Regalo de Reyes: Vivir prestando atención

(Como regalo de reyes he traducido este del brillante, fallecido por suicidio, escritor americano David Foster Wallace sobre cómo vivir, asignando con cuidado el bien más precioso y escaso que tenemos: nuestra atención y nuestra consciencia. Es más largo de lo que suelen ser nuestros posts, pero creo que, en el comienzo de un nuevo año, vale la pena. Disculpad por favor los fallos gramáticales que encontréis, lo hice con el IPad, casi imposible.)

Dos peces pequeños están nadando, y se cruzan con un pez mayor , que gira la cabeza hacia ellos y dice: "Buenos días, muchachos, ¿cómo está el agua?" Y los dos peces jóvenes nadan un rato, hasta que uno de ellos mira al otro y dice: "¿Qué demonios es el agua?"

Si en este momento, estáis preocupados pensando que tengo la intención de presentarme aquí como el sabio viejo pez capaz de explicar qué es el agua a los peces más jóvenes, por favor, no os preocupéis. Yo no soy el sabio viejo pez. El punto inmediato de la historia de los peces es que las más obvias, importantes, y presentes realidades son, a menudo, las más difíciles de ver y discutir. Declarado como una simple frase, claro, esto no es sino un tópico banal, pero el hecho es que, en las trincheras del día a día de la existencia adulta, los tópicos banales pueden tener importancia de vida o muerte. Esto puede sonar a exageración, o a juego de palabras abstracto.

Una alta proporción de las cosas que tiendo a ver automáticamente como certezas resultan ser totalmente equivocadas y engañosas. He aquí un ejemplo del error absoluto de algo que tiendo a ver como seguro: todo en mi propia experiencia inmediata apoya mi profunda creencia de que soy el centro absoluto del universo, la persona más real, más viva y más importante de su existencia. Rara vez hablamos de este tipo de egocentrismo natural y básico, porque es socialmente repulsivo, pero en el fondo es cierto para todos nosotros. Es nuestra configuración predeterminada, determinada en el nacimiento. Pensad en esto: no hay experiencia que hayáis tenido de la que no estuvierais en el centro absoluto. El mundo como lo experimentas está delante de tí, detrás de tí, a tu izquierda o a tu derecha en tu televisor o su monitor, o lo que sea. Los pensamientos de las otras personas y sus sentimientos deben serte comunicados de alguna forma, mientras que los tuyos propios son inmediatos, urgentes, reales. Pero por favor no te preocupes, no me estoy preparando para predicar acerca de la compasión o de las llamado "virtudes". Esto no es una cuestión de virtud; se trata de hacer la elección de hacer el trabajo de alterar o liberarme de mi configuración predeterminada, profunda y literalmente, centrada en mi mismo, y ver e interpretar todo a través de esta lente diferente.

Las personas que pueden ajustar sus naturaleza por defecto de esta manera a menudo son descritas como "bien adaptadas" , lo que, sugiero, no es un término accidental.

Teniendo en cuenta el contexto académico triunfal en el que estamos, una pregunta obvia es qué parte de este trabajo de ajustar nuestra configuración predeterminada implica el uso del conocimiento o el intelecto. Esta cuestión es complicada. Probablemente lo más peligroso de la educación universitaria, al menos en mi caso, es que apoya mi tendencia a sobre-intelectualizar cosas, a perderme en argumentos abstractos dentro de mi cabeza, en lugar de simplemente prestar atención a lo que está pasando justo en frente de mí. Prestar atención a lo que está pasando dentro de mí. Como estoy seguro que ya sabéis, es muy difícil mantenerse alerta y atento en vez de seguir hipnotizado por el monólogo constante dentro de nuestra propia cabeza. Veinte años después de mi propia graduación, he llegado gradualmente a comprender que el cliché sobre como las artes liberales "enseñan cómo pensar" en realidad refieren a una idea mucho más profunda y más seria: "Aprender a pensar" en realidad significa aprender a ejercer algún control sobre cómo y qué pensar. Significa ser lo suficientemente consciente como para elegir a qué prestar atención y elegir cómo construir el significado de nuestra experiencia. Porque si no puedes ejercer este tipo de elección en la vida adulta, te perderás. Piensa en el viejo cliché de "la mente es un excelente sirviente pero un amo terrible." Este cliché, como muchos otros, cojo y poco interesante en la superficie, en realidad expresa una verdad grande y terrible. No tiene nada de casual que los adultos que se suicidan con armas de fuego casi siempre se pegan un tiro en la cabeza. Y la verdad es que la mayoría de estos suicididados están realmente muertos mucho antes de apretar eñ gatillo. Y sostengo que este es el valor real, sin chorradas, de vuestra educación universitaria: ​​Cómo evitar vivir vuestra confortable existencia de adultos respetables muertos, inconscientes, esclavos de vuestra cabeza y de su configuración por defecto de vivir total, completamente e imperialmente, solos, día tras día.

Esto puede sonar como una exageración, o como juegos de palabras abstractas. Así que vamos a lo concreto. El hecho concreto es que vosotros, casi licenciados, todavía no tenéis ni idea de lo que significa realmente "día tras día". Resulta que hay varias grandes partes de la vida americana adulta de la que nadie habla en los discursos de graduación. Una parte de estos consiste en el aburrimiento, la rutina y las frustraciones menores. Los padres y la gente mayor que están aquí saben muy bien de lo que estoy hablando.

A modo de ejemplo, digamos que es un día normal, y te levantas por la mañana, vas a tu difícil trabajo, y trabajas duro durante nueve o diez horas, y al final del día estás cansado, y estás estresado, y todo lo que quieres es ir a casa y comer una buena cena y tal vez relajarte un par de horas y luego a la cama porque tienes que levantarte al día siguiente y hacerlo todo de nuevo. Pero luego recuerdas que no hay comida en casa - no has tenido tiempo para hacer las compras de esta semana, debido a difícil trabajo- por lo que ahora, después del trabajo tienes que meterte en el coche y conducir hasta el supermercado. Es el final de la jornada laboral y el tráfico es muy malo, así que llegar a la tienda lleva más tiempo de lo que debería, y cuando finalmente llegas al supermercado está muy lleno, por supuesto, es la hora del día en la que todos los demás trabajadores también tratan de hacer sus compras, y la tienda está horriblemente, fluorescentemente iluminada, infusa con la Muzak asesina de almas o el pop corporativo, y es casi el último lugar del mundo donde quieres estar, pero no se puede simplemente entrar y salir rápidamente: tienes que vagar por todo los pasillos llenos del enorme y sobreiluminado almacén, para encontrar las cosas que quieres, y tienes que maniobrar tu carrito entre todas estas otras personas cansadas, apresuradas con sus carros, y por supuesto también están las personas mayores, sumamente lentas, y la gente obesa, y los niños con ADD que bloquean del pasillo y hay que apretar los dientes y tratar de ser educado mientras se les pide que dejen pasar por favor, y, finalmente, por fin, obtienes todos los suministros de la cena, pero ahora resulta que no hay suficientes cajas para pagar abiertas a pesar de que es el final del día, por lo que la cola en la caja es muy larga, lo que es estúpida e indignante, pero uno no puede descargar su furia sobre la mujer que trabaja frenéticamente en el registro.

En fin, consigues llegar al frente de la cola, y pagas la comida, y esperas para que la tarjeta sea autenticada por una máquina, y luego te dicen que "Tengas un buen día" con una voz que es la voz absoluta de la muerte, y entonces tienes que tomar tus espeluznantes y endebles bolsas de plástico de la compra en tu carrito por el abarrotado, bacheado, aparcamiento y tratas de cargar las bolsas en el coche de tal manera que todo no se salga de la bolsas y ruede por el maletero en el camino a casa, y luego tienes que conducir todo el camino a través del tráfico lento y pesado de gigantes tototerrenos de la hora punta, etcétera, etcétera.

El punto es que es en basuras menores y frustrantes como estas donde viene el trabajo de elegir. Como los atascos de tráfico y los pasillos lleno de gente y las largas colas en las cajas me dan tiempo para pensar, si no tomo una decisión consciente sobre cómo pensar y a qué prestar atención, voy a sentirme enojado y miserable cada vez que tengo que hacer la compra, debido a que mi natural configuración por defecto es la certeza de que este tipo de situaciones son realmente todo sobre mí, sobre mi hambre y mi fatiga y mi deseo de conseguir llegar a casa, y va a parecer, con total claridad, que todo el mundo está en mi camino, y ¿quiénes son todos esos que me estorban? Y mira cómo son de repulsivos la mayoría de ellos y lo estúpidos y como vacas, con los ojos ya muertos y no humanos que parecen aquí en la cola para pagar, o lo molesto y desagradable que es que la gente está hablando en voz alta en los teléfonos celulares en el centro de la línea, y pensar hasta qué punto esto es injusto: He trabajado muy duro todo el día y yo estoy hambriento y cansado y no puedo ni siquiera llegar a casa para comer y descansar, debido a todos estos estúpidos y horribles individuos.

O, por supuesto, si estoy en una forma socialmente más consciente de mi configuración predeterminada, puedo pasar el tiempo del final de los días en el atasco enojado y disgustado con todos los grandes, estúpidos bloquea-carriles todo terrenos, Hummers y camionetas quemando sus 120 litros de depósito de gasolina de forma derrochadora y egoísta, y puedo detenerme en el hecho de que las camisetas patrióticas o religiosas siempre parecen estar en el vehículo más grande, más asquerosamente egoístas impulsados por los más feos, los conductores más desconsiderados y agresivos, que generalmente hablan por el celular mientras cortan a la gente de a fin de obtener tan sólo veinte metros de estúpido adelanto en el atasco de tráfico, y puedo pensar acerca de cómo los hijos de nuestros hijos nos despreciarán por malgastar todo el combustible del futuro y, probablemente, arruinar el clima, y ​​como somos estúpidos y repugnante, como todo es horrible y así sucesivamente y así sucesivamente ...

Mirad, si yo decido pensar de esta manera, está bien, muchos lo hacemos -- excepto que para muchos de nosotros pensar de esta forma tiende a ser tan fácil y automático, no tiene que ser una opción. Pensar de esta manera es mi configuaración natural por defecto. Es la forma automática, inconsciente en la que experimento la vida adulta cuando estoy en el modo de funcionamiento automático, en la creencia de que soy el centro del mundo y de que mis necesidades inmediatas y sentimientos son los que deben determinar la las prioridades mundiales. Lo que pasa es que hay otras maneras, obviamente, diferentes de pensar sobre este tipo de situaciones, en este tráfico, en todos estos vehículos atascados e inactividad en mi camino: No es imposible que algunas de estas personas en los todoterrenos hayan sido víctimas en accidentes automovilísticos horribles en el pasado y ahora conducir es tal trauma que su terapeuta les ordenó prácticamente que comprara un pesado y enorme todoterreno para que se sientan lo suficientemente seguros para conducir, o que la Hummer que me acaba de cortar está quizás impulsado por un padre cuyo pequeño hijo está herido o enfermo en el asiento junto a él, y él está tratando de correr a la hospital, y tiene por tanto una mayor, más legítima prisa que la mía - en realidad soy yo quien está en su camino. O me puede obligar a mí a considerar la posibilidad de que todos los demás en la fila del supermercado están igual de aburridos y frustrados que yo, y que algunas de estas personas probablemente tienen una vida mucho más difícil, tediosa o dolorosa que la mía .

Una vez más, por favor no penséis que os estoy dando consejos de moral, o que yo estoy diciendo que está es la forma correcta de pensar, o que nadie espera que lo hagáis de forma automática, ya que es difícil, se necesita voluntad y esfuerzo mental, y si eres como yo, algunos días no serás capaz de hacerlo, o simplemente de plano no vas a querer. Pero casi todos los días, si eres lo suficientemente consciente para darte una elección, puedes optar por mirar de forma diferente a la señora gorda, de ojos muertos, demasiado maquillada, que acaba de griar a su niño en la cola de la caja - tal vez ella no suele ser así, tal vez ha estado tres noches consecutivas sosteniendo la mano de su marido, que está muriendo de cáncer de hueso, o tal vez esta señora es la administrativa de bajos salario en el Departamento de Vehículos Motorizados que ayer ayudó a tu esposa a resolver una pesadilla burocrática. Por supuesto, nada de esto es probable, pero tampoco es imposible - sólo depende de lo que quieras considerar. Si estás automáticamente seguro que sabes cuál es la realidad y quién y qué es realmente importante - si deseas operar en tu configuración predeterminada - entonces tú, como yo, no tendrás en cuenta las posibilidades que no son inútiles y molestas . Pero si realmente has aprendido a pensar, cómo prestar atención, entonces sabrás que tienes otras opciones. En realidad, está a tu alcance experimentar un infierno del consumo, abarrotado, ruidoso, no sólo como algo significativo, sino sagrado, con el mismo fuego que enciende las estrellas - la compasión, el amor, la unidad debajo de la superficie de todas las cosas. No es que esas cosas místicas sean necesariamente ciertas : la única cosa que es verdad con V mayúscula es que tienes que decidir cómo vas a tratar de verlo. Tienes la oportunidad de decidir conscientemente lo que ha significado y lo que no. Tienes la oportunidad de decidir lo que adoras..

Porque aquí hay algo más que es cierto. En las trincheras del día a día de la vida adulta, en realidad no existe el ateísmo. No existe el no adorar. Adora todo el mundo. La única opción que tenemos es decidir lo que adoramos. Y una razón excelente para la elección de una especie de Dios o de tipo espiritual, como objeto del culto - ya sea JC o Alá, Yahvé o sea el Wiccan diosa madre o de las Cuatro Nobles Verdades, o un conjunto de principios éticos inviolables - es que casi cualquier cosa que veneras te come vivo. Si adoras el dinero y las cosas - si ellas dan el sentido a tu vida - entonces nunca tendrás lo suficiente. Nunca sentirás que tienes suficiente. Es la verdad. Adora tu propio cuerpo y la belleza y el atractivo sexual y siempre te sentirás feo, y cuando el tiempo y la edad se empiecen a mostrar, morirás un millón de muertes antes de que finalmente te alcancen. Por un lado, todos sabemos estas cosas ya - han sido codificada en los mitos, proverbios, clichés, bromuros, epigramas, parábolas: son el esqueleto de toda gran historia. El truco está en mantener la verdad por delante en la conciencia cotidiana. Adora el poder y te sentirás débil y asustado, y necesitarás cada vez más poder sobre los demás para mantener el miedo a raya. Adora tu intelecto, ser visto como inteligente y terminarás sintiéndose estúpido, un fraude, siempre a punto de ser descubierto. Y así sucesivamente.

Lo insidioso de estas formas de culto no es que sean malas o pecaminosas, es que son inconscientes. Son la configuración por defecto. Son el tipo de adoración en el que caes poco a poco, día tras día, siendo cada vez más selectivos acerca de lo que vemos y cómo medimos el valor sin ser plenamente conscientes de que eso es lo que estás haciendo. Y el mundo no te ayuda a abstenerte de este funcionamiento en la configuración por defecto, porque el mundo de los hombres y el poder funciona muy bien con el combustible del miedo y el desprecio y la frustración y el ansia y la adoración de sí mismo. Nuestra cultura ha aprovechado estas fuerzas de formas que han generado una extraordinaria riqueza y comodidad y la libertad personal. La libertad de ser dueños de nuestro propio pequeño reino del del tamaño de nuestro cráneo, solo en el centro de toda la creación. Este tipo de libertad tiene mucho de recomendable. Pero por supuesto hay todo tipo de libertad, que es más precioso, y del que no se oye mucho hablar en el gran mundo ahí fuera de ganar y lograr y mostrar. Este tipo muy importante de la libertad consiste en la atención y la conciencia, y disciplina y esfuerzo, y ser capaz de preocuparse verdaderamente por los demás y sacrificarse por ellos, una y otra vez, en una miríada de formas pequeñas poco atractivas, todos los días. Esa es la verdadera libertad. La alternativa es la inconsciencia, la configuración predeterminada, la "carrera de ratas" - el corrosivo sentimiento constante de haber tenido y perdido algo infinito.

Sé que esto probablemente no suena divertido o de inspiración grandiosa. Lo que es, por lo que yo veo, es la verdad con un montón de tonterías retóricas eliminadas. Podéis pensar lo que queráis. Pero por favor no lo descartéis como un sermón de la doctora Laura. Nada de esto es acerca de la moralidad, la religión o dogma, o las grandes cuestiones de fantasía de la vida después de la muerte. La verdad con V mayúscula es sobre la vida antes de la muerte. Se trata de que llegar a los 30, o tal vez los 50, sin querer pegarte un tiro en la cabeza. Es la conciencia sobre la simple atención, la conciencia de lo que es tan real y esencial, por lo que está oculto a la vista por todas partes, que tenemos que recordarnos a nosotros mismos, una y otra vez: "Este es el agua, este es el agua."

Es increíblemente difícil hacer esto, permanecer consciente y con vida, día tras día.

Hay 31 comentarios
  • Por mucho que quiera cambiar mi "configuración por defecto", hacer la compra en el super una y otra vez es un HORRORRRR!!!

  • Creo que no puedo estar más de acuerdo. Somos esclavos de nuestro piloto automático. Con un torbellino de ideas, prejuicios y valoraciones del exterior. Sin un respiro para verlo todo tal y como es, sin prejuzgar. Y lo peor es que creemos que esta forma de pensar es normal, que es lo adecuado, porque es lo que siempre hemos hecho. Sin contar lo cómodo que es no cambiar. Realmente si paráramos a pensar cómo pensamos, y a intentar controlarlo, sería todo mucho más sencillo. Creo que el futuro vendrá acompañado de un mejor entendimiento del control de nuestras propias emociones, que en muchísmas ocasiones son causa de enfermedad física y mental.

    No veo mejor paralelismo que esos estudios que dicen que en muchos paises del tercer mundo son más felices que en los ricos. No viven ahogados por el ego y su deseo incontrolable. Su mindfulness es mucho mayor.

  • Muy bueno Mr. Garicano!

    Es el tipo de cosas que uno tarda mucho tiempo en sentir, y muuucho más tiempo en conseguir explicar.

    Felices Reyes a todos y gracias por este regalo.

    JB

  • Unas reflexiones de mucho interés.

    Tenemos cerebros limitados y nos pasamos casi toda nuestras vidas reaprendiendo cosas sabidas por otros que nunca acabaremos de aprender. Cuanto más nos especializamos menos sabemos y sigue la rueda. Ya lo dijo Sócrates: sólo sé que no sé nada.

    Los límites de nuestro conocimiento y nuestra manera de conocer (gnoseología) ofrecen un campo ilimitado. Sólo con repasar la tradición cuentística nos encontramos con ejemplos palmarios de nuestros malos hábitos. De "El Conde Lucanor", S. XIV.

    Sobre cómo vender la moto o burbujas y nuevos paradigmas económicos :

    "Lo que sucedió a un rey con los picaros que hicieron la tela."

    Sobre políticas económicas anticíclicas:

    "De lo que fazen las formigas para se mantener."

    Sobre lo contentos que debemos estar aunque sea con un mini-job:

    "De lo que contesçió a un omne que por pobreza et mengua de otra vianda comía atramuzes."

    Hay un chiste que me gusta mucho y refleja a veces muy bien lo que sucede a nuestro alrededor.

    Dos locos están mirando por una ventana desde el manicomio. Más allá del muro hay gente paseando.

    Uno de ellos le pregunta al otro: ¿esos quiénes son?.
    Esos son los externos le responde el otro.

  • Un texto para reflexionar. Aunque resulta bastante desmoralizador que el propio autor finalmente sucumbiera a la "configuración por defecto".

  • Un comentario cartesiano.

    (Estaba preparando mis clases sobre Descartes para mis alumnos de 2º de bachillerato y no he podido resistir la tentación.)

    Las resonancias cartesianas del discurso comienzan casi al principio cuando Wallace dice: “Una alta proporción de las cosas que tiendo a ver automáticamente como certezas resultan ser totalmente equivocadas y engañosas.”

    Descartes comienza así la primera de sus Meditaciones metafísicas: “He advertido hace ya algún tiempo que, desde mi más temprana edad, había admitido como verdaderas muchas opiniones falsas, y que lo edificados después sobre ciemientos tan poco sólidos tenía que ser por fuerza muy dudoso e incierto; de suerte que me era preciso emprender seriamente, una vez en la vida , la tarea de deshacerme de todas las opiniones a las que hasta entonces había dado crédito, y en empezar todo de nuevo desde los fundamentos, si quería establecer algo firme y constante en las ciencias.”

    En Descartes las ciencias no son algo lejano sino el instrumento de la razón para llevar una vida feliz. Y la felicidad, siguiendo su vena estoica y epicúrea consiste en la paz de espíritu que incluye una vida llena de salud y cómoda.

    No obstante, se podría atribuir al propio Descartes el error que señala Wallace cuando afirma que: “He aquí un ejemplo del error absoluto de algo que tiendo a ver como seguro: todo en mi propia experiencia inmediata apoya mi profunda creencia de que soy el centro absoluto del universo, la persona más real, más viva y más importante de su existencia.” En efecto, Descartes afirma que : “Cerraré ahora los ojos, me taparé los oídos, suspenderé mis sentidos; hasta borraré de mi pensamiento toda imagen de las cosas corpóreas, o, al menos, como eso es casi imposible, las reputaré vanas y falsas; de este modo, en coloquio sólo conmigo y examinando mis adentros, procuraré ir conociéndome mejor y hacerme más familiar a mí propio. Soy una cosa que piensa, es decir, que duda, afirma, niega, conoce unas pocas cosas, ignora otras muchas, ama, odia, quiere, no quiere, y que también imagina y siente, pues, como he observado más arriba, aunque lo que siento e imagino acaso no sea nada fuera de mí y en sí mismo, con todo estoy seguro de que esos modos de pensar residen y se hallan en mí, sin duda. Y con lo poco que acabo de decir, creo haber enumerado todo lo que sé de cierto, o, al menos, todo lo que he advertido saber hasta aquí.” (Tercera meditación)

    Evidentemente, el pasaje de Descartes se dirige directamente a asentar lo que se ha venido en llamar la teoría cartesiana de la mente que, entre otras cosas, convierte la mente en un contenedor hecho de una pasta distinta a la del mundo físico. Sin embargo, no cabe duda de que en Descartes se empieza a hacer filosofía desde el yo. El yo es lo más importante y en su descubrimiento, “pienso, luego existo”, encontramos las señales para saber lo que es verdad o no.

    Y, sin embargo, no debemos olvidar la cita cartesiana que abre este comentario. El objetivo de Descartes es superar la precipitación de nuestros juicios y los prejuicios. Wallaces es optimista como Descartes. Ambos piensan que es posible superar la precipitación y el prejuicio, que se puede superar “nuestra configuración predeterminada”.

    Sin embargo, Wallace duda del intelecto como el medio adecuado para ello. Pero, como Descartes, resuelve que sí lo es. Descartes está siguiendo la estela, que ya hemos citado, de las escuelas filosóficas antiguas: el epicureísmo y el estoicismo. Incluso cuando Wallace hace una incursión de tono existencialista, la descripción de la salida del trabajo, “hay que decidir”, etc., pueden encontrarse las resonancias cartesianas.

    Superar “nuestra configuración predeterminada”, mantiene Wallace, “necesita voluntad y esfuerzo mental”. Descartes entiende para actuar bien hay que saber lo que está bien, pero eso no es suficiente debido al papel que la voluntad tiene en Descartes. Descartes entiende que la voluntad humana es libre. Y que para que una persona acepte la verdad o falsedad de una afirmación hace falta un acto de voluntad. De todos modos, para Descartes, la voluntad libre de los humanos está inclinada o compelida a aceptar lo evidente (lo claro y distinto), que es la marca de la verdad. Por otra parte, la voluntad también será necesaria para elegir una acción de acuerdo con lo que la razón nos dice que es bueno. Dado todo lo dicho, Descartes considera que la conducta adecuada es la disposición para saber metódicamente (para evitar la precipitación y el prejuicio) y elegir de acuerdo con la razón. Como dice Wallace: “El truco está en mantener la verdad por delante en la conciencia cotidiana.”

    Por otra parte recordemos que la felicidad para Descartes, con estoicos y epicúreos consiste en la paz de espíritu. Y conviene no perder de vista que esa paz de espíritu se ve afectada tanto por las pasiones, como por la mala salud física.

    Descartes era consciente de las limitaciones de la medicina de la época y de que la ciencia debía hacer algo para remediarlo. Respecto a las pasiones, Descartes recomienda alejarse de su influencia distrayéndose. Si eso no es posible porque están ligadas a alguna necesidad práctica, Descartes recomienza que dicha necesidad práctica sea resuelta mediante la razón. La razón contra la precipitación y el prejuicio: “Lo insidioso de estas formas de culto no es que sean malas o pecaminosas, es que son inconscientes. Son la configuración por defecto.” (Wallace).

    “[...] el mundo de los hombres y el poder funciona muy bien con el combustible del miedo y el desprecio y la frustración y el ansia y la adoración de sí mismo. Nuestra cultura ha aprovechado estas fuerzas de formas que han generado una extraordinaria riqueza y comodidad y la libertad personal. La libertad de ser dueños de nuestro propio pequeño reino del del tamaño de nuestro cráneo, solo en el centro de toda la creación. Este tipo de libertad tiene mucho de recomendable.” Pero el propio Wallace dice que hay otra libertad. “Este tipo muy importante de la libertad consiste en la atención y la conciencia, y disciplina y esfuerzo, y ser capaz de preocuparse verdaderamente por los demás y sacrificarse por ellos, una y otra vez, en una miríada de formas pequeñas poco atractivas, todos los días. Esa es la verdadera libertad.” Esa es la libertad que la tradición filosófica identifica con la libertad de la razón. Pero aquí mejor sería pasar a Spinoza.

  • ¡¡¡Fantástico discurso!!! Encuentro muy acertado buscar en la literatura lo que de útil pueda resultar a nuestras respectivas disciplinas, en este caso la vuestra que es la economía, especialmente por su capacidad de divulgación y asimilación por todos los públicos, además del puro placer de leer buena prosa. Recuerdo haber escuchado a algún economista encontrar especial inspiración en Shakespeare, Cervantes o Zola.

    Como no es mi campo, no sé si van por ahí los tiros, pero el post me ha traído a la cabeza el asunto de la propiedad intelectual, puesto que he escuchado a varias personas ya hablar de la "economía de la atención". Lo ignoro casi todo al respecto. Al parecer, se trata de que los autores de obras intelectuales, dado el cambio de modelo que instaura internet, han de pasar necesariamente de intentar vender "soportes" (CD's, DVD's, libros...) a intentar captar atención en forma de ancho de banda, en tanto que el soporte está en vías de extinción, y financiarse mediante la publicidad inserta en su página web (que albergue contenidos digitales, cuando no mero streaming para disfrutar "gratis" de las mismas obras intelectuales), o algo parecido. Si alguien sabe más y tiene a bien explicarme, atenderé con mucho interés.

    • Me auto respondo en parte con esta entrada de la Wiki -cómo no, sin versión española:

      Entre los autores aparece Coase, suena bien.

  • Muchas gracias por regalarnos este fragmento de David Foster Wallace. Muchas gracias por asignar tu tiempo a alimentar este blog que tantas mentes alimenta. De verdad, gracias.

  • Muy interesante.

    Decidir tiene un coste bastante alto (me acuerdo ahora de este artículo ), y salirse del piloto automático implica tomar muchas más decisiones y considerar muchos más factores. De hecho, ¿no es una de las "funciones" de una sociedad proveer una manera de delegar decisiones, simplemente copiando lo que hace el resto de los individuos? Salirnos del piloto automático puede suponer salirse un poco de la sociedad, y eso da miedo porque estamos configurados para apoyarnos en el grupo.

    Gracias por el regalo de Reyes, Sr. Garicano. Escribirse todo ese tocho en el iPad tiene que ser un dolor... (Ah! ¿cortar = colarse?)

  • La mente se traslada a lo que nos emociona: preocupaciones, frustraciones, deseos, alegrías, etc. Por lo que he leído, cualquier intento de evitarlo es inútil e incluso contrapoducente. Lo mejor que podemos hacer es concentrarnos en las actividades que más nos gustan y apasionan.

  • Muy creible lo dicho. Tendré que leerlo con mucha más calma, pero claramente da en el clavo en lo que respecta a las significaciones que le damos al mundo externo y que en el fondo no son más que el reflejo de quienes somos. Muchas gracias por el trabajo realizado en la traducción.

  • foster wallace era un genio. La broma infinita es un libro recomendable como regalo de reyes salvo para personas con fobia a las cucarachas :-P, muy bueno el discurso.

  • ¡Magnífico! Ya sólo falta que los economistas nos apliquemos el cuento...

    Saludos

  • Muchas gracias por el regalo, es un texto que merece la pena leer.

    Enlazando con la idea de las "pasiones" inconscientes que mueven nuestra vida (dinero, poder, amor....) podríamos llegar a conclusiones interesantes sobre, por ejemplo, las diferentes políticas económicas que se promueven actualmente en EEUU (crecimiento) o Europa (austeridad). O a las teorías económicas de personas como Keynes (énfasis en el gasto) o Hayek (énfasis en el ahorro). Creo que en todos los casos lo que encontramos detrás son precisamente esas pasiones humanas que de forma inconsciente mueven los hilos de nuestras vidas y que se manifiestan en la forma en que cada uno percibe e interpreta la realidad, también la realidad económica.

  • Apenas tengo palabras para describir lo que ha significado este texto para mí. Es la puesta en palabras de una verdad en la que yo llevo mucho tiempo creyendo, pero expresada con un acierto que yo no hubiera podido alcanzar.
    Prefiero hacer el esfuerzo todos los días en la cola del supermercado y pensar que, como mínimo, todos los que me rodean están tan cansados y hartos de la cola como yo. Prefiero, no, elijo cada día no ser el centro del universo... y vivo mejor y más en paz. Y sin ganas de ponerme una pistola en la cabeza. Creo que es una lección para todos y que nuestra sociedad iría mejor si todos la aplicáramos.

  • Lamento llevar la contraria, pero a mí me ha parecido una ida de olla de una persona inteligente quizás, pero con poca resistencia a la frustración, y además depresiva, ideación de muerte incluída. Yo a veces me frustro en la cola del supermercado o en los atascos, pero no tengo necesidad de semejantes mecanismos de defensa, en parte autoengañadores ("no es imposible que algunas de estas personas en los todoterrenos hayan sido víctimas en accidentes automovilísticos horribles en el pasado y ahora conducir es tal trauma que su terapeuta les ordenó prácticamente que comprara un pesado y enorme todoterreno para que se sientan lo suficientemente seguros para conducir, o que la Hummer que me acaba de cortar está quizás impulsado por un padre cuyo pequeño hijo está herido o enfermo en el asiento junto a él, y él está tratando de correr a la hospital”). La verdad es que yo suelo pensar “menudo desgraciado”, y no darle más vueltas al asunto. Aún así he ido tirando, sin ver ese agua de la que habla, pero también sin tener que hacer grandes esfuerzos para "no pegarme un tiro en la cabeza".
    Al final parece que todas estas disquisiciones no le fueron suficientes, por desgracia... Lamento la muerte de este hombre y el pesar que debió acompañar su vida, pero no nos dejemos arrastrar por sus raras ideaciones. Una de las cuatro ventajas que distinguen al virtuoso, según decía Robert Boyle, es que "sabe lo que es la dignidad y reconoce a un loco". Feliz año nuevo.

  • Thank you Mr. Garicano
    The baffling contradiction between the inner compass praised in the speech and Mr. Wallace's death ruins his proposal.

    I thoroughly enjoyed Mr. Wallace's depiction of the absolutely irrelevant struggle and the nevertheless ensuant fury that takes place in the supermaket. A swift and expressive piece of fine observation.

  • Luis, me atrevo a tutearte, me avergüenzo de reconocerte que no sabía de ti hasta hace unos meses. Me invitaron a una ponencia tuya en la Fundación Barrié en Vigo. Desde ese día te sigo lo que puedo, leo todo lo que públicas aquí como mínimo. Pero ha sido este artículo el que me ha hecho escribir. Es de los mejores regalos de Reyes que he recibido, has reseteado mi conciencia. Gracias de corazón.

  • Un excepcional regalo de Reyes, gracias!
    No vivir nuestra vida es mucho peor que la muerte; por eso hay gente que opta por lo segundo (enfermedades aparte). Por tanto, aprendamos a vivir nuetsra vida, día a día hasta el final.

  • Muchas gracias Don Luis, intuía que algo así estaba ocurriendo en la sociedad, como vivo en una pequeña comunidad, cuando entraba en una gran ciudad me resultaba incomprensible el comportamiento que observaba, ahora lo veré con otros ojos, aún así seguiré convencido de que las grandes capitales consumen más de lo que aportan, sea vida, energía o conocimiento, desde aquí le deseo un feliz año, a usted y a todo el equipo de este blog que tanto me aporta.

  • Esta conf. de Humberto Maturana pueden complementar, el magnifico regalo del sr. Garicano y este doc: Concienciación, cooperación...(este enlace, lo siento no recuerdo por quien fue difundido en este blog)
    "History, Expectations, and Leadership in the Evolution of Cooperation", NBER Working Paper 17066

  • Muchas gracias, un regalo precioso.
    Traducir es una bonita forma de prestar atención a los demás, y escribir en un blog también. Gracias por este regalo y por los que le precedieron.

  • Mis hijos no están conmigo estos días y, mientras me tomaba el café, pensaba que resulta extraña esta mañana de reyes sin regalos...
    Entonces he encontrado este en el reader. Un gran regalo.
    Muchísimas gracias: ¡Me encanta! ¡Es justo lo que quería!!

  • (disculpad la faltas tildes, teclado EE.UU.
    El pensamiento que refleja F. Wallace ya lo plasmaba en su momento Socrates:
    "La vida no examinada no merece la pensa ser vivida", un filosofo que ,ademas, era azote de cinicos y relativistas, corrientes tan en boga hoy en dia.
    Supongo que cualquier persona sabia a lo largo de la historia ha llegado a esa conclusion, aunque no muchos tienen el valor de obrar de acuerdo al aserto socratico. No digamos los que no somos sabios ni de lejos.
    Gracias y un abrazo a los editores, colaboradores y lectores de NEG.

  • ¡¡Que gran hallazgo!!
    " Nuestra configuración predeterminada"
    Tenemos los humanos una configuración predeterminada que es la que se manifiesta en las personas por defecto, es ademas egocentrada, dada nuestra experiencia vital.
    Para ir a otra, digamos configuración, hace falta un esfuerzo volitivo, que nos libra de la muerte.; entiendo de la muerte como personas. Dicho de otra manera, esta capacidad y la decisión de cambiar la configuración inercial o predeterminada, nos hace personas
    Fran Sauri se retrotrae a Descartes con acierto, porque al fin y al cabo es decir :
    Pienso, luego existo.......como persona.

  • Feliz año, D. Luis.
    Aléjemonos de tipos melancólicos, hablemos con la gente, también con la cajera, que suele agradecerlo como lo hace la señora con marido que separa su compra de la nuestra, el niño que va delante haciendo el bobo mientras su madre, que acaba de recogerlo en la guarde, sigue la misma rutina para preparar la cena de los mayores y mañana madrugar para repetir la secuencia.
    Sobre todo: "seamos positifos" porque when the going gets tough, the tough get going.
    Un abrazo.

  • Lo primero, es decir que no es de extrañar que F. Wallace terminara suicidándose. Es absolutamente cierto que en llegando a cierto punto en la vida,se muere por lo menos una vez cada dia antes de conciliar el sueño. Andar por la vida, es otra cosa bien distinta. Sobre el pensar y sobre el modo de hacerrlo, decir que es consustancial a nuestro propio ser y que, con ligeros matices y cada uno destro de su cultura, es el mismo en el 80% de los seres humanos. Uno nace para vivir y como y de que manera hacerlo, en lo trascendental, la misma vida te lo impone y lo demas que tu quieras que sea, por supuesto que dependerá de uno mismo. Por otro lado, la vida solo se puede examinar en la parte o en el todo que ya haya transcurrido.

Los comentarios están cerrados.

грузоперевозки запорожье

купить аминокислоты

Протеин оптимум нутришн купить