- Drugevijesti - http://drugevijesti.info -

Necesitamos, y se puede, reformar nuestra economía

Reproduzco aquí un artículo que publiqué ayer en El Periódico.

España y Catalunya necesitan reformas serias. Los países del sur de Europa no han convergido económicamente con los del norte, lo que implica menor bienestar en general, menor estado del bienestar en particular, y mayor desigualdad económica, dado nuestro nivel de desempleo y de empleos precarios. La crisis financiera ha sido muy importante, pero hay países del sur que no han tenido una crisis financiera como Italia y, aún así, tienen muchos problemas económicos, o países del norte como USA, Irlanda o Reino Unido que sí tuvieron una crisis fuerte como España, pero ya salieron de la crisis y crecieron mucho más que nosotros.

Por lo tanto, deberíamos intentar tener una economía del norte, adoptando las mejores instituciones de los países que funcionan mejor. Obviamente, hay gente que apoya a Podemos o a la CUP y son libres de querer economías de tipo venezolano o comunistas, en vez de economías danesas o anglosajonas que funcionan mucho mejor y con un mayor bienestar global para sus ciudadanos. Dada nuestra sociedad, en mi opinión, las economías nórdicas son un muy buen ejemplo para nosotros ya que combinan la competitividad de las economías anglosajonas con igualdad económica y un estado del bienestar fuerte.

Alguien podría decir que nuestra cultura es tan especial que implica que no podamos adoptar las mejores instituciones de otros países. Sin embargo, son muchas las reformas que se pueden llevar a cabo para mejorar nuestra situación y la más vital, a mi modo de ver, es una reforma educativa. ¿Por qué no podemos tener una educación pre-universitaria como la finlandesa, que es líder en PISA? O, ¿por qué no podemos tener universidades como las americanas o las inglesas que copan el top 10 del mundo? En Cataluña se ha trabajado muy bien al respecto: hay una institución, ICREA, que atrae talento internacional top en investigación. De hecho, Catalunya está arriba en Europa en el per cápita de los investigadores que han recibido las mejores becas europeas para la ciencia (las European Research Council Grants); o, en ámbitos específicos, somos también muy buenos, como por ejemplo la Barcelona Graduate School of Economics (campus de la UPF y UAB) que está entre los mejores 15 departamentos del mundo en investigación económica, o IESE y ESADE en escuelas de negocios.

Por consiguiente, como demuestra este ejemplo, sí que podemos tener aquí instituciones que generen educación puntera, es sólo una cuestión de voluntad política. Ahora bien, no sólo la excelencia importa. Nuestro ranking en PISA es mediocre y, si atendemos a estudios como los de Raj Chetty, profesor de Stanford, observamos el valor inmenso que tiene, a largo plazo, la educación más temprana. Que nuestra educación pre-universitaria sea mediocre no sólo es ineficiente sino que, además, es muy injusta: las familias ricas siempre podrán llevar a sus hijos a escuelas privadas de prestigio. Las familias de ingresos bajos necesitan escuelas muy buenas que ofrezcan una educación excelente a sus hijos. Sin esta educación de calidad, la igualdad de oportunidades es pura quimera, además de que perdemos mucho capital humano. La solución, obviamente, no es eliminar las escuelas que funcionan muy bien, sino mejorar las que funcionan mal.

Es por esto por lo que hay muchos cambios de política pública que se deberían analizar, evaluar y valorar: quizás apostar por salarios medios mayores a los docentes combinándolos con evaluaciones a los docentes así como dispersión de salarios para aumentar los incentivos del profesorado. Hay países donde estas medidas funcionan, ¿por qué no analizarlo? También podríamos valorar y apostar por una mayor autonomía de los centros y, también por un programa educativo más racional que el que propone la última reforma educativa. ¿Por qué debe la filosofía de 2n de bachillerato dejar de ser una materia obligatoria cuando es una disciplina que tiene como base el razonamiento lógico, crítico y que formula cuestiones fundamentales para el ser humano? ¿Por qué eliminar una asignatura en la que se estudian cuestiones tan cruciales como la ética y los valores democráticos? No deja de sorprender que mientras se quiere eliminar la filosofía en el bachillerato, hay universidades como Oxford, desde donde escribo este artículo, donde su carrera estrella combina filosofía, política y economía. La educación debería velar por la formación integral del individuo, no solo formar a personas para el mercado laboral, sino también educar a ciudadanos responsables y críticos para un mundo cada vez más complejo.

Hay otras reformas que son necesarias (para una lista exhaustiva y el por qué de cada reforma, se puede ver el blog de Economía Drugevijesti). Lo ideal sería tener una economía donde hasta los extranjeros quisieran venir a trabajar aquí, como los alumnos que salen de las universidades de aquí o de muchos otros sitios que se quieren ir a trabajar a Londres y Alemania. Seguro que países como Reino Unido y Alemania tendrán muchos menos problemas en las pensiones que nosotros!

Por último, me gustaría destacar una reforma necesaria en el sector financiero que iría muy bien para el empleo. La crisis financiera fue bancaria (en particular de las cajas) con un boom de crédito bancario exorbitante en 2000-07, especialmente en el sector inmobiliario, y una restricción de crédito fuerte desde el 2009, a pesar de la política expansiva del BCE y del rescate y restructuración del sector bancario. Si tuviéramos un sector financiero más diversificado, con mayor peso de los mercados de capitales (para emitir acciones y deuda) y de intermediarios financieros no bancarios (como capital riesgo), las empresas podrían obtener financiación cuando los bancos estuvieran mal. Esto es justo lo que ha pasado en USA y Reino Unido desde 2009, y ha ayudado a las empresas y al empleo a capear mucho mejor la crisis financiera.

Por tanto, también hay mecanismos económicos que están más y mejor desarrollados en países anglosajones y que deberíamos adoptar aquí, para así tener mayor empleo y bienestar para todos. Deberíamos tener menos ideología en las reformas y analizar con los métodos de los científicos sociales si las reformas producen efectos positivos en general, o no. Tengamos una economía e instituciones del norte, con un clima del sur.