al mundo la profesionalidad y al tranquilidad que no tuvieron los griegos. Y en todo esto no olvidemos que, desgraciadamente, ambos partidos  han gobernado algunas de sus autonomías y alcaldías con verdadera incompetencia, rayana en algo peor.