Una cumbre más: ¿Qué busca Alemania?

Este verano la Unión Europea tomó tres decisiones de enorme impacto que suponían grandes pasos adelante en la solución de la crisis. Primera, el reconocimiento en la cumbre del 29 de junio del nudo diabólico entre bancos y estados, de la necesidad de romperlo, y la asunción (aparente) por los estados de la Eurozona de la deuda de la banca española una vez se pusiera en marcha la Unión Bancaria. Segundo, la puesta en marcha, en la misma cumbre, de la unión bancaria, indispensable para romper el nudo diabólico. Tercera, la decisión del Banco Central Europeo de septiembre (anunciada por Draghi en Londres ya el 26 de julio) de  convertirse en un Banco Central “de verdad” y adoptar un papel de prestamista de última instancia para los países y así eliminar el riesgo de convertibilidad del Euro, a cambio de que los países cumplieran las condiciones necesarias para recibir ayuda de Europa.  Desgraciadamente, si bien el (potencial, aún no realizado) papel del ECB sigue siendo el puntal de la recuperación de la confianza en Europa este otoño, los otros dos pasos, acordados en la cumbre del 29 de junio, parecen completamente haberse revertido en las últimas fechas. Con esta mezcla de decisiones podemos conseguir que el Euro sobreviva, pero con España siempre prácticamente ahogada por la deuda pública y privada.  En la cumbre que comienza mañana, en vez de seguir con los grandiosos esquemas que propone Alemania, la prioridad debe ser "re-acordar" los acuerdos que España pareció conseguir en junio. 

1. Mutualización de la deuda bancaria española: Sí claro…, pero cuando el infierno se congele 

En su momento, compartimos desde NadaEsGratis la satisfacción por el excelente resultado de la cumbre del 29 de junio del 2012, en el que Europa decidía ayudar a España a recapitalizar los bancos.  Aunque la promesa no era todo lo específica que parecía,  el documento decía:

“ We affirm that it is imperative to break the vicious circle between banks and sovereigns. … We urge the rapid conclusion of the Memorandum of Understanding attached to the financial support to Spain for recapitalisation of its banking sector. We reaffirm that the financial assistance will be provided by the EFSF until the ESM becomes available, and that it will then be transferred to the ESM, without gaining seniority status. “

Es fácil entender esto como una promesa de que Europa se ocuparía de la recapitalización de los bancos españoles, aunque es cierto que el lenguaje es ambiguo. Y aquí habíamos dicho repetidamente que esa recapitalización era crucial para que España saliera del agujero.

Desgraciadamente, la promesa no es entendida por los acreedores como tal. En su reunión del 25 de Septiembre, Alemania, Holanda y Finlandia dijeron que la deuda acumulada en el pasado era responsabilidad nacional, justo lo contrario de lo que es necesario para salir del lío.

Desgraciadamente, este asunto es  crucial para España. Reducir el riesgo soberano requiere eliminar el riesgo de pérdidas catastróficas en el sistema financiero. Europa debe asumir, como explicábamos en el documento de INET, su corresponsabilidad por las pérdidas, y debe participar en las pérdidas que se produzcan. El decir que Europa prestará a España y España recapitaliza la banca, como antes del 29 de junio, o que Europa inyecta en los bancos directamente pero España es responsable de las pérdidas, es equivalente. No hay ninguna ventaja de la recapitalización directa (más allá del absurdo artificio contable de si “cuenta como deuda” o no), si al fin y al cabo España termina siendo responsable única de las pérdidas que se produzcan. Esto es intentar engañar a los inversores, que ven transparentemente que España es la única responsable. Es decir, hablar de capitalización directa tiene que querer decir que Europa participa en las pérdidas, si no es completamente absurdo

2. Unión bancaria: si, pero despacito, y sólo supervisión y regulación

De nuevo Europa dio un paso de gigante para resolver el círculo vicioso diabólico entre bancos y estados al decidir dar un paso hacia la unión bancaria, con fecha y todo, en la cumbre del 29 de junio. Pero de nuevo Alemania ha puesto condiciones que hacen el paso absurdo e inútil. En la cumbra de Chipre, el Ministro Schueble se opuso frontalmente a la fecha del 1 de enero del 2013 para que empezara la unión bancaria, y se opuso a que el nuevo supervisor se ocupara del 100% de los bancos en la Eurozona.

Anteayer publicamos un libro en el e-Libro de VoxEU “Banking Union for Europe – Risks and Challenges", y en el que he contribuido (un artículo que os puede interesar sobre las lecciones que debemos extraer de la debacle de las cajas para un futuro regulador europeo). Pues bien, el libro contiene lecciones dos lecciones importantes para este debate

En primer lugar, la supervisión sin mecanismo de resolución es absurda. Una de las razones que expican la lentitud del Banco de España en resolver la crisis bancaria es que estaba sin un mecanismo adecuado de resolución hasta este verano. Es decir, no sirve de mucho encontrar los agujeros en el balance sin herramientas para resolverlos. Y tampoco sirve la unión bancaria si la garantía de los depósitos sigue siendo nacional, y por tanto los depositantes tienen que seguir pensando en la solvencia de su estado para evaluar la solvencia de los bancos del país.

En segundo lugar, todos los bancos deben ser supervisados. Cualquier reestructuración de deuda pública puede ocasionar una crisis bancaria en los bancos pequeños y estos, si no son supervisados por el ECB, no recibirán fondos. Como en el caso de las Cajas pequeñas en España, una crisis sistémica puede ser debida a algo que afecte a muchas pequeñas instituciones.

En fin, que como señala Wyplosz en el eLibro de VoxEU, la unión parcial con supervisión solo de algunos bancos que se busca, en la que el que la garantía de depósitos común se deja para dentro de 20 años, y la resolución para el futuro, puede ser peor que la falta de unión bancaria.

¿Qué cabe esperar?

A pesar de la (muy bienvenida) calma chicha que el BCE ha conseguido inyectar en el mercado, las últimas semanas han sido muy descorazonadoras. Los cambios  que se pusieron en marcha durante el verano eran las bases para una reforma institucional suficientemente profunda para crear confianza en el futuro del Euro y un cambio en el reparto de cargas que permitiera que la fase aguda de la crisis pasara.

Ahora realmente cabe preguntarse qué trata de hacer Alemania. Su estrategia parece ser hacer absolutamente lo mínimo posible en el último minuto posible, y parece haber pensado que si Draghi actúa, entonces las autoridades fiscales no tienen que hacerlo.

El problema de tal estrategia, para España, es que minimiza las transferencias, nos expone a la totalidad de la deuda pública y privada acumulada, y a un paulatino desmantelamiento de la base de la economía y una espiral deflacionaria difícil de parar. Sí, el BCE a lo mejor consigue bajar los tipos  a los que se financia el estado hasta el 4% pero en estas circunstancias esto no va a ser suficiente para que la economía española abandone la espiral en la que está entrando, abocada por errores propios durante años, que ahora son agravados con estos exteriores.

Es hora de que Alemania decida, de una vez por todas, si le interesa salvar el Euro o no. Y sí, claro que España tiene muchísimo que hacer (y hemos hablado de ello en mil ocasiones) pero ahora es el turno de resolver la crisis del Euro de una vez por todas (que no querría decir que se resolviera la crisis de España). Este verano nos ha mostrado que la solución está muy cerca, pero el otoño nos devuelve a la realidad de que quizás está inalcanzblemente lejos.

Hay 23 comentarios
  • Alemania sólo está sacando máximo provecho de la situación, permitiendo lo mínimo en los momentos críticos, o sea, "patada palante".

    Claramente, no les interesa mostrar sus bancos quebrados en un momento en que el país esta recibiendo una entrada de capitales brutal. Tampoco les interesa bajar su superávit comercial del 6% (es un desequilibrio muy grande en la EU y que está catalogado como tal) creando un desierto a su alrededor. En fin, yo veo a Alemania con una gran dosis de populismo, el año que viene hay elecciones y tienen que tener buenos indicadores económicos sea como sea, aunque a la larga les perjudique.

    Nosotros hemos, estamos y seguiremos comentiendo errores pero Luís, siento discrepar contigo cuando dices que lo único que quieren los alemanes es que les dejen tranquilos, aunque en cierta manera si lo quieren, quieres seguir con la misma mediocre EU.

  • En Alemania, aparte de sus habilidades para la mecánica, sobresale también durante el último siglo una extraña capacidad para poder destilar ocasionalmente lo peor que anida en Europa. Tal como se manifiesta creo que son víctimas del "Síndrome de Pirro". Cierto es que sus dirigentes también tienen elecciones que ganar (¡sorpresa!). Veo demasiadas patologías en marcha para albergar muchas esperanzas, pero ya se sabe, es lo último que se pierde.

    En fin, hay abundancia de Demóstenes para tan poca inteligencia colectiva. Me temo que estamos ante el final de una época, y a veces creo que soy optimista. Habrá que seguir intentándolo.

  • Entiendo que una asunción europea de parte de la deuda española puede considerarse un mecanismo razonable dentro de un proceso europeo de mayor integración bancaria y corresponsabilidad fiscal. No obstante, e ignorando cual es la percepción que tienen de nosotros los europeos más allá de un puñado de artículos, me pregunto en qué medida podemos convencer a nuestros socios europeos de que asuman parte de nuestras deudas cuando nuestra voluntad de reformar España es, cuando menos, endeble.A la espera de serias reformas estructurales y no meros paños calientes-aumento de impuestos,reducción de partidas de inversión pero no reducción de la estructura del estado, o reformas con visión de fondo-.Creo que la mutualización de la deudas del sur de Europa es difícil porque aunque pueda ser conveniente para la supervivencia del euro es difícil convencer a alguien de que asuma cargas ajenas-o al menos percibidas como tales-, pero todavía es más difícil si en quien se prentende ayudar no se percibe una decidida actitud de resolución de sus propios problemas y sólo se ve un lassez passer a la espera de auxilio exterior

  • Gracias Luis por la entrada.

    La mayoría de las crisis bancarias generan un coste para el país que las sufre de entre el 5 y el 10% del PIB. En la actual, muchos países europeos han dedicado importantes cantidades (absolutas y en % del PIB) en rescatar a sus bancos, lo hicieron mayoritariamente en 2008-2009. España es posible que este año contabilize en terminos de déficit un 1,5% del PIB por las inyecciones del FROB que ya no se van a recuperar. Pensar que el resto de la UE no va a a exiguir a España que asuma un coste al menos equivalente al que ellos soportaron es pedir demasiado. Creo que esta es la forma de entender el comunicado de Ale-Hol-Fin.

    El que tenga un familiar que haya sufrido de cancer (lo digo por experiencia) sabe perfectamente que es su curación (cuando es posible) tiene efectos secundarios muy negativos, al menos en el corto plazo. Pues igual con una crisis bancaria. Sin embargo, aquí se ha optado por no decir la verdad a los ciudadanos: "esta crisis no tendrá efectos sobre el contribuyente". Tanto por el anterior gobierno como por el actual como por el BdE. Nuevamente, la postura de ciertos países de la UE hay verla con este prisma: no se puede ayudar a alguien que no dice la verdad a su opinión pública.

    Obviamente, a partir de cierto punto las responsabilidades son de España y de la Ue, peros solo eso, a partir de cierto punto, no desde cero (o casi cero).

  • Dos comentarios, y ya estamos atizando a "Alemania".
    A ver, "Alemania", como "España", no es un actor único, tomando decisiones coherentes, sino una polis con intereses frecuentemente divergentes en competición. Entender las interacciones entre esos intereses es imprescindible para negociar correctamente.
    Por ejemplo, el público alemán siente tan poco aprecio por sus banqueros como el español y tan poca responsabilidad por los desmanes de sus banqueros como nosotros por los de los nuestros. De ahí que la amenaza "si cae nuestra banca también cae la vuestra" haga tan poco efecto entre el público alemán. Su reacción es mas bien: "pues qué bien, que se las apañen".
    Por otra parte, al igual que las (ahora difuntas) cajas de ahorros españolas, las Landesbanken alemanas, y en menor medida también sus Sparkassen son gestionadas por cargos políticos de dudosa habilidad financiera. Aunque posiblemente su nivel de corrupción e incompetencia sea algo menor que el que hemos visto por ejemplo en la CAM, no cabe duda de que han cometido unos pufos enormes. Pufos que el "establishment" alemán no tiene ninguna prisa en que destape un supervisor europeo. De ahí su poco entusiasmo por la unión bancaria.
    Conclusión: Hay que trasladar al pueblo alemán por qué tanto la unión bancaria como la estabilización (que no rescate) del sector financiero español están en su propio interés. Y para ello no estaría nada mal sentar ejemplo empezando a depurar responsabilidades penales entre directivos de cajas. Como dijo Voltaire, "pour encourager les autres".

  • En mi opinión va a hacer falta recordar las reglas elementales de la democracia tanto para los asuntos europeos como para los "nacionales". Lo que sucede ahora mismo en la Unión europea tiene que ver más bien poco con aquello de lo que nos gusta presumir: democracia.

  • Está calro que estamos ante un problema de naturaleza política. Una vez más la política interna (en Españña también) supera a la necesidad de toma de decisiones. Está calro que técnicamente todos podemos llegar a un consenso, que cada uno asuma sus pérdidas (la Banca alemana tb) y si es necesario se liquiden entidades.

  • Luis, gracias por el artículo me imagino que la pregunta tiene algo de retórica. Alemania, entre otros países, lo que busca es no pagar nada, si en esa decisión pesa más el egoismo, la estupidez (¿o quien sabe, la sabiduria?) o el cálculo electoral, es algo que yo no puedo dilucidar. En cualquier caso, como resultado lo que nos ofrecen desde los países del norte son alabanzas a nuestras pésimas reformas, gran exigencia en las reducciones de los déficits (aliviada a veces ante la imposibilidad de las mismas) y poca ayuda para resolver los problemas de nuestro sistema financiero. En pocas palabras, nos dan un mal palo y una peor zanahoria. Lo que yo me pregunto es si hay algo que pueda hacer cambiar esa actitud.

    Saludos

  • Aunque a veces parece que lo olvidamos, Europa no es Estados Unidos. El peso de los intereses nacionales domina sobre los comunitarios. Esto no es una casualidad, es el resultado del tipo de construcción europea que hemos decidido poner en marcha hasta la fecha, basado en que los países ceden parte de su soberanía, y de sus recursos, porque la Unión les beneficia a nivel NACIONAL, no a nivel comunitario.
    Comentas que Alemania debe decidir si le interesa el Euro o no. Creo que tu enfoque es demasiado simple pues considera una única definición del sistema. Alemania puede hacer algo por el Euro ver. 1.1 pero solo estará dispuesta a hacer más si se establece un Euro ver. 2.0.
    Sabemos, o ya deberíamos saber, que Drugevijesti.

  • Alemania está ganando tiempo para mantener su situación de privilegio. Os recomiendo este artículo--> http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5236

  • Gracias por su análisis, lúcido como siempre.
    Yo creo que está enfatizando como económico un problema que se transformó en político. A la Sª. Merkel, que no dudo interesada en resolver el problema español, lo que más le preocupa es resolver su propio problema: Ganar las elecciones. Si, además, "haciendo que hace" en la solución de dicho problema español, permite que, de momento, España vaya "haciendo la goma" que se dice en el argot ciclista, y continue tirando, mal que bien, e impide con ésto la no unificación real bancaria, con lo que saldrían los problemas de sus Cajas de Ahorros, gestionadas por los Artur Más, los Camps o los Chaves de turno, le permitirá llegar a las elecciones con un currículo económico perfecto. Y sin soltar un duro a estos "gastarbeiter" del sur.

  • Yo creo que la pregunta debe ser otra ¿Por qué razón deben soportar los contribuyentes europeos el fallo en cadena de todas las instancias públicas del sistema financiero español? La lógica dice que la quiebra de las cajas debe ser soportada por dueños y acreedores. Pero, si el gobierno español entiende que existen razones de interés general que aconsejan evitar la liquidación de entidades, lo lógico es que sean los contribuyentes españoles los que paguen la factura, no los europeos, que no tuvieron ninguna posibilidad de evitar ni corregir la mala gestión.

    Además, el problema se agrava cuando se tiene en cuenta que, al margen de casos puramente anecdóticos, la mayoría de los gestores de esas cajas quebradas siguen en sus puestos y los que no, se han ido de rositas, porque nuestro sistema judicial se muestra incapaz de exigir responsabilidades civiles ni penales, incluso en casos tan flagrantes como los de Serra y Rato. Además del hecho obvio de que he,os despilfarrado el dinero a manos llenas en lugar de dedicarlo a sanear el agujero.

    Simplemente, los alemanes tienen razón.

  • Y no hay peligro de espiral de estanflación ? Ademas Me preocupa la alta tasa de morosidad, se decia que si se pasaba del 7 %.....y vamos por el 10%, no hay casi consumo interno, los gastos ahogan a las pymes sin posibilidad de financiación...en caso de que hubiese peligro de estanflación...¿Como se puede crear empleo en España ? ofreciendo a cada empresario un prestamo al 1% de 12.000 euros por cada nuevo trabajador que contrate, incentivando 1,2, 3 años la carga de seguridad social, dependiendo de empresa y sector repetir el proceso,otros dos años mas. La otra opción es emigrar, el empresario de pyme ya no,puede hacer nada mas, ha quemado ya los cartuchos que tenia.

  • Estimado Luis,

    Entiendo su preocupación, pero reconozcamos que España no ha estado a la altura. Las tres reformas financieras de Rajoy no evitan la "línea de crédito" y, para más inri, se congratula de haberla pedido. Como usted ha insistido, apenas se ha hecho de España un lugar atractivo para la inversión. Así que no nos extrañemos si los alemanes son reacios...

  • Luís, estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto a la importancia del mecanismo conjunto de resolución bancaria, sin embargo, no creo que sea un tema de urgencia inmediata y creo que finalmente se arreglará... es un tema de negociación política: los alemanes no pondrán su balance sin mayor integración política y fiscal.

    En cuanto a la mutualización de la deuda bancaria española, creo que el tema ha sido un bajonazo por parte de Alemania, pero también creo que Alemania no sigue adelante con la mutualización porque, al final, como máximo el programa supondrá entre un 5% y un 10% de más deuda sobre el PIB para España, algo que debería ser asumible por mucho que nos pese. Si las cosas se ponen peor no me extrañaría que los alemanes cambiasen de idea. Todo tiene su lógica: quieren lograr los objetivos pero con el mínimo coste... para ellos.

  • Lo que no puede ser es que Alemania nos pague la factura (o el BCE vía inflación) y encima no queramos asumir las reducciones de gasto para arreglar nuestro agujero presupuestario. Vamos a ver, si estamos esperando a una nueva burbuja inmobiliaria que aumente los ingresos ESTAMOS LISTOS... no hay más que ver el ejemplo de Japón: se hartaron de enchufar liquidez al sistema y de gasto público para seguir estancados durante décadas.. con la diferencia que allí no tienen desempleo.

  • Es curioso que Manes estableciese el "mal" con ubicación meridional, mientras que el "bien" era septentrional.
    Aparte de la polarización imperante ("cigarras" vs. "hormigas") en lo que concierne al tema aquí tratado, creo que sería muy conveniente para nuestro país (sobre todo para los responsables de la marcha económica) , abandonar la lectura maniqueista y abordar la cuestión discurriendo por una senda que suponga una gran cantidad de sacrificio. Sin embargo, parece ser que esos responsables son bastante reacios a aplicar(se) la doctrina de "predicar con el ejemplo"; por lo tanto, creo que nuestro país se enfrenta a un futuro poco halagüenyo; casi podríamos proclamar aquello de : Lasciate ogni speranza.

  • El pasado verano, cuando se aprobó inyectar dinero a la banca española, os dije que cuidado, que todo era una falacia y que Alemania terminaría dando carpetazo. La alegría no duró demasiado, aquella misma semana ya hubo quien se dedicó a enfriar el ánimo; pero el hambre es tan intensa que muy pocos quisieron darse por enterados.
    El gobierno alemán es responsable o casi depositario del ahorro de docenas de millones de alemanes, y no está en condiciones, ni política ni honestamente, de brindarlos alegremente a una banca, que precisamente dilapidó sus recursos de manos de la actual clase dirigente.
    Por muchas vueltas dialécticas o con jerga profesional que se le dé, es eso porque es lo que el alemanito de a pié entiende. Y allí, en contra de lo que nosotros estamos acostumbrados, lo que este señor piensa tiene peso.
    Considerar que el Euro corre por la cuerda floja, por la sinrazón de una parte de la banca española y el empeño alemán de no avalarla, pienso es presumir en exceso.
    Días atrás alguien me comentaba sobre nuestra inminente salida del Euro. Y le pregunté si todavía creía que estábamos en él.
    Actualmente España no puede imprimir euros y su nivel de endeudamiento está limitado por agentes externos. Y me pregunto si eso es tener moneda o en realidad es utilizar la de otro.

  • La semana próxima tendremos petición de Rescate cuando las elecciones en Galicia han pasado. El señor Rajoy irá a Galicia a darse un baño de multitudes pero la verdad es que su fracaso en la cumbre Europea es gigantesco: según ha dicho Merkel entiendo que el rescate bancario será considerado como deuda avalada por el estado español por lo que los ciudadanos tendremos que responder sobre el desfalco financiero. Es triste y vergonzoso a la vez.

  • Es indudable que tenemos que asumir un coste. No puede ser que otros lo asuman por nosotros. Ahora bien los acreedores tendrán que sufrir en su momento porque a mí me parece inevitable que en estas condiciones tengamos que reestructurar la deuda. Lo que me preocupa más es que el Gobierno está parado con las reformas. Nada de nada. Y en estas condiciones sin crecimiento alguno el objetivo obsesivo del déficit no vale para nada.

  • Gracias por su análisis Don luis;estupendo como siempre, usted plantea la pregunta y en ella va implícita la respuesta, Alemania digo yo, busca que la economía española resulte atractiva y ahora presenta cierto aspecto de novia cadáver, para ello exige ajustes, de costes laborales, gastos administrativos, gastos de pensiones, un sistema financiero transparente, rebajas de impuestos para la economia exportadora, eliminación de subvenciones y otras medidas que que garanticen mejor los retornos debidos, nuestros gobiernos, los 18 y tantos otros impudentes presidentes de cosas públicas, maquillan a la moza pero temo que le huele tanto el aliento que se percibe desde Berlín. ¿Somos como país un socio serio y fiable, con una ágil y suficiente capacidad de crecimiento?. Temo que aún no.

  • No estamos acostumbrados a q nos hagan un análisis técnico de las cumbres europeas. De la última la prensa adicta poco más q puso a Rajoy como victorioso ungido retornado a España con ases bajo la manga.

    Gracias, pues, por su análisis y comprobar q, de estar algún punto, estamos más cerca del hundimiento q de la salvación.

Los comentarios están cerrados.