La Sangría Autonómica

de Jose Ignacio Conde-Ruiz y  Juan Rubio-Ramirez.

Publicado originalmente en "El Mundo". Mas allá de la Balanzas Fiscales,  lo realmente importante es reformar el Sistema de Financiación Autonomía con el objetivo de mejorar la Corresponsabilidad Fiscal.

Las Comunidades autónomas (CCAA) son responsables de gran parte del gasto público y de la mayoría del gasto social. En concreto, gestionan alrededor del 30% del presupuesto de las administraciones públicas (AAPP) y pagan las facturas relacionadas con los gastos en educación y sanidad públicas. Para hacer frente a estos gastos, las CC.AA. tienen dos fuentes de recursos no financieros. Por un lado, las transferencias desde la Administración Central (AC) sujetas a entregas a cuenta y liquidación y por otro, las figuras impositivas y tasas administradas desde la propia comunidad. Las primeras son la principal vía de ingresos (alrededor del 70 % del total de sus recursos no financieros) y están muy relacionadas con los impuestos compartidos con las AC (léase IVA, IRPF e Impuestos Especiales).

La crisis que nos ha asolado se ha manifestado de muchas formas, pero una de ellas ha sido la caída de recursos no financieros de las AAPP (al menos hasta la llegada del PP al poder a finales del 2011). Durante la última legislatura del PSOE los recursos no financieros de las AAPP cayeron más de un 12%. Las consecuencias fueron feroces: el déficit público se disparó y la deuda soberana explotó. El Gobierno del PP ha sido capaz de detener la hemorragia. Según el Programa de Estabilidad recientemente enviado a Bruselas, los recursos no financieros de las AAPP aumentarán más de un 8% entre 2012 y 2015. Si estos números llegan a materializarse sería un innegable éxito de los planes de consolidación fiscal del Gobierno de Rajoy.

¿Cómo es posible entonces que las CCAA no estén contentas con la situación? ¿Por qué se quejan? ¿Por qué piden más recursos? Los españoles pagan ahora más impuestos que en 2011, ¿No es eso suficiente para que las CCAA puedan hacer frente a sus gastos? ¿Son los consejeros de las haciendas autonómicas unos mimados gestores, hambrientos de recursos, que nunca tienen suficiente y a los que les gusta patalear sin razón? Los ciudadanos deben entender que las quejas de las CCAA están, en nuestra opinión, más que justificadas. Mientras que los recursos no financieros de todas las AAPP van a aumentar un 8% entre 2012 y 2015, la suma de las entregas a cuenta y liquidaciones que las CCAA reciben caerán más de un 4%. Sí, ha leído usted bien: Moncloa ha subido el IVA y otras figuras impositivas (era necesario y desde aquí aplaudimos y aplaudiremos decisiones serias e imprescindibles como esas subidas impositivas). Es decir, con dichas subidas se aumentan los recursos no financieros de las AAPP y en cambio las CCAA reciben un trozo más pequeño del pastel. O sea, los españoles están pagando más impuestos, pero al mismo tiempo menos recursos se destinan a los gestores de la educación y la sanidad pública.

En este momento, el lector puede preguntarse cómo puede ser esto posible. Desde 2012, el Ministerio de Hacienda ha creado varios programas de ayuda financiera a las CCAA (léase las varias fases de los fondos de liquidez autonómica, FLA). Para entender la disyuntiva es importante distinguir entre recursos financieros y no financieros. Los FLA son recursos financieros, mientras que las transferencias son recursos no financieros. ¿Cuál es la diferencia? Simplificando, podría decirse que los recursos financieros sirven para amortizar préstamos, mientras que los recursos no financieros sirven para pagar las facturas. De este modo, Moncloa está ayudando a las CCAA a pagar deudas asociadas a sus gastos pasados, pero a la vez está recortando sus recursos no financieros haciendo más difícil prestar servicios hoy.

Las implicaciones de tales vicisitudes tributarias incontestables: 2015 será un año de nuevos recortes en educación y sanidad. Según nuestras estimaciones, las CCAA deberán recortar el gasto nuevamente en 5.000 millones para cumplir con el objetivo de déficit el próximo año. De este recorte, más de 2.000 millones se debe al recorte de las transferencias sujetas a entregas a cuenta y liquidación en 2015, y el resto, a la reducción del objetivo de déficit del 1% al 0,7% del PIB. La intención de este artículo no es discutir si recortes adicionales son o no deseables. Lo que pretendemos es poner de manifiesto dos cosas. Primero, nos parece extraño, y un claro reflejo de una ley de financiación autonómica mal diseñada, que mientras los recursos no financieros de las AAPP suben, los de las CCAA bajen. Segundo, las CCAA tendrán que volver a recortar. Si el sistema autonómico desempeñase su labor correctamente, los posibles recortes deberían ser un reflejo de las decisiones políticas de los gobernantes autonómicos y no una imposición de un sistema de financiación que no funciona. Si un gobernante autonómico quisiese no recortar en sanidad o educación, debería tener la opción de aumentar impuestos o tasas de forma sustancial y enfrentarse al poder de las urnas. El sistema de financiación autonómico vigente deja pocas posibilidades en esta dirección.

Es verdad que hay fuentes de ingresos que las CCAA no aprovechan como podrían (las tasas universitarias siguen siendo bajas y creemos que deberían utilizar los impuestos del patrimonio y sucesiones, por ejemplo, para intentar recaudar más), pero el sistema de financiación autonómico impone un rígido corsé a las CCAA sobre cuáles pueden ser sus fuentes de recursos no financieros. Las decisiones sobre las fuentes de recursos no financieros están más condicionadas por la ley que por las decisiones de los dirigentes autonómicos, y no debería ser así. La sentencia sobre el euro sanitario es una prueba de ello. Otro claro ejemplo de este punto han sido los infructuosos intentos de varias CCAA por introducir copagos sanitarios. ¿Por qué debe la ley restringir cómo pueden o no recaudar las CCAA? Esa decisión debe resultar de la interacción entre los dirigentes autonómicos y sus votantes. Si la ley no lo permite, esta debe cambiarse.

Cuando se firmó el sistema vigente se acordó renovarlo en 2014. Es decir, este año. El ministro de Hacienda acaba de decir que esto no será posible. No sabemos cuáles son las razones para tal delación, pero la proximidad de las elecciones parece una de ellas. Cualquier reforma del sistema de financiación implicaría menos recursos para la Administración central(es decir el Ministerio de Hacienda) y más para las CCAA (es decir los quejosos consejeros). Con un reparto más igualitario del aumento de recursos no financieros, algunos de los recortes los tendría que implementar Montoro y no los consejeros. El coste político de los recortes debería pagarlo Moncloa y no los gobiernos autonómicos.

 

Hay 27 comentarios
  • Pues no comparto en absoluto la conclusión: el coste político lo debe pagar el que vaya a beneficiarse de las medidas tomadas. Si las comunidades quieren medidas que reduzcan el déficit autonómico, tendrán que tomarlas ellas.

    En los últimos dos años las medidas las ha estado tomando sobre todo el gobierno central, que se ha llevado también el coste político asociado, así que no es de extrañar que estuvieran diseñadas para beneficiar sobre todo al gobierno central. Las comunidades se han empeñado en que el Estado central les haga el trabajo sucio, no han querido tocar los ingresos que podrían tocar (por ejemplo: el tramo autonómico del IRPF no subió cuando lo hizo el estatal).

    • Por cierto que la entradilla me parece totalmente dealineada con el artículo: no veo cómo mejoramos la corresponsabilidad fiscal si el gobierno central tiene que tragarse el coste político de reducir el déficit de las comunidades.

      • Samuel H
        Precisamente si se reforma el sistema hacia mas corresponsabilidad fiscal, si una comunidad no quiere recortar pues tendrá que subir sus impuestos a sus ciudadanos con el consiguiente coste político. El actual sistema de financiación apenas da margen a las CCAA para subir sus ingresos, y de ahí el problema....

    • No te entiendo muy bien. Precisamente lo que se pone de manifiesto es que algunas autonomías han intentado reducir el déficit y determinados impuestos se han prohibido (copagos), y no me refiero a los que rompen la unidad de mercado (pienso que es un bien que hay que preservar).
      Las CCAA tienen recargos sobre el IRPF (por tanto SÍ modifican sus impuestos) y no necesariamente tienen que hacerlo cuando lo haga el Estado Central ¿por algún motivo especial? ¿comerse un marrón que decide otro?

  • La autonomía efectiva de las CCAA (valga la redundancia) implica que en última instancia en distintos territorios se presten servicios distintos y se paguen, sistemáticamente, impuestos diferentes; algo que es lo normal en los países federales pero que aquí a veces provoca que se rasguen vestiduras.

  • Yo tengo una reflexión que quizás deba ser muy ingenua. ¿Es que las autonomías no pueden reducir su gasto más alla de la educación y la sanidad?

    • Educación y Sanidad son las principales partidas. Yo haría otra reflexión. ¿Por qué nos parece razonable que las CCAA tengan responsabilidad para gastar y no nos parece razonable que tengan responsabilidad para recaudar?

      • @Ignacio Conde Ruiz,

        ante todo lo primero darle las gracias por sus artículos, y permitirnos intercambiar opiniones con usted a través de este foro.

        existe un tema que no termino de entender. el gasto publico en este país esta en torno a los 460.000 millones de euros en 2013. Haciendo cuentas a muy grosso modo, si descontamos las partidas destinadas a pensiones (120.000), desempleo (30.000), y educación y sanidad (en torno a 50 + 70 = 120.000 millones de euros), esto nos da como resultado que solo y exclusivamente en bienestar social destinamos en torno a 275.000 millones de euros. Si eliminamos el efecto del gasto en deuda+intereses (35.000), esto nos da como resultado que se realiza un gasto publico en partidas no destinadas a bienestar social en torno a 150.000 millones de euros. Casi todas estas partidas son responsabilidad de gasto de ccaa. Es por tanto un insulto a la inteligencia de los ciudadanos que nos molestamos mínimamente en informarnos cuando los políticos de la ccaa "tiran carnaza" en sus mitines culpando al estado central de obligarles a tener que recortar en sanidad y educación …

        … claro, no existen otras partidas donde recortar.

        un cordial abrazo

        • Como partidas importantes que no ha tenido en cuenta, se ha dejado usted seguridad e infraestructuras.

      • Educación y Sanidad son las principales partidas, pero están mal gestionadas, por poner un ejémplo, en educación, se gasta proporcionalmente mas que en Holanda, Finlandia etc, y los resultados de las CCAA, llevan siendo pésimos desde siempre.

        Por otra parte todas las CCAA tienen organismos dduplicados, que gastan mas que los originales del estado central. Si este no va ha cerrar los suyos ¿porqué están abiertos los demás? ¿para crear redes clientelares tal vez?

        Y este artículo sale poco después de que Madrid y Valencia, quieran dejar de aportar al fondo autonómico porque están tan arrruinadas como Cataluña y Andalucía.

        Que no, que no cuela.

        • “...están mal gestionadas, por poner un ejémplo, en educación, se gasta proporcionalmente mas que en Holanda, Finlandia etc.”

          Como dicen en Internet, “citation needed”, y más cuando tu afirmación se contradice directamente con las estadísticas oficiales:

          Gasto por alumno ISCED 1-6, 2011 (euros PPS)
          sp 6664.911
          fi 8565.358
          ne 8798.485

          Fuente: Eurostat

            • Sí, ya lo sé, por eso he calculado el gasto en proporción al número de alumnos. ¿A qué otra proporción se podría referir? El gasto en educación en proporción al PIB no permite decir si el sistema educativo está “mal gestionado” y en cualquier caso tampoco es más elevado:
              Año 2011:
              sp 5.67
              ne 7.02
              fi 6.91
              Es menos elevado.
              Por cierto, los datos de mi último comentario no son correctos, aquí se puede ver la tabla en cuestión con el total de gasto público y privado por alumno.
              http://epp.eurostat.ec.europa.eu/tgm/table.do?tab=table&init=1&language=en&pcode=tps00067&plugin=1
              Se puede observar que Esp está ligeramente por debajo de la media de la UE y por debajo de los 2 países mencionados.

  • Sólo un matiz: las tasas universitarias españolas están entre las más altas de Europa (http://www.observatoriuniversitari.org/es/2014/06/19/el-coste-de-estudiar-en-europa/)

  • “Es decir, con dichas subidas se aumentan los recursos no financieros de las AAPP y en cambio las CCAA reciben un trozo más pequeño del pastel.”

    ¿Quién se queda entonces la diferencia, el Gobierno central?

    La verdad es que cuando se transfirieron competencias a las Autonomías ello no supuso un “adelgazamiento” proporcional en la Admón. Central. Al contrario, los funcionarios “centrales” han seguido aumentando hasta hace pocos años, al menos.

  • Insisto.

    Un sistema de "cupo" generalizado-eso sí, con un cupo bien calculado, no como el actulmente vigente para Navarra y País Vasco que claramente beneficia a esas autonomías, como se ha demostrado con la publicación de las "Balanzas Fiscales", donde se ve que ambas autonomias, a pesar de ser las que cuentan con mayor renta "per cápita", son "acreedoras netas"- y unos "Fondos Estructurales" para las autonomias con rentas por debajo de la media, sería la mejor solución.
    Saludos

  • PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO ESTADO 2014

    GASTOS DE PERSONAL 15.795.875.000 €

    Si si, casi 16 mil millones de € en gastos de personal del estado (sin contar organismos autónomos y agencias estatales). Pero las comunidades que pagan a los trabajadores públicos con servicio más directo al ciudadano son las que derrochan...
    Las campañas mediáticas con esto son miserables, y me alegro de que tengáis la valentía de ponerlo negro sobre blanco.
    En este caso el que acusa de "gordas" a las CCAA, es el que debería de medirse la cintura.

    • ¿Servicio mas directo? Hace años a alguien se le ocurrió que los Ayuntamientos están mas "cerca" del ciudadano, un poquito mas "lejos" las autonomías y ya muy muy lejos que casi no se les ve, está el Estado. Y desde entonces no para de repetirse esa falacia una y otra vez. Los pobres franceses que padecen un terrible Estado centralista deben pasarla canutas para poder ver a su lejano sector público; en cambio nosotros lo tenemos todo muy cerquita y por eso, es sabido, nos va mucho mejor. A mi me parece tan cercana la Administración de Hacienda en la que tramito mis impuestos como la Gerencia de Urbanismo de mi Ayuntamiento. Y en mi experiencia, conforme mas "cercana" es una Administración mas arbitraria es.

  • Interesante artículo. Creo que efectivamente si queremos un sistema autonómico, debemos dotar de autonomía a las Comunidades Autónomas, lo que requiere dotarlas de poder de decisión en materia de finanzas públicas, tanto desde el aspecto del ingreso como desde el aspecto del gasto. Se suele argumentar que eso iría en contra de la unidad de mercado, pero creo que lo fundamental para mantener la unidad de mercado no es si los impuestos difieren o si las prestaciones son distintas, sino más bien facilitar la capacidad de los agentes económicos para moverse en cada momento buscando lo mejor para ellos. A mi modo de ver, creo que uno de los objetivos del actual sistema autonómico es frenar la movilidad entre comunidades, fundamentalmente de personas y capitales. Creo que los intercambios entre comunidades deben crecer sobre la base de una oferta diversa de opciones políticas, que debe incluir una diversidad fiscal entre Comunidades Autónomas, eso sí, manteniendo una línea de solidaridad entre las Comunidades Autónomas.

    Reciban un cordial saludo.

  • Lo que no entiendo es por qué defendéis que las autonomías tiren de impuestos de sucesiones y de patrimonio y, en principio, cada una por su lado. Si Asturias los sube pero no Madrid, ya sabemos dónde va a ir todo ese patrimonio e incluso las herencias dentro de lo permitido...¿por qué el sistema autonómico en España será mejor que el central? ¿Es falsa la impresión de que en las CCAA los contratos se firman con amiguetes que también se suben al cargo de consejeros de..por ejemplo...festejos.. y que genera aún más ineficiencias? Yo no hablo del tamaño de la administración o no...pero sí de la facilidad de engordar el tamaño del aparato puramente político-gubernamental. (No funcionarios o empleados públicos sino consejeros, etc, etc. ). Soy más de una consolidación fiscal con Europa, de mejorar y unificar más el sistema europeo (por las necesidades del euro) y no desagregar aún más el comportamiento...¿sería compatible una cosa con la otra? ¿por qué abogáis por la libertad fiscal en cada autonomía? ¿Y si se centraliza el gasto en vez de descentralizar el ingreso?

    • Pregunto desde la más absoluta ignorancia, por supuesto. Como siempre el post me ha gustado y "mi crítica" no es tanto una crítica sino una forma de cuestionar mis ideas y aprender de ustendes.

    • El argumento a favor de la descentralización es que permite que las decisiones políticas se ajusten mejor a las preferencias de los individuos, del mismo modo que aumentar el número de parámetros en un modelo estadístico hace disminuir la suma total de errores.

      Por ejemplo, imaginemos qué ocurriría si la UE adoptase una política fiscal única. Dado que las preferencias respecto a la política fiscal no están distribuídas de forma homogénea, y esto lo sabemos porque los estados, cuando pueden elegir, eligen políticas fiscales diferentes unas de otras, el resultado sería una política fiscal más en desacuerdo con las preferencias de los ciudadanos.

      Respecto a la supuesta ineficacia recaudatoria de las regiones o a efectos macroeconómicos adversos, yo pienso que es un mito. En EEUU, los impuestos sobre el valor añadido, la renta y los beneficios empresariales, varían no ya de estado a estado, sinó en cada localidad. Cuando una región o localidad tiene problemas a nadie se le ocurre culpar a la unión monetaria, ni a la Reserva Federal, ni a otras regiones, porque las responsabilidades están bien definidas.

  • No se si debemos alegrarnos de que entre publicación de balanzas fiscales pasen tantos años, parece un tema sobre el que no se quiere informar. Aunque el asunto se analiza en cuanto al funcionamiento, se obvia el sistema de asignación de fondos por comunidades, aunque siendo publicado en "El Mundo", uno puede imaginar que a la vista de los números los lectores podrían leer de forma distinta a lo que el periódico quiere que se entienda.
    No parece de recibo que si hay un pacto de reparto legislado(IVA) se vulnere por la puerta de atrás, es decir, el cerdo está mas gordo pero a ti te tocan menos quilos. Otrosí, cualquier iniciativa en recaudación, con objeto de rebajar déficit sea obstaculizado por la administración central, hasta que le parezca bién.

  • No queda claro cuál es la tesis del artículo. Que los ingresos de la Adm Central suban cuando ella es la que ha asumido el coste político de subir impuestos es lo propio en un régimen serio de federalismo fiscal. Que los recursos de las CCAA no suban es lo normal dado que ellas no han asumido el coste de subir impuestos; que en lugar de mantenerse esos recursos bajen puede ser debido a mil razones, dentro de la compleja relación financiera que existe hoy entre la Adm Central y las CCAA (por ejemplo, la dinámica de anticipos excesivos que la Adm Central hizo a las CCAA en los primeros años de la crisis y que éstas por tanto le deben de vuelta). Parece una frivolidad decir sin más que las quejas de las CCAA están justificadas porque sus recursos bajen en esta coyuntura.

  • ¿y no habría que hablar de la sobrefinanciación del Pais Vasco y Navarra? Son sobre 9000 millones de euroes que nos "roban" cada año. Sin duda daría para algún recorte nuevo.

  • Pues sí, la "representation without taxation" parece casi tan mala como la "taxation without representation". Las CCAA deberían tener competencias sobre un tramo de los impuestos suficiente para sufragar sus gastos (con una cierta compensación interterritorial en manos del Estado central), y asumir el coste político de subirlos o bajarlos. Por cierto que prácticamente lo mismo puede aplicarse a la Unión Europea.

  • Francamente estoy en completo desacuerdo con lo que aquí se expone. Por otro lado hablar del financiamiento de las AAPP es lo más fácil del mundo, abarca tanto que todo es posible y no hace falta profundizar.
    Quienes están dando el callo cada día son las administraciones locales, que no tienen dinero porque el primer gobierno conservador (mejor llamarlo así) las dejó sin recursos impositivos, eso sí, ofreciéndoles la opción de conseguirlos a base de construir, ¿lo recuerdas? Son estas administraciones las más próximas a la ciudadanía, que ofrecen ayudas y dan trabajo directo, que crean y administran asilos y guarderías, que pagan a jardineros, barrenderos, etc.
    Luego está el título "La sangría autonómica", tan engañoso que parece salido de un artículo panfletario de la Razón o el Mundo.
    ¿Desde cuándo la descentralización provoca una sangría? Fácil, desde que se administra mal o se roba, así de fácil.

Los comentarios están cerrados.

www.best-cooler.reviews/k2-coolers-for-sale-review/

https://kinder-style.com.ua

суррогатная мама украина